IEFLP

MISCELÁNEA POLIANA

Revista de prepublicaciones del

Instituto de Estudios Filosóficos

LEONARDO POLO

SERIE DE FILOSOFÍA, 55 (2016)

ISSN: 1699-2849

Registro de propiedad intelectual safecreative 0910284775023

[Ficha técnica]

 

XI JORNADA FILOSÓFICA DEL IEFLP

 

Programa

In memoriam Ángel Luis González, socio de honor del IEFLP (Juan A. García González, presidente del IEFLP)

Presentación en Málaga de la edición de las Obras completas de Polo (Ignacio Falgueras, presidente del Consejo asesor de la edición)

José Ignacio Murillo, Pamplona: Vida y cibernética

Ignacio Falgueras, Málaga: La noción de vida en Leonardo Polo

Juan José Padial, Málaga: Apostilla a la discusión sobre ciencia y vida

 

SEMINARIO DEL IEFLP

Hermenéutica del dolor según Leonardo Polo (Miriam Dolly Arancibia de Camels, Argentina)

 

SUPLEMENTOS

El crecimiento y la nutrición en L. Polo (Ignacio del Carril, Argentina)

La crisis ecológica ante una cultura de la perplejidad (Carolina Alí Fojaco, México)

 

 

XI Jornada filosófica del IEFLP

 

FILOSOFÍA Y BIOLOGÍA

 

Programa:

 

10,00       Misa funeral por Ángel Luis González, en la parroquia san Miguel de Miramar

  

Previos:

11,00-11,15

                In memoriam Ángel Luis González (Juan A. García González, presidente del IEFLP).

11,15-11,30

                Presentación en Málaga de la edición de las Obras completas de Polo (Ignacio Falgueras Salinas: presidente del consejo asesor de la edición)

  

Conferencia:

11,30-12,15

                José Ignacio Murillo (Pamplona): Vida y cibernética

  

Descanso

  

Debate:

12,15-12,30

                   Ignacio Falgueras (Málaga): La noción de vida de Leonardo Polo

12,30-12,45

                   Juan José Padial (Málaga): Apostilla a la discusión sobre ciencia y vida

12,45-13,30

                   Coloquio

 

 

Fecha: sábado 30 de abril del 2016

 

Lugar de celebración:

              Aula 14

              Facultad de filosofía y letras

              Universidad de Málaga

 

 

 


 

Ángel Luis González, in memoriam.

Juan A. García González

 

 

Tengo el penoso deber de comenzar esta XI Jornada filosófica del Instituto de estudios filosóficos Leonardo Polo con un recuerdo expreso del profesor Ángel Luis González, socio de honor del instituto, reciente e inesperadamente fallecido.

El profesor Ángel Luis González, era hijo del conocido también filósofo y profesor de la universidad Complutense de Madrid Ángel González Álvarez, con cuyos libros de metafísica e historia de la filosofía hemos estudiado algunos de los aquí presentes. Aún hoy, el temario de oposiciones de enseñanza media contiene algunos de los temas que él estableció, y para cuya preparación sus libros siguen siendo útiles.

Nuestro querido Ángel Luis González fue profesor adjunto también en la universidad Complutense de Madrid, y luego catedrático de metafísica en nuestra universidad de Málaga, el catedrático antecesor de nuestro compañero Tomás Melendo. Aunque sólo estuvo en Málaga un día, porque inmediatamente después de tomar posesión de la cátedra la dejó para irse a Pamplona, donde ha ejercido como profesor toda su vida. Allí, además, fue vicerrector, decano, director de estudios, director del departamento de filosofía, director de la colección filosófica de EUNSA, y de la de pensamiento clásico, de los cuadernos del anuario filosófico y de otras colecciones editoriales. Le gustaba pensar que, así como su padre dirigió la colección filosófica de la editorial Gredos, tan notable por otra parte, él dirigía una colección filosófica que había superado en número de volúmenes a aquélla de su padre.

En su obra profesional, yo distinguiría tres etapas. La primera es su formación filosófica: la etapa tomista; de ese tomismo revitalizado en el siglo XX por Fabro en Italia, y que aquí en España han seguido, entre otros, Cardona, Forment y el propio Tomás Melendo. De esa etapa tenemos un manual de Teología natural que escribió, y que mis alumnos seguro conocen pues además ha llegado hasta su sexta edición, y un importante libro sobre la cuarta vía tomista.

Pero después, en una segunda etapa, ya como catedrático en Pamplona, se dedicó principalmente a dos pensadores de la filosofía moderna: Nicolás de Cusa y Leibniz. Sobre Nicolás de Cusa hice yo mi tesis doctoral en 1984; y lo digo porque entonces sólo había traducidos al español dos libros del Cusano: La docta ignorancia y El Dios escondido, la búsqueda de Dios. Hoy están traducidos casi todos sus numerosos diálogos, en buena parte por el esfuerzo traductor y promotor de traducciones de Ángel Luis. Que fue aún mayor en el caso de Leibniz. En el proyecto de traducción de sus obras completas al español, que está llevando a cabo Juan Antonio Nicolás en Granada, Ángel Luis se ocupó del volumen de escritos metafísicos, ya en la calle. Además, por supuesto, de todas las tesis doctorales e investigaciones sobre Leibniz que llevó a cabo o promovió en Pamplona, y con las que se han publicado ya algunos notables libros; por otro lado, a mí me servían para visitar a mi familia en Pamplona, cuando acudía a formar parte de algunos de esos tribunales: Ángel Luis, que lo sabía, me invitaba con alguna frecuencia a ellos. Éste es un rasgo más de su actividad profesional: las casi 70 tesis doctorales que dirigió, y las casi 100 memorias de licenciatura, trabajos fin de master u otros trabajos de investigación que también dirigió. No sólo fue un filósofo; sino además, ciertamente, un formador de filósofos.

Una tercera etapa de su vida académica diría que empieza en 1996, con la jubilación académica de Leonardo Polo. Porque, entonces, Ángel Luis se hizo cargo del archivo de la obra de Polo en la universidad de Navarra, y acometió un esfuerzo editorial muy notable. Polo, en efecto, publicó más libros tras jubilarse, que mientras estuvo en activo en la universidad española. Y, después, ya tras la muerte de Polo en 2013, Ángel Luis se ocupó de la edición de las obras completas de Polo: un notable proyecto editorial, del que vamos a hablar en seguida, del que Ángel Luis se ha ocupado con una rapidez y eficacia extraordinarias; es una lástima que no haya podido verlo consumado, aunque ciertamente lo ha dejado todo preparado para su consumación. Además de todo esto, en 1999 fundó la revista Studia poliana que, desde entonces, publica un número anual dedicado a recoger estudios de muy distintos autores sobre el pensamiento de Polo. Por todo esto, nuestro instituto le nombró socio de honor el 4.II.2006.

Es evidente, por todo lo dicho, la cantidad de trabajo que desplegaba y hacía desplegar Ángel Luis, doctor honoris causa por la universidad panamericana de México en 2010. La universidad de Navarra estará notando ahora qué cantidad de proyectos e iniciativas dependían de él, y para cuántas van a necesitar ahora un sustituto que se ocupe de ellas. Entre otras, ese congreso internacional sobre Polo que estaba organizando para el próximo mes de septiembre, como ya organizó algunos otros en el pasado. Nosotros, los polianos, vamos a notar también en muchos de nuestros proyectos la ausencia de su criterio, de su apoyo, de su orientación y de sus contactos. Pero los trabajos que uno no hace los hará otro, o simplemente quedarán sin hacer. En cambio, la ausencia del propio Ángel Luis, la falta de su persona en esta tierra, es algo tan doloroso como irreparable, porque es insustituible. Sirvan estas palabras mías ahora como modesto homenaje a quien tanto representó para la promoción y difusión del pensamiento de Polo.

 

 

 


 

Presentación en Málaga

de la edición de las Obras completas de Polo

Ignacio Falgueras Salinas,

Catedrático Emérito de Filosofía de la Universidad de Málaga, Presidente del Consejo Asesor para la publicación de las  Obras Completas de Leonardo Polo, y autor de la Introducción general a las mismas

 

 

 

Estimados compañeros, amigos, Sras. y Sres.:

 

No es lo mismo editar un libro que unas obras selectas, y menos aún que unas obras completas. El compromiso editorial, tanto en la inversión económica como en la preparación y elaboración de los textos, es muy superior en este último caso, e implica una fuerte apuesta por la calidad del autor y por el mérito de su obra. En este sentido, creo oportuno empezar este acto de presentación de las Obras Completas de L. Polo dando a conocer la importancia del autor como pensador a quienes lo desconocen, y mostrando, a la vez, las razones que justifican la edición de sus obras completas, cosa hoy en día especialmente necesaria, dada la proliferación de publicaciones, tantas veces mediocres, que nos invade.

Y puesto que esos dos propósitos que acabo de reseñar han sido justamente los mismos que me han guiado en la composición de la Introducción general a dichas obras completas[1], me voy a servir del contenido de la misma para cumplir con ambos cometidos.

Siguiendo fielmente la inspiración poliana, mi Introducción, está dividida en dos partes, de las que la primera se ocupa de su aportación decisiva, a saber, su innovación metódica, y la segunda expone las más notables aportaciones temáticas que el ejercicio de ese método le permitió allegar en metafísica, antropología y teoría del conocimiento.

 

PARTE PRIMERA: EL MÉTODO

 

Con el propósito de hacer comprensible la importancia de la innovación metódica introducida por Polo, empezaré enmarcando su método en el conjunto de la historia de la filosofía, para entrar, después, brevísimamente, en los detalles diferenciales del mismo. En este sentido, la parte primera de mi exposición se ocupa en mostrar la importancia de los métodos para la historia de la filosofía.

 

i) A ese fin, la recorreré aquí per summa capita, pues he encontrado en ella tres grandes métodos: la theoría, la speculatio y la reflexión. El método de la filosofía antigua es la theoría, es decir, la contemplación, o método que busca con la inteligencia los principios de las cosas en las cosas mismas, dejando que ellas se muestren tal y como son, sin interferencias por nuestra parte. El segundo método, que empieza con s. Agustín en Occidente y con el Pseudo-Dionisio Areopagita en Oriente, es la speculatio. El método de ambos consiste sólo en prolongar la theoría, convirtiendo el punto de llegada de ésta (la esencia de las cosas) en espejo o modo de conocimiento indirecto de su Creador, que las trasciende. Por último, la filosofía moderna introdujo en el pensamiento el método de la reflexión, cuyo eje es la negación en sus diversos grados, y cuyo objetivo es obtener la certeza apodíctica en el comienzo mismo del saber. Desde Descartes hasta Husserl y Heidegger, pasando por Espinosa, Leibniz, Kant y todo el movimiento idealista alemán, se han ido desplegando las modulaciones de la negación (duda, determinación segunda, posibilidad, crítica, generalización dialéctica, doble negación, epojé, pregunta fundamental).

Estas tres etapas de la historia de la filosofía tienen en común los grandes temas: el mundo, el hombre y Dios, pero cada una los considera de una manera diferente de acuerdo con su método propio, que es común a la totalidad o a una gran mayoría de los filósofos incluidos en ellas. Por eso cabe deducir que son las variaciones metódicas las que explican la diversificación en periodos bien diferenciados de la historia de la filosofía. Es patente, por tanto, la importancia del descubrimiento de un nuevo método filosófico: si verdaderamente lo fuera, entonces con él se estaría abriendo una nueva etapa en la historia de la filosofía.

 

ii) A continuación, pasaré a detallar someramente la novedad del descubrimiento metódico de Polo: el abandono del límite mental. Cierto límite mental ha sido conocido y reconocido por la mayoría de los grandes filósofos. Pero lo que Polo descubre es que el límite mental se oculta precisamente detrás de aquello que nos parece lo más cierto y seguro, a saber, el conocimiento objetivo: es la presencia del objeto, suscitada por el pensar, lo que paraliza y detiene al pensamiento. Abandonar el límite no es negarlo, sino admitirlo, no es desterrarlo, sino desenterrarlo, para captarlo y, así, por referencia a él, poder entender lo que en nosotros y en lo conocido está más allá de él. Abandonar el límite es servirse de él para ampliar nuestro conocimiento. Esto no había sido hecho nunca antes: todas las filosofías precedentes han supeditado o confundido lo real con lo (mentalmente) presente.

Como el abandono del límite no lo desecha, sino que lo aprovecha, todas las filosofías anteriores que, sin darse cuenta, han caído en su trampa, tampoco son desechadas, sino aprovechadas y valoradas, tanto por lo que han hallado, aun con el límite, como por lo que no han sabido ver por culpa del límite mental. No se trata, por consiguiente, de un método excluyente, sino integrador, pues al llevar el conocimiento más allá de lo hasta ahora pensado asienta y prolonga lo anteriormente sabido, insertándolo en una visión mucho más rica y amplia. Lo cual, además, se ajusta a las exigencias de nuestra altura histórica, pues tras los dos hundimientos históricos del filosofar –el antiguo y el medieval– y, sobre todo, tras el último, el del método reflexivo moderno –que no da más de sí–, en nuestros días el filosofar ha sido declarado improseguible (Heidegger), dando en la desorientación del pensamiento débil y de la deconstrucción, en el esteticismo, el sentimentalismo, y en la irracionalidad, precisamente por no saber cómo proseguir, ni poder diagnosticar la razón de tantos descalabros. Abrir un nuevo camino cuando se han cerrado los precedentes es algo más que una feliz casualidad, es un don de la Providencia, una inapreciable oportunidad para quien quiera proseguir la filosofía.

 

PARTE SEGUNDA: LAS APORTACIONES TEMÁTICAS

 

Nada de lo que Polo ha tocado con su método ha quedado sin aprovechamiento ni mejora. Es tal la cantidad de sus aportaciones temáticas que no tengo más remedio que señalarlas de un modo selectivo, es decir, no sólo compendiándolas, como he hecho al exponer el método y aún más, sino escogiendo entre la amplísima gama de aportaciones de Polo, sólo las más importantes y abarcadoras. Concretamente, he tenido que ceñir mi resumen a sus aportaciones capitales a la metafísica, a la antropología y a la teoría del conocimiento.

 

1- Empezando por las contribuciones capitales a la metafísica, Polo ha alcanzado en ella, y por primera vez en la historia de la filosofía, una descripción del ser o fundamento del mundo. La filosofía apenas ha avanzado en ese punto desde Parménides, pues lo que se suele decir del ser no va mucho más allá de «el ser es» y « el no ser no es». Es cierto que Aristóteles sugirió la idea de que el ente primero es acto, y acto puro, pero siguió pensándolo como ente u objeto. Fue Tomás de Aquino el primero que elevó el ser por encima del ente, justo a la categoría de principio del ente[2], y en cuanto tal le dio un nombre que lo diferenciaba de otros actos: el nombre de “actus essendi[3], con el que él designa el acto por el que el ente es, calificándolo en términos agustinianos como lo más íntimo de cada cosa[4] en sentido trascendental. Desde Tomás de Aquino la filosofía no ha vuelto a recuperar la trascendentalidad del ser, es decir, la altura alcanzada por la metafísica medieval, porque los modernos recayeron en el ente, y como pusieron el énfasis en la certeza de su conocimiento, sólo lo descubrieron en su referencia al pensamiento humano, es decir, sólo lo reconocieron como objeto, por más que intentaran encontrar en el pensar (objetivado) el fundamento.

En cambio, cuando se abandona por primera vez el límite, lo que se sigue es que el ser, al dejar de ser pensado como presente, es entendido como persistir, es decir, como una conexión antes-después en la que el después no implica dejar atrás el antes, sino su continuación o permanencia. Por eso, si el ser persiste, en él está implícito un antes-después, y será, en tal caso, un movimiento, pero un movimiento puro, cuya noción es la de un comienzo que no cesa ni es seguido. Ésa es la primera descripción del ser de toda la historia de la filosofía.

Aparte de esta hazaña, Polo consigue poner en relación el ser con los primeros principios. En la historia de la filosofía no se ha prestado atención suficiente a la relación entre el ser y los primeros principios, y, además, sólo se ha admitido un único primer principio, confundiendo dos de ellos: los de identidad y contradicción (filosofía antigua y medieval), o los de identidad y causalidad (filosofía moderna). Polo, en cambio, ha distinguido tres primeros principios (el de no contradicción, el de identidad y el de causalidad), de los cuales dos corresponden a la criatura mundo (no contradicción y causalidad), y uno al Creador (identidad).

 

2- Pasando a hablar, ahora, de sus aportaciones a la antropología, cabe resumirlas en tres: la independización temática y metódica respecto de la metafísica, el descubrimiento del ser del hombre como “además”, y la ampliación de la doctrina clásica de los trascendentales con unos trascendentales humanos. Las tres son decisivas e innovantes tanto respecto del pensamiento antiguo-medieval como del moderno. De ellas destacaré sobre todo el hallazgo del carácter de “además”, que le llevó a descubrir al hombre como co-existente con el ser del mundo, y como libertad, entendida ésta no cual propiedad de la voluntad, sino como convertible con el propio ser del hombre.

 

3- La última gran aportación temática de Polo es su teoría del conocimiento. De ella se ocupa su obra más extensa, contenida en cuatro tomos (unas dos mil páginas en su primera edición), y es también la más elaborada y precisa sobre este tema de toda la historia de la filosofía. En ella, sirviéndose de cuatro axiomas, se recrean desde el conocimiento sensible hasta el conocimiento racional del fundamento, pasando por la conciencia, la abstracción, el concepto, el juicio, el raciocinio, y, adicionalmente, el logos, operaciones que se describen acompañadas, de una parte, por los objetos conmensurados que ellas conocen, y, de otra parte, por un hábito respectivo que las conoce. En su exposición Polo acude constantemente a los momentos y autores de la historia del pensamiento humano en que cada una de dichas operaciones ha ido siendo ejercida y establecida. Nunca antes se había ofrecido una comprensión más intensa y ajustada del pensamiento filosófico. Por eso, dentro del núcleo duro de su obra es ésta la más indicada para iniciar su estudio.

 

En resumen, su propuesta de un nuevo método no sólo es una aportación de primera magnitud, sino que abre una nueva etapa en el curso histórico del filosofar, y lo hace justo en el momento en que la filosofía moderna declara acabada la tarea filosófica por agotamiento de su método reflexivo, es decir, lo hace con la máxima oportunidad. Añadan Vds. a esto los desarrollos metafísicos mencionados (descripción del ser, distinción de tres principios primeros, y ajuste de los mismos con el ser); añadan las innovaciones antropológicas (independización respecto de la metafísica, descubrimiento de los trascendentales humanos, elevación de la libertad a la altura trascendental, etc.); y añadan Vds., finalmente, una teoría del conocimiento precisa y axiomáticamente ordenada, que acoge todos los modos de pensamiento hasta ahora desarrollados, y que es ofrecida como una propuesta libre, sin negar la condición de filósofo a los que no abandonan el límite mental, sólo recomendando hacerlo para obtener una mayor congruencia en el conocimiento de la realidad.

Creo que los expuestos eran motivos suficientes y diferenciales para editar sus obras completas, y espero que sean también un estímulo para los amantes de la filosofía, que no sólo se renuevan por el ciclo natural de las generaciones, sino sobre todo por el crecimiento en el saber, el cual, aunque nunca está garantizado, augura un éxito lento, pero seguro, a la generosa iniciativa tomada por un grupo multinacional de profesores y discípulos de Polo, entre los que destacan por su empeño y entrega sobre todo los catedráticos D. Ángel Luis González (recién fallecido) y D. Juan A. García González. En este sentido, agradezco y felicito a la editorial Eunsa por su magnanimidad al emprender esta edición, y le aseguro que tendrá una recompensa sobrada, tanto como lo es la perennidad de la filosofía.

  

 


 

LA NOCIÓN DE VIDA EN LEONARDO POLO

Ignacio Falgueras Salinas

 

 

         Todo lo que Polo tocaba con su filosofar resultaba renovado y enriquecido. Por eso, lo que voy a exponer, la noción de vida, es sólo una más entre tantas y tan grandes aportaciones suyas al saber filosófico en cuanto conocimiento de la realidad.

         Polo ha dado clases y escrito sobre la vida en muchas ocasiones: en las Lecciones de Psicología clásica; en el Curso de Teoría del conocimiento, en la Antropología trascendental, etc. Pero no sólo en esas ocasiones ha expuesto su pensamiento, sino también en muchas conversaciones personales. Yo, siguiendo el espíritu más que la letra –aunque también[5]– de su filosofía, les voy a exponer una noción de vida que capté precisamente en dichas conversaciones, y que espero sirva para aclarar y enriquecer lo que por él ha quedado escrito y publicado. Resumido a mi manera, propongo entender la vida, según Polo, como una diferenciación o distinción realmente activa[6] de la unidad: (i) desde la unidad, pero sin perderla, (ii) hacia la unidad, pero sin carecer de ella, y (iii) en la unidad, pero sin quedar encerrada por ella. Pasaré a explicarla con más detalle, aunque mostrando, antes, algo de su problematicidad.

         Los clásicos describían la vida como movimiento, y como movimiento inmanente. El problema que generaba la vida así entendida era que, al considerar que lo más alto era la substancia –concebida estáticamente–, el movimiento no podía ser más que un accidente de ella, y, en consecuencia, la vida había de ser entendida como algo accidental. En tales condiciones, la vida no podría ser atribuida propiamente ni a la substancia del hombre ni a Dios. Lo explico. Es cierto que Aristóteles descubrió que la vida es el ser para los vivientes, pero eso no deja de chocar con otro aserto clásico: vita in motu[7]. Sin duda, que la vida sea el ser para los vivientes le permitió a Aristóteles atribuir la vida a Dios, precisamente como el viviente más alto. Pero, por otra parte, a Dios lo concibió como motor inmóvil, y si la vida está en el movimiento, entonces Dios como inmóvil no debería estar vivo. Y no sólo a Dios, también la concepción de la vida como movimiento inmanente estorba al hombre, cuya vida espiritual no puede ser entendida como un movimiento. Entender no es moverse, sino enérgeia, actividad poseedora del fin, que en su más bajo escalón es actualidad. Eso no obstante, en el De anima –la obra en que Aristóteles estudia el principio y las formas de la vida– se incluye también a la vida intelectual como continuación de la vida orgánica. Por esta vía de la intelección, al ser concebido Dios como nóesis noéseos nóesis, ha de estar igualmente vivo; pero siendo definido el movimiento por la potencia (actus entis in potentia quatenus in potentia), ¿cómo podría ser viviente el acto puro, si la vida es movimiento y el movimiento es acto de un ente en potencia?

         Polo está de acuerdo con Aristóteles en considerar a Dios como viviente supremo, y en considerar el pensamiento como vida, a diferencia de muchos que confunden el pensar con la abstracción y la abstracción con lo abstracto o falto de vida. Lo abstracto para Polo es precisamente el objeto, el límite mental, o sea, lo pensado, pero no el pensamiento, y menos aún la intelección. Entender es una forma de vida, la vida del espíritu, que es capaz de poseer, de entrada, el fin, sin necesitar tránsito alguno. Por eso, según lo expuesto anteriormente, si el pensamiento, el entender y la libertad son vida, la noción de movimiento inmanente se nos queda corta. Sirve, sí, para la vida orgánica, pero no es suficiente para la vida del espíritu y, menos aún, para la plenitud de la vida, o sea, para la vida divina.

         Estas dificultades eran un estímulo para la genialidad filosófica de Polo, al que incitaban a embarcarse en una profundización siempre mayor. A mí me impresionó especialmente una breve descripción suya, que sonaba más o menos así: la vida es diferenciación o distinción en la unidad[8].

         Empezaré explicando esa descripción en la vida orgánica. La característica distintiva de un ser vivo orgánico –pongamos por ejemplo un cuerpo humano– es la de que siendo un solo cuerpo reparte su actividad en múltiples órganos y sistemas de órganos, de tal manera que cada uno de ellos desarrolla una función que es relativa y complementaria de las de los otros. Todos tienen igual código genético, pero cada uno se especializa en el despliegue de un segmento de dicho código. El organismo entero es, así, un solo ser vivo, una sola vida, integrada por células vivas, por órganos vivos, por sistemas vivos, pero no con varias vidas, sino formando un solo cuerpo vivo. Todos ellos han sido replicados desde el zigoto (unidad inicial), pero en una constante distinción plural y mutuamente relativa, de manera que ninguno de ellos puede sobrevivir más que si el conjunto funciona unitariamente. Están vivas las células, están vivos los órganos, pero no son muchas vidas –como digo–, pues su funcionamiento no es el de células y órganos aislados. En el animal, desde la unidad de la célula se crece sincrónicamente hacia la de los órganos y hacia la del cuerpo entero, siempre dentro de la unidad. Por tanto, un cuerpo orgánico es una unidad de vida que ella misma se reparte en una variedad de órganos y funciones, cada uno de ellos también vivos, pero que no sólo se mantienen vivos en mutua referencia, sino que integran un solo vivir. Es, pues, la unidad del ser vivo la que forma en su distinción[9] y hace funcionar a cada órgano tal como se necesita para el rendimiento vital que le corresponde a todo el organismo corporal[10].

         Pasemos, ahora, a la persona humana. La persona humana es viviente con una vida muy superior a la meramente animal: es un acto que se distingue real y activamente en una pluralidad, pero no de órganos o potencialidades, sino de actos. Ante todo, es un co-existir con el mundo, que se distingue del ser mundano en la medida en que se abre en libertad hacia él, hacia fuera de sí; también está abierto por dentro en intimidad, lo que le permite abrirse, aún más, hacia dentro en búsqueda sapiencial de réplica y en búsqueda amorosa de aprobación. Pero las distinciones no se detienen ahí. El acto de ser y los actos trascendentales personales se diferencian dualmente con la esencia humana, que es un acto habitual (sindéresis), el cual se distingue, a su vez, en otra pluralidad de actos suscitados desde él y dualizados con el cuerpo y la esencia del mundo, aparte de con los actos trascendentales antes mencionados. La distinción de esta vida esencial de la persona respecto de la vida orgánica estriba en que todos sus actos son actuales[11], es decir, simultáneos, mientras que la vida orgánica está integrada por elementos que se distienden en el tiempo y en el espacio, según el antes y el después, así como según el aquí y allí.

         Tanto la distinción en la unidad orgánica como la distinción en la unidad actual de la persona permiten entender la vida como crecimiento, en la medida en que esa distinción no se detiene, sino que se incrementa, es decir, se orienta hacia una mayor unidad cualitativa. Por eso, otra de las nociones de vida que propone Polo es la de crecimiento, de acuerdo con la cual los organismos están vivos en la medida en que crecen en distinción y unidad, y las personas en la medida en que, en su esencia, crecen en crecimiento, o sea, en distinción respecto de la distinción y hacia la unidad suprema.

         Sin embargo, la noción de distinción en la unidad permite ir más allá del crecimiento y ser aplicada a Dios mismo, que no admite el crecimiento. Cabe decir que Dios está vivo por cuanto que su unidad idéntica se distingue en tres personas, cada una de las cuales es Dios, pero no tres dioses, sino un solo Dios trino[12]. En Dios tendríamos la distinción trascendental (personas) en la unidad trascendental (identidad), o sea, la vida supremamente una. Si como he propuesto en otros escritos el acto de Dios se entiende como el acto de dar[13], entonces cada persona divina da, el Padre como donante inicial, el Hijo como aceptador original, y el Espíritu Santo como don, y las tres conforman un solo dar. El dar es la vida del espíritu, puesto que, siendo uno, se discierne en donante, aceptador y don. La vida divina no crece, pero tampoco está quieta, sino que es la actividad pura de dar. El acto divino no es una distinción de actos actuales, sino el acto pleno de actos plenos, que no se ha de orientar hacia otra unidad más alta.

         Vemos, así, que la inmanencia propia del movimiento se hace mucho más intensa –sin el movimiento– en la intimidad y en la posesión del futuro de la persona humana, y alcanza su plenitud en la eterna perichoresis, o mutua pertenencia activa, de las tres personas divinas en la Trinidad.

         En suma, la noción de distinción en la unidad, sugerida por Polo, y entendida como diferenciación o distinción activa, se ajusta mejor a la realidad, supera los defectos o limitaciones de la noción clásica, pero sin desdeñarla –puesto que también el movimiento inmanente puede ser entendido como una distinción en la unidad–, y es ampliable a Dios, como la distinción de personas en la identidad.

 


 
 

 


 

Hermenéutica del dolor según Leonardo Polo

Miriam Dolly Arancibia

Centro de Estudios Raffaella Cimatti

y Universidad Nacional de San Juan

 

 

Resumen

Una acabada comprensión del dolor permite descubrir la trama que teje la realidad de la persona humana. La Antropología Trascendental o Antropología de la Intimidad ofrece un camino original para alcanzar dicho descubrimiento. El objetivo de este trabajo es mostrar ese sendero intelectual, desde la hermenéutica del dolor a la comprensión de los supuestos antropológicos.

 

1.           Introducción

 

De todas las experiencias humanas, la del dolor es la que quizás con mayor crudeza nos muestra con evidencia la finitud y contingencia de nuestra existencia. Transitar el camino de la vida conlleva ineludiblemente etapas amargas acompañadas de dolor. Impotencia, frustración, desazón, conforman las reacciones propias del ser humano frente a situaciones dolorosas. En el mejor de los casos, el dolor sirve como paliativo o como ingrediente curativo para acceder a la superación.

Esta experiencia es tan humana que admite estudios de diversa índole y desde múltiples enfoques. Siguiendo a Leonardo Polo, en este trabajo se propone un itinerario de reflexión, que comienza en la hermenéutica para luego alcanzar la profundización de los elementos antropológicos en juego.

El sentido de hermenéutica, aplicado por Polo, recuerda la reciprocidad entre texto y contexto señalada por Martin Heidegger. Con su noción de círculo hermenéutico, Heidegger cambió el foco desde la interpretación a la comprensión existencial. Con este nuevo enfoque, la hermenéutica pasó a ser pensada como el modo fundamental de situarse el ser humano en el mundo: existir es comprender[14].

Sin embargo, según Leonardo Polo, la primera dificultad que emerge en una reflexión sobre el dolor es su ininteligibilidad. “Tenemos dolor, lo sentimos, sufrimos o aguantamos; lo que no cabe es pensarlo[15]. De las sensaciones proviene el material con el que se forman las ideas, de las emociones y los estados de ánimo se forma una especie de intuición intelectual, en cambio, no cabe la idea del dolor.

Polo equipara el concepto de dolor con el de nada, ninguno de ellos tiene contenido extra-mental correspondiente. Se tiene conciencia del dolor pero éste no está en la conciencia. Por ello, la reflexión no puede comenzar por la pregunta directa acerca de la esencia del dolor, por el qué es, tendrá que comenzar por una vía indirecta preguntando acerca de la condición humana de su posibilidad.

De allí entonces que, como primeras respuestas, se incursione en las actitudes que históricamente se han adoptado frente a la experiencia del dolor. Polo encara esta cuestión con la pregunta acerca de cómo juega el dolor en la concepción de la vida humana, cómo han organizado los hombres su vida teniendo en cuenta al dolor.

Y es que el dolor humano es ante todo una situación personal. Pero hoy la noción de persona se encuentra avasallada por perspectivas basadas en un subjetivismo egoísta y solipsista. En la obra La persona humana y su crecimiento Polo afirma que el subjetivismo es un hecho frecuente y observable, pero no es un fenómeno general[16]. Su optimismo se justifica por la fecha de la que data este escrito, reeditados luego en el libro mencionado. Pero el subjetivismo hoy es, lamentablemente, uno de los fenómenos más generalizados en las teorías subyacentes en la mayoría de las políticas públicas, por ejemplo las educativas.

Polo señala como síntomas de tal subjetivismo, en primer lugar, el acortamiento de radio de interés. “Cuanto más persona es uno, más se interesa; al interesarse más, toma más cosas a su cargo y por tanto, se hace más responsable; al ser más responsable, queda más vinculado”[17]. Esta frase encierra una palabra clave: la de ser responsable. Por el contrario, actualmente existe una evasión a todo aquello que signifique asumir responsabilidades. El subjetivismo ha devenido en egoísmo precisamente por huir de la responsabilidad. Las palabras “para siempre” han perdido su significado; ya no se corren grandes riesgos; las promesas han perdido validez. No se trata sólo de promesas matrimoniales; tampoco existe el cumplimiento de promesas vocacionales. Se han desacralizado aquellas formas de vida que significaban una entrega total, para siempre, como lo eran las vocaciones religiosas. Por el contrario, se impone con mucha fuerza un principio de tipo heracliteano: nada es para siempre[18].

Otro síntoma es la falta de interés por la verdad, por ser honrado, por ser consecuente. Por el contrario, predomina un interés por lo inmediato, justificando los medios que sirvan para alcanzarlo, especialmente “en el carácter pulsátil del interés en el campo sexual”[19].

Otro ámbito en el que se experimenta la falta de interés es el político. Predomina la interpretación simplemente egotista o subjetivista del propio ser político provocando una anemia de la actividad política. En el subjetivismo cada uno se encierra en sí mismo y se desinteresa. La aplicación de esta observación es muy vasta, ya que uno de los principales factores de la crisis económica mundial es la corrupción y la pérdida de interés por alcanzar el bien común. En cambio, predomina una búsqueda inescrupulosa por obtener el mayor rédito individual.

Polo considera como síntomas patológicos del subjetivismo un conjunto de características que, lamentablemente, se dan actualmente con mucha frecuencia en las aulas: la disminución de la capacidad de comunicación; la pobreza de vocabulario, que ha llegado a niveles alarmantes, provocando una disminución en las habilidades de escritura, lectura y comprensión de textos: lo que Polo denomina “crisis de la expresividad”[20].

En el orden afectivo predomina “el desencadenamiento masivo de la afectividad”[21]. Su característica es el desbordarse de los sentimientos y su descontrol. Los afectos van desde la apatía a la manifestación exagerada. Se exterioriza a tal punto la afectividad que se la banaliza; se divulgan hasta las experiencias más íntimas de las personas a través de los medios de comunicación empobreciendo la interioridad de las personas.

En lo religioso, predomina el sentimentalismo degradando el sentido trascendente de la religión misma. Se reduce la experiencia religiosa a tal punto que se la equipara con la experiencia afectiva meramente humana, el amor queda restringido a la satisfacción de apetencias individuales.

Una reflexión profunda acerca del dolor no escapa a los problemas desprendidos de tal subjetivismo, así por ejemplo, en los medios de comunicación el dolor ajeno es objeto de lucro y exaltación de la morbosidad.  Una acabada comprensión del dolor permite descubrir la trama que teje la realidad de la persona humana. La Antropología Trascendental o Antropología de la Intimidad ofrece un camino original para alcanzar dicho descubrimiento. El objetivo de este trabajo es mostrar ese sendero intelectual, desde la hermenéutica del dolor a la comprensión de los supuestos antropológicos.

 

2.           Hermenéutica del dolor

 

Polo examina algunas actitudes frente al dolor, tales como la hindú, la griega, y la judeo- cristiana. Son diversos modos de dar respuesta al papel que desempeña el dolor, teniendo en cuenta el fondo cultural desde el cual emergen. Son actitudes adoptadas ante realidades inteligibles, el dolor continúa funcionando como ininteligible pero se concretiza en situaciones enmarcadas en una concepción global del mundo y de la vida.

 

a)           La actitud hindú

Es la actitud adoptada en base a la conciencia del dolor con una intensidad tal que suspende toda inspiración y estímulo positivos. Consiste en una conciencia exacerbada de las faltas acumuladas en existencias anteriores, formando un peso agobiante que oprime al hombre en tanto que le inclina a conceder realidad independiente al término de sus deseos.

Es una ilusión de la que hay que liberarse y ésta deviene la tarea fundamental y única de la vida. “El cuerpo es dolor porque en él están los dolores, los sentidos, los objetos, las percepciones son dolor porque llevan al sufrimiento; el mismo placer es sufrimiento porque es seguido de sufrimiento”[22].

Desde esta actitud por lo tanto, el dolor no juega como un factor más en el ámbito general de la vida, sino que angosta y marchita todo el resto. La falta no conduce a una actividad positiva sino que convierte la conducta en un método encaminado a liberarse de la naturaleza contaminada. El dolor se vive como tenaza, fatalidad, Karman, es el criterio dominante que funda una sentencia sobre la vida.

Así, aplastada por la conciencia del dolor, en la concepción india de la vida no es posible el dinamismo histórico y cultural. Por el dolor todo pierde su sentido independiente, aunque tampoco es posible la desesperación. Más que la cura del dolor, se propone su evasión como única vía para llegar a un trasmundo, hacia la región inmaterial.

Leonardo Polo interpreta que, la debilitación de la vida por efecto del dolor se transmite al sentido del Ser. Tal debilitación conduce al panteísmo indio, el cual implica la disolución en lo más universal, en la vaguedad. De donde resulta que la metafísica hindú es especulación pura, intuición sin peso humano. El dolor ha hecho abortar el yo y por eso el Ser no tiene por qué dar razón de él.

En síntesis, el dolor juega como escollo. El sufrimiento en la India es un sin-sentido que ha de enmudecer en tanto que se proyecta sobre la realidad circundante, es un ininteligible, no aislado o puesto en cuarentena sino en marcha, inserto en una mecánica temporal como término dialéctico de la estabilidad mental[23].

 

b)           La actitud griega

Desde esta perspectiva, la consagración al dolor aproxima a los dioses y se separa del resto de los mortales.

“Me estremezco al verte desgarrado por mil tormentos. Sin temblar ante Zeus, te esfuerzas con toda tu alma al servicio de la humanidad, Prometeo. Pero, ¡qué inclemente es contigo la clemencia misma! ¿Dónde está tu defensa? ¿Dónde la clemencia de los mortales? ¿Has visto la raquítica y fantasmagórica impotencia que mantiene encadenado al linaje humano?”[24].

El dolor es la antítesis de la luminosidad, la sombra que cubre el alma sensible dotada de intuición innata para lo armónico y lo claro. La actitud griega ante el dolor está plasmada en la idea del destino, al que el hombre está entregado, quedando así bajo el designio de fuerzas impersonales.

El devenir, la biografía del hombre, es un caso concreto del destino universal. Como en la actitud india, el dolor es también para el griego un obstáculo insuperable. Tal acontece en las tragedias de Sófocles. El hombre asume el destino y hace suya la tragedia, la vive y la pone al servicio del desarrollo de sus fuerzas psicológicas.

El sufrimiento despierta lo humano pero el resultado final es un límite, una impotencia. El hombre sale a la luz por el dolor pero queda enredado en él. Frente al dolor el hombre helénico se instala en su naturaleza, en su sustancia –ousía-, el dolor es presentado como horizonte.

 

c)           La actitud de Job

La actitud de Job representa el triunfo sobre el dolor, conseguido por una fundamental convicción o fe en la absoluta trascendencia del Ser. El dolor no llega a convertirse en una situación insuperable, porque la vida humana está anclada definitivamente en la fe en Dios.

La experiencia de Job es enaltecedora, porque llega un momento en que el dolor es definitivamente pasado y la inquebrantable realidad de la que depende el hombre se impone plenamente. Así, el libro de Job muestra una existencia anclada en Dios. Sin embargo, Polo señala la insuficiencia: la posibilidad de una dialéctica entre Dios y el hombre en orden al dolor ha sido anulada. Para que el hombre entero, con sus situaciones y sus dolores, aparezca ante el Padre, se sostenga y se despliegue según la fe, es necesaria la piedra angular Jesucristo[25].

“Sé que todo lo puedes

Y que no te es imposible plan alguno”[26].

 

d)           La actitud de la antropología existencialista: Martin Heidegger

Señala Polo que el fondo teológico de la antropología existencialista es el que proviene de Lutero. Es más, en dicha antropología el sentido luterano alcanza su máxima expresión[27] pues lo decisivo es tanto aquello que el hombre es, su determinación como pecado, cuanto la conciencia de eso. Saberse pecador significa asumirse como protagonista de un drama. Desde esta perspectiva, la vida es inmanencia dramática. Al saberme, mi libertad se ejerce respecto de mí, yo me decido respecto de mi propio ser[28].

Aquí es donde se afirma la libertad como lugar óntico de la esencia. En el momento en que tomándome como punto de referencia decido, soy. El ser que es en el modo de ser sabido por mí sólo existe en la libertad. Si mi esencia es intolerable, mi libertad será una pura y seca resolución. Mi libertad será en el modo de ausencia final de todo preocuparse, será libertad ante la nada. De este modo resume Polo el balance de Ser y Tiempo, no se trata de la nada como cero ontológico, sino de la nada inmanente, el yo como ser cuya última posibilidad es la muerte[29].

Luego de haber así examinado las actitudes históricas adoptadas frente al dolor, Polo retoma una vieja pregunta planteada en términos aristotélicos: ¿es el dolor algo accidental o algo sustancial?

Las respuestas conducen a otra etapa en este camino hermenéutico: la referida al fondo antropológico desde el cual emergen las interpretaciones en torno al dolor.

 

3.           Temas antropológicos en el estudio del dolor

 

Como primera respuesta Polo afirma que el dolor no es algo accidental. El dolor no llega como una propiedad de la naturaleza, ni como un objeto cultural o suceso histórico. No es algo que se añada al ser del sujeto. De allí que el dolor no puede ser explicado históricamente, y al mismo tiempo, no puede ser desterrado de la vida humana. “El dolor ocurre en una zona humana muy honda”[30].

Pero el dolor tampoco es sustancia. Aunque está arraigado profundamente, la noción de sustancia expresa una íntima consistencia sólida que es incompatible con la crisis propia del dolor.

Por ello, según Polo, el dolor no es una realidad que vague por el mundo abstraída del hombre. Tampoco es un constitutivo primario. Al dolor le corresponde la aparición en el ser humano. El dolor se instala, ello implica que el ser humano le da lugar.

Además, no hay dolor sin doliente. No son éstos simplemente términos correspondientes como objeto y sujeto. El dolor no podría ser objeto ya que es ininteligible. El doliente es la condición metafísica de posibilidad del dolor humano, por eso no hay dolor abstracto o en sí.

En la filosofía crítica kantiana se sostiene que el pensamiento es la constitución del objeto. Pensar es una actividad, por lo tanto, hacer del pensamiento un tema estricto de investigación es considerarlo sub specie activitatis[31]. Mientras que la esencia platónica es un panorama eidético, unificado por arriba, el pensamiento para Kant es un mundo de objetos, posibles desde una actividad unificadora.

Por ello para Kant el problema fundamental es la deducción del objeto a partir de un criterio o centro de unidad. Ese centro es el yo. Así, la filosofía crítica está obligada a encontrar una noción de sujeto a partir de la cual se vea el mundo de objetos como posible. Este predominio del subjetivismo limitó a la antropología moderna. Y cayó en un egocentrismo que no permitió alcanzar la perspectiva de la trascendencia de la realidad del sujeto respecto del pensamiento.

Para Leonardo Polo, por el contrario, el dolor se inserta en nuestro ser, se instala. A diferencia de otras  realidades en las cuales se distinguen esencia y existencia, el dolor se constituye como tal en cuanto que se instala en el hombre. Otorga Polo que podría considerarse el dolor como un accidente sin esencia, integrado puramente por su in esse, elaborado por el hombre.

Para explicar esta disquisición, Polo remite a la distinción entre afecciones y actos. Las afecciones son las recepciones del mundo exterior por parte del hombre. La presencia inmanente del mundo es cognoscitiva, teórica, no le corresponde ni la existencia del hombre ni la existencia de las cosas, sino la existencia llamada intencional o inteligible. Ahora bien, la dificultad respecto del dolor estriba en que es ininteligible.

Por otro lado, los actos son aquellos originalmente puestos por el hombre. Por eso se afirma que conocer es acto. Pero, el acto humano por excelencia es el amor personal. Con él, el hombre responde a la realidad.

En el amor personal el hombre realiza y expresa su ser en relación a algo más que la posesión cognoscitiva. Sin él, quedaría prisionero de la afección o limitado a la dualidad entre estímulo y reacción. Concluye Polo que por ello la persona humana es más radical que la sustancia, es el supuesto de los actos, el cual es acto primero.

El amor personal humano, reflejo del Amor Increado, es un fundamento y acto primordial. Le corresponden dos momentos: el descubrimiento del Ideal y la realización del Ideal.

El Ideal es superación del conocimiento por llegar a las cosas en cuanto procedentes de la Causa Primera. El amor coloca a la realidad más allá de todo horizonte, salta de la cosa como concreción a su modelo absoluto. El amor es una inducción de Dios. En el amor se expresa la imposibilidad de detenerse en el ámbito del mundo como sistema cerrado.

La inducción de lo divino no es estática ni extática, sino que funda la cultura, entendida en su valor más general, como simbolización expresiva del ideal que lleva a cabo el hombre con la realidad de sus actos.

De este modo, el ordo amoris es el ordo realis. La persona es el ser donal. Según su carácter donal, el hombre es tanto en sí como en relación, coexiste. El descubrimiento del ser va más allá de la sustancia porque arranca más acá que ella, la persona subsiste.

El dolor no es ni un acto ni una afección, sino un tercer elemento cuya introducción es posible en la medida en que la quiebra del acto debilita la asunción de la afección o dato. Si el ser activo es vulnerado, debilitado, la irrupción de las cosas no se limita a afección accidental, sino que llega a lo hondo, alcanza al ser personal justo en la medida en que éste ha agrietado su actividad. La quiebra de la actividad donal es condición y raíz del dolor. Entonces, el dolor es la ruptura de la serie afección- amor.

Polo aclara que el dolor no se limita a ser un sufrimiento particular. Ser doliente no es sentir dolor, sino estar en situación de dolor y por ello padecerlo, sentirlo. Recuérdese que el dolor como tal es una situación personal. Por  eso el pecado es el dolor como tal, significa la quiebra del ordo amoris. El pecado es el dolor, se sienta o no.

Por otro lado, el hombre es ser- vocado, llamado y por tanto respuesta. El dolor es innominación, no respuesta, castigo. Por eso el hombre no puede enfrentarse con el dolor, no puede superarlo de frente, expulsarlo de sí. El hombre tiene dolor como aquello a que no es llamado, como quiebre de su ser-amor. La existencia no es dolor ni se transforma en dolor, éste es un quiebre. El dolor marca una pérdida del destinarse.

 

4.           El sentido cristiano del dolor

 

En el Cristianismo el hombre asume el dolor como tarea[32]. El sujeto para quien el dolor tiene sentido no es ningún yo concretable, del que quepa determinación  psicológica o mental. De aquí desprende Polo, la íntima conexión del dolor cristiano con el proceso de reunificación de lo humano desintegrado por el pecado.

El hombre nacido de Dios, y no de la carne, va creciendo a través de las contradicciones, la lucha trabajosa o la enfermedad. Lejos de limitarse, de responder al mundo con una parte de su ser, envuelve a su totalidad personal. En el dolor aparece el hombre en su radical condición, como ser que vive para Dios y no para el mundo.

El dolor del cristiano culmina en la com-pasión con Cristo. Frente al inmanentismo psicologista que todo lo reduce a esfuerzo moral, vivencia y estado de ánimo, el cristianismo se sitúa más allá de toda forma de naturalismo o de sólo humanismo. El dolor fija al hombre en Cristo, al mismo tiempo, el hombre doliente refleja a Cristo en su dolor.

Desde un sentido cristiano, el dolor suspende la soberbia de la vida, el envanecimiento y la orgullosa seguridad en la propia eficiencia y capacidad para establecerse y moverse en un orden regular y suficiente, y así deja patente la necesidad e indigencia de la existencia humana en medio del éxito mundano.

La criatura es por Dios, por su causa, por destinarse a su Creador. En cambio, el Ser increado es independiente de la criatura. La independencia divina persiste, permanece respecto a la criatura y no es la  simple idea de ausencia de necesidad metafísica del hecho de crear. La criatura no es término determinante de acción divina, es demasiado poco para determinar la libertad de Dios, quien no se pone como libre respecto a ella. Dios crea siendo, hace real la criatura.

Entre Dios y la criatura no hay conexiones lógicas, Dios es el Ser que siendo hace ser, da ser. La criatura es encerrada o abarcada en el Ser divino: existe en El. Para admitir la existencia creada hay que admitir la existencia divina en su despliegue absoluto. Existir en Dios significa: la criatura tiene correspondencia Divina; establecida entre las existencias y no en el terreno eidético. Dios es creador con su Ser, no se trata de Dios como modelo sino como Causa.

Ahora bien, la criatura no es una mera realidad creada, limitada a sí misma sino que alcanza su ser en Dios como irrumpido en ella. La criatura es elevada a Dios. La diferencia entre criatura elevada y simple criatura no es un cambio de supuesto sino una intensificación del ser donal: la diferencia es Dios mismo[33].

El constitutivo último de la existencia elevada es la Esperanza pues no está limitada a su propio orden sino abierta a Dios. La criatura elevada no se limita a realizar sus actos, a elegir su vida, a obrar el bien, sino que en cuanto se ocupa en vivir Dios se lo está diciendo en términos divinos. “El hombre en gracia no mueve una mano sin que Dios no se ocupe de Ser como Dios ese movimiento”[34].

La unión del hombre con Dios debe tener como intermediario el Verbo, el cual es el camino en el sentido de que el despliegue existe en El, al producirse el desarrollo de la criatura elevada, el Verbo vive, ha previsto y encerrado en su Ser dicho desarrollo, de tal manera que éste sólo puede ser como mímesis de la Vida divina[35].

La relación de la criatura elevada con el Verbo es el ascenso de la actividad-movimiento a la Eternidad. Supuesta la elevación, la otra vida no es una continuación posterior a la muerte sino la comunicación con la Eternidad.

El final humano no es un término sino una culminación en el amor-don. El dolor humano alcanza sentido en el dolor de Cristo, por él se abre a la esperanza. El valor de mis actos no consiste en ellos mismos sino que reside en el Espíritu. La esperanza de alcanzar a Cristo con el curso de la vida, es dependiente de una donación. “Mi vida es esperanza de su propio valor divino, que es donal”[36].

El binomio esperanza- amor, en su sentido metafísico, sustituye en la vida del cristiano al binomio helénico potencia-acto. El aún no ser del hombre elevado no es una potencia que ha de pasar a un acto, sino una realidad que ha de alcanzar su ser definitivo, el ser que vale en el plano divino. De este ser definitivo no es el hombre in via potencia, sino esperanza.

De este modo Polo eleva el tema del dolor hacia posibilidades de superación a través de la esperanza. La pregunta kantiana ¿Qué puedo esperar?, es sustituida por ¿qué significa la esperanza humana tal  como el cristianismo la formula?, o bien: ¿qué es la esperanza en el orden del amor?[37]

Polo hace más personal todavía la pregunta, la compromete con la existencia al reformularla en los siguientes términos: ¿Cuál es la tarea de mi vida? ¿Qué es mi vida como tarea? Polo define la tarea como una dilación de la libertad desde la intimidad personal. La libertad es la tarea esperanzada inserta en el otorgamiento amoroso[38]

Polo rescata la visión teleológica aristotélica y la felicidad como fin, pero propone la noción de destinar como ulterior a la de fin. Sellés aclara, el destino es el futuro de la persona[39]. Del futuro no hay que tener una mentalidad fatalista o necesitarista, lo cual no se compaginaría ni con la libertad personal humana ni con el futuro. “Destinarse es la única actividad que requiere poner en juego enteramente el acto radical o íntimo del espíritu humano”[40].

El hombre no es simplemente un ser distinto a los otros entes por la capacidad de poseer el fin, sino que es una segunda criatura cuyo fin no es el mundo, es Dios como creador. Tal aseveración convierte hondamente la concepción del hombre respecto de qué cabe esperar. Esperanza no significa para el cristiano aguardar. “La cuestión de la esperanza no versa sobre lo que sobrevendrá”[41].

En consecuencia, si el sentido de mi vida no se agota en la felicidad sino que mi actividad rebrota en dación desde la persona, el destinar no se confunde con el destino. Polo sitúa la cuestión del destinar en el destinatario, el término no es el deseo sino el del ofrecimiento.

Ya no se trata sólo de alcanzar horizontes sino de dar. La esperanza cristiana es la búsqueda de aceptación y respuesta, de encontrar al semejante. Sellés afirma que la esperanza implica inconformidad, insatisfacción respecto de lo alcanzado[42]. Perder la esperanza es perder de vista el sentido dinámico y desbordante del propio acto de ser personal. Dicha pérdida significa falta de apertura hacia el futuro. Conformarse con el ser que se es, sin dejar la puerta abierta a otras posibilidades, a ser más, es pereza (acidia o tristeza espiritual)[43]. En estas palabras se resumen los ingentes esfuerzos de Sellés por difundir lo que bien ha llamado Antropología para inconformes[44].

 

5. Conclusión

 

El radical cristiano deja planteada la noción de persona en tanto que creada. Crear al hombre es donar un ser personal que coexistencialmente es aceptar y dar[45]; ambos comportan el don; por tanto, la estructura del dar es trina y no dual. Pero la persona humana es dual o co-existente, no trina; de ahí que el hombre necesite de su esencia para completar la estructura donal.

La persona humana es co-acto de ser. Ser co-acto denota apertura. Tal apertura es neta en el amar personal, porque éste equivale a dar y porque dar sin aceptación no tiene sentido. El carácter de además equivale al aceptar y al dar creados. “Si la persona no aceptase su ser personal creado, se aniquilaría”[46]. Así, al amar y al ser aceptado se debe añadir el amor.

En el amor acontece la revelación personal y con ella, el conducir por buen camino del desarrollo de la esencia humana. La conciencia in actu signato, o la conciencia intelectual, es una con­ciencia que no es realizante, el yo pensado no piensa. En cambio, el yo queriente quiere; sin querer, no puede darse el yo queriente; pero sin el yo que­riente, no puede darse el querer[47].

El acto humano por excelencia es el amor personal. Con él, el hombre responde a la realidad. En el amor personal el hombre realiza y expresa su ser en relación a algo más que la posesión cognoscitiva. Sin él, quedaría prisionero de la afección o limitado a la dualidad entre estímulo y reacción.

El dolor no queda exento de esta complejidad que caracteriza al ser humano. El dolor no es una realidad que vague por el mundo abstraída del hombre. Tampoco es un constitutivo primario. Al dolor le corresponde la aparición en el ser humano. El dolor se instala, ello implica que el ser humano le da lugar.

En su Antropología trascendental Polo indica que amar es un trascendental personal, el cual se convierte con los demás trascendentales del acto del ser personal, pero es superior a los otros, porque el sentido más alto de ser es dar[48]. Esto supone que el acto de ser en su sentido más alto no es un trascendental cerrado; de lo contrario no podría convertirse ni con la verdad ni con el bien. De este modo, Polo amplía la perspectiva tradicional para la cual verdad y bien son relativos, siendo el primer trascendental absoluto y cerrado. En cambio, la conversión de los trascendentales metafísicos requiere de la apertura descubierta desde la antropología trascendental.

Existe una jerarquía en el amor establecida por su tema y no por la voluntad: “la je­rarquía del amor la da la cantidad de «otro» que es posible”[49]. La libertad se mide por la im­portancia de la realidad a la que apunta. Los grados de la libertad, y análogamente del amor, tienen su escala en aquello para lo cual la empleamos.

El amar tiene, según Polo, tres dimensiones, el aceptar y el dar, que son de orden trascendental, y el don, que es de orden esencial. A éste Polo muchas veces lo denomina ‘amor’. En Dios el amor es personal; en el hombre reside en sus obras. Según la estructura donal, amar a Dios es trascendental en tanto la persona prefiere a Dios, pero el amor no es un trascendental humano. De ahí que la libertad se extiende a la esencia, esto es, al querer-yo, a los subsiguientes actos voluntarios y a los hábitos de la voluntad[50].

El querer-yo es constitutivo de los actos voluntarios; recuérdese que Polo entiende la voluntad, continuando con la tradición clásica, de modo que los actos voluntarios ejercen cierto dominio sobre las operaciones cognoscitivas. La moral no es de nivel trascendental, pero deriva de los trascendentales personales; aparece en tanto que el hombre actúa. La moral enseña a respetar la esencia del hombre que es el disponer indisponible o reservado a Dios[51].

Aunque parezca utópica e inalcanzable, la búsqueda de la verdad debe ser constante. La primera actitud que mueve a dicha búsqueda es la de admiración, que no es todavía poseer la verdad, sino iniciar la salida al encuentro de la verdad. Esta característica cobra una relevancia especial en el ámbito educativo, pues la capacidad de admiración es lo que hace posible la apertura a un mundo de asuntos desconocidos. Actualmente es lo más difícil de estimular debido al imperio de la inmediatez y la saturación del vértigo de imágenes.

El amor es la afirmación del otro, del ser del otro, es decir, trata de poner al otro en el ser. Es también una actividad culminante de la voluntad. Si no existiera voluntad faltaría un tipo de verdad. El acto voluntario está constituido por el yo, y por eso puede conducir más allá de sí, puede apuntar al otro.

El dolor marca una pérdida del destinarse. La existencia no es dolor ni se transforma en dolor, éste es un quiebre. Sin embargo, el nacimiento o renacimiento a la vida divina permite superar lo que hace inerte y oscura la vida. El cristianismo no soporta el pecado ni el dolor, sino que es activo respecto de ellos. “De este modo, el dolor deja de yacer en el fluir vital, como su límite y herida y, por el contrario, queda colocado dentro de él, al restaurarse la integridad de la persona”[52].

Para un cristiano, el dolor es empresa durante todo el desarrollo de su vida, es una tarea que debe asumirse. “Toma tu Cruz y sígueme”. Ligada a la restauración del quiebre provocado por el dolor se descubre la libertad, la cual está entroncada con los encargos. Lo que encarga es la verdad, y ello supone la libertad; si no hay encuentro con la verdad, no hay libertad.

Encontrarse con la verdad significa descubrirla como tal y no sólo la verdad particular de una u otra cosa. A su vez, cuando se afirma que la verdad encarga esto implica, en primer lugar, la tarea de pensar, pues la inteligencia tiene que articular el discurso con la verdad[53]. Polo destaca la actitud que debe guiar la búsqueda de la verdad, dado que se trata del objetivo vital más optimista: requiere sinceridad de vida, no ser escéptico, no renunciar a la tarea de buscarla y servirla.

Polo considera esencial en la vida humana la captación de lo verdadero. “Sin el encuentro con la verdad el hombre no se desarrolla como tal”[54]. La verdad es una condición de la sociabilidad y es más que la virtud de la veracidad. Dicha virtud crece en la medida que se descubre que existe la verdad.

La verdad es un trascendental metafísico; por ello, con referencia al hombre, debe ser entendida en relación con los trascendentales antropológicos, en concreto, con el conocer personal, pues sin este no es tal verdad. Desde esta perspectiva, la verdad no es mera copia o reflejo o ‘adaequatio’. No es mera reduplicación del antecedente, sino trascendida; permite y exige una expansión, en tanto que se transforma en uno mismo y va más allá de la verdad formalmente considerada[55].

La verdad personal es una realidad oferente, donal, cuya consumación es imposible si no existe otra persona; de ahí la noción de co-existencia. Según Polo, no se trata solamente de buscar la verdad, sino de realizarse a partir de ella, de acuerdo con el carácter efusivo del ser humano y la índole donante o trascendental de la libertad: “Si el hombre no tuviera carácter efusivo, encontrar la verdad sería estéril, porque la verdad está destinada y no se estanca en su encuentro, en virtud del carácter de además de la persona”[56].

Por lo tanto, la verdad formal no es el sentido más alto de la verdad; en ese plano no hay encuentro, ya que se trata de un proceso cuasi-mecánico. El sentido formal de la verdad le proporciona su estatuto en el conocimiento y ahí queda; sin embargo, encontrar la verdad es más que conocerla. Para encontrarla es necesaria la libertad; en este sentido, la verdad es inspiración.

Los alcances de la expresión ‘encuentro con la verdad’ son profundos, pues de ahí deriva Polo un tercer sentido de la verdad. Además de los afirmados por la tradición: el ontológico y el lógico, se añade ahora el sentido supra-racional, personal. Ello implica que la verdad se despliega a partir del encuentro, y puesto que es encontrada por el ser libre, tiene lugar también el enamoramiento. La libertad lleva la verdad más allá gracias a la inspiración enamorada.

En síntesis, la Antropología trascendental o de la intimidad, permite descubrir un hálito especial en torno a la persona humana, revaloriza los clásicos y los trasciende, de este modo brinda elementos que permiten elevarse por encima de lo banal y mundano, con la mirada cristiana como destino. Ofrece así, una comprensión del dolor fortalecida por la libertad, la donación, el destinarse, el amor, es decir, por aquello que inspira hacia los anhelos más altos.

 

 

 


SUPLEMENTOS:

 

El crecimiento y la nutrición en L. Polo (Ignacio del Carril, Argentina)

 

La crisis ecológica ente una cultura de la perplejidad (Carolina Alí Fojaco, México)

 

 

 


 

[1] Eunsa, Pamplona, 2015, vol. I, 13-82.

[2] In Boethii de hebdomadibus, lect. 2, en S. Thomae Opera, R. Busa, Frommann-Holzboog, Stuttgart-Bad Cannsttat, 1980, 4, 539-540.

[3] Ibid.; cfr. Summa Theologiae (ST) I, 3, 4 ad 2.

[4] ST I, 105, 5 c.

[5] Cfr. El concepto de vida en Monseñor Escrivá de Balaguer, en Anuario Filosófico 18 (1985) 11: "En todos sus grados la vida reclama la unidad (Camino, n.940): ambas crecen o decaen a la par. Asimismo, la manifestación más nítida de la unidad tiene su lugar en la vida, la cual, por su parte, no puede negarse a esa manifestación sin oscurecerse y desfondarse. / Por lo pronto, la unidad vital se percibe como multiplicidad de facetas desplegadas en armonía. La abundancia de los aspectos funcionales marca la intensidad de la vida, cuyo valor armónico es, por eso mismo, afirmación limpia, libre de vacilaciones. Al albergar lo positivo, la vida lo realza y le presta una peculiar circulación que acentúa la pluralidad al ponerla en movimiento concertado. Lo que compone una vida fuerte adquiere con ella su mayor despliegue. Es el significado sintético de la unidad”. Lecciones de Psicología clásica, Obras completas, Eunsa, Pamplona, XXII, 23: “Hay tantos tipos de vida como tipos de unidad. Vida y unidad se convierten: tanto más vivo se es cuanto más unitario se es”.

[6] Distinguir es algo que solemos hacer nosotros con nuestro conocimiento, para evitar confusiones matizo la distinción a que me refiero con la calificación de "realmente activa", es decir, una distinción que es introducida por la unidad real en lo extramental, pero también en la actividad cognoscitiva y en la donal.

[7] "Ratio vitae in motu consistit" (In IV Sententiarum, dist, 49, q. 1, art. 2c, arg. 2, Sti. Thomae Opera, R. Busa, Frommann-Holzboog, Stuttgart-Bad Cannstatt, 1980, I, 679; la respuesta en 680); Contra Gentiles, IV, c. 20, n. 6: "Item. Vita maxime in motu manifestatur". Para resolver el problema, Tomás de Aquino ha de igualar las operaciones espirituales con el movimiento.

[8] I. Falgueras Salinas, Varon y Mujer. Fundamentos y destinación de la sexualidad humana, Edicep, Valencia, 2010, 37-38, 52 ss.; 58-59; 61 ss. En estos pasajes hablé de "diferenciación en la unidad" acomodándome al uso común del lenguaje. Nótese que, aunque en sentido riguroso Polo propusiera que “la diferencia es una característica de objetos pensados” (Curso de teoría del conocimiento II, Obras Completas, Eunsa, Pamplona, 2016, V, 92), también él utilizaba a veces ese término de modo semejante, por ejemplo: la diferenciación interna de la vida en facultades (Lecciones de Psicología clásica, Obras Completas, Eunsa, Pamplona, 2015, XXII, 54); la noción trascendental de diferencia (Persona y libertad, Eunsa, Pamplona, 2007, 43-44), etc.

[9] Es la vida la que se distribuye en la pluralidad de órganos, por eso la vida ha de ser siempre real, no cabe una vida imaginada y, menos aún, meramente pensada, pues lo pensado (límite mental) es abstracto, está falto de vida. Cfr. Polo, Lecciones de Psicología clásica, 24-25; 50; 54.

[10] A veces se concibe y califica el cuerpo humano como un cierto mecanismo, que cabe reparar con técnicas de simple fontanería. Pero esa es una consideración sesgada y superficial. Lo grandioso es que incluso esas aparentes tuberías estén integradas por células que se han tomado esa forma y se informan activamente entre ellas desde la unidad de su grado de vida.

[11] Eso no impide que haya crecimiento, sólo impide la continuidad en la intensidad del crecimiento: se crece en intensidad según las operaciones y hábitos alcanzados. La vida espiritual es un crecer discontinuo en intensidad, pero sin rupturas (crecimiento del crecimiento).

[12] Dios es la identidad, o sea, la unidad trascendental pura, pero que admite distinciones: la identidad divina se discierne en tres personas con la peculiaridad de que ellas no son partes del dar, sino que cada una es dar, y las tres (el Padre, el Hijo y el Espíritu) son un solo dar.

[13] I. Falgueras Salinas, "El dar, actividad plena de la libertad trascendental", en Studia Poliana 15 (2013) 84-92.

[14] HEIDEGGER, M., Being and Time. New York, Harper and Row, p. H125.

[15] POLO, L., La persona humana y su crecimiento, Pamplona, Eunsa, 1996, p. 207.

[16] Ibid., p. 31.

[17] Ibid., p. 31.

[18] Cfr. Haya, F., “La libertad del instante”, Studia Poliana, 15 (2013) p.44.

[19] Cfr. Polo, L., La persona humana, p. 31.

[20] Ibid., p. 33.

[21] Ibid., p. 33.

[22] POLO, L. La persona humana……,p. 218.

[23] Ibid., p. 219.

[24] ESQUILO, Prometeo encadenado, coro 13.

[25] POLO, L. La persona humana, p. 225.

[26] Ibid.

[27] Ibid., p. 325.

[28] Ibid.

[29] Ibid.

[30]Ibid., p.227.

[31] Ibid., p. 253.

[32] Ibid., p. 254.

[33] Ibid., p. 236.

[34]Ibid., p. 238.

[35] Ibid., p. 239.

[36] Ibid., p. 250

[37] POLO, L., La originalidad de la concepción cristiana de la existencia, Pamplona, Eunsa, 2010, p. 114.

[38]Ibid., p. 114.

[39] SELLÉS, J.F., Antropología de la intimidad. Libertad, sentido único y amor personal, Madrid, Rialp, 2013, p.343.

[40]Ibid., p. 343.

[41] POLO, L., La originalidad ..………p. 115.

[42] Sellés, J.F.,  Los filósofos y los sentimientos, Cuadernos de Anuario Filosófico, Serie Universitaria, 227, Pamplona, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2010, p. 140.

[43] Idem, p. 140.

[44] Ver: SELLÉS, J.F., Antropología para Inconformes,

[45] Cfr. Polo, L., Antropología trascendental, I, p. 212.

[46] Ibid., p. 211.

[47] Ibid.

[48] Polo, L., Antropología trascendental, I, p. 211.

[49] Polo, L., “Analítica del amor”, Miscelánea poliana, n 33, Revista de prepublicaciones del Instituto de Investigaciones Leonardo Polo, Málaga, 2011

[50] Cfr. Polo, L., Antropología trascendental, I, p. 219.

[51] Cfr. Ibid., p. 220.

[52] Polo, L. La persona humana……….. p. 253.

[53] “El hombre, si está afectado por ignorancia y errores, se encuentra desorientado en el mundo. A su libertad le falta la guía racional, con lo que no puede evitar ser arrastrado por circunstancias, presiones externas y por sus propias arbitrariedades”. Sanguineti, J.J., El conocimiento humano. Una perspectiva filosófica. Palabra, Madrid, 2005, p. 335.

[54] Polo, L., Ayudar a crecer. Cuestiones filosóficas de la educación, Pamplona, EUNSA, 2006, p. 162.

[55] Cfr. Polo, L., La persona humana………, p. 201.

[56] Ibid., p. 202.