IEFLP

MISCELÁNEA POLIANA

Revista de prepublicaciones del

Instituto de Estudios Filosóficos

LEONARDO POLO

SERIE DE FILOSOFÍA, 4 (2005)

ISSN: 1699-2849

CUATRO INÉDITOS DE LEONARDO POLO

La diferencia entre el hombre y el animal (Madrid 1992)

Planteamiento de la antropología trascendental (Málaga 1994)

La esencia del hombre (Málaga 1994)

Dios en la historia: la providencia (Pamplona 1995)

 

 

LA DIFERENCIA ENTRE EL HOMBRE Y EL ANIMAL

 

Intervención de Leonardo Polo en las

II Jornadas del Aula Ciencias y Letras. Madrid 30-X-92

 

Vamos a ver si esto sale. Digo esto porque soy muy mal conferenciante y esto no es una conferencia sino una serie de reflexiones en voz alta que haré delante de ustedes.

La diferencia entre el hombre y el animal no debe dejar mal al animal porque si nos diferenciamos de él es porque somos superiores a él y cuanto mejor sea el animal, cuanto más alta sea su existencia, su modo de existir, mejor para nosotros que somos superiores a él.

Dicho esto, lo primero que podemos decir es que a esto hay que añadir que nosotros somos diferentes también de una serie de animales ya desaparecidos y que son nuestros antecesores y que esos animales también son dignos de una atenta consideración. Primero porque son superiores a los otros que hoy viven y segundo porque son nuestros antecesores y si nos consideramos desde ellos veremos algunas dimensiones de nuestro propio ser de una manera más clara.

Nosotros hemos sido precedidos por tres o cuatro especies muy diferentes de las restantes especies animales. En primer lugar estaría el australophitecus, en segundo lugar el llamado homo habilis y en tercer lugar el llamado homo erectus. A partir de ellos hemos desarrollados unas características nuestras muy importantes. No voy a decir nada desde el punto de vista científico de la diferencia entre estos animales, pero sí unas características que nos interesan. En primer lugar que el primer precedente de una característica nuestra sin la cual seríamos ininteligibles es el australophitecus, que es el primer animal bípedo. Esto de ser bípedo es extraordinariamente importante y nosotros somos animales bípedos (cuando uno lleva un baston uno duda de si es bípedo o trípedo, pero esa es la vieja adivinanza que le puso la esfinge que versaba sobre la tercera pierna del hombre cuando es viejo).

¿Qué lleva consigo ser bípedo? Pues nada menos que el tener un par de extremidades que están libres de la función de andar. Un bípedo tiene brazos y manos que de entrada no le sirven porque es bípedo. Pero en la misma medida en que se produce un crecimiento cerebral, de lo que llaman los biólogos las neuronas libres, entonces eso de tener manos va empezando a adquirir su importancia. En nuestra especie es enorme, hasta el punto de que Aristóteles, uno de los autores griegos que mejor estudiaron al ser humano, dudaba de si el hombre es un ser racional o un ser con manos. Lo mismo que ser capaz de reir que también está relacionado con las manos.

En los manuales clásicos de antropología se dice que el hombre se caracteriza, y eso es un propio en sentido lógico, como el ser capaz de reir. Pero esto empieza por el bipedismo. A medida que se desarrolla el cerebro las manos se van mostrando como susceptibles de un multiuso, de una multiplicidad de usos. Eso también pasa en las siguientes especies, en el homo habilis y en el erectus. Fíjense ustedes la cantidad de cosas que hacemos con las manos, tocar el violín, escribir...en principio es infinito el número de actualizaciones, de ejecuciones que con la mano podemos hacer. Por tanto, ser un animal con manos significa ante todo ser un animal técnico, un animal capaz de producir. Ningún animal produce; en estricto sentido solamente el animal con manos produce. Cuando además del desarrollo cerebral en nuestra especia aparece la inteligencia, la mano se transforma en un instrumento infinito. Aristóteles lo llama el instrumento de los instrumentos.

Si tenemos en cuenta esto podemos decir que las especies que nos han precedido y nos han preparado son especies en las que surgió un nuevo tipo de evolucionar distinto al que empezó a adivinar Darwin. En el resto de las especies, la única explicación a mano de los biólogos para explicar su proceso, es el de adaptación al medio, que simplemente lo menciono. Pero todas las otras especie sobreviven en la medida en que se adaptan al nicho ecológico. Esas especies se diferencian por radiación, por ir hacia distintos lugares y distintos climas en los que se adaptan. Pues bien, en el mismo momento en que aparece la técnica a través de la mano y la cerebralización, empieza a dibujarse un nuevo modo de tener que ver con el medio que consiste en estar libre de tener que adaptarse al medio porque con sus manos hace lo necesario para vivir. Por ejemplo, el vestido. El hombre necesita una piel para cubrirse del frío. Algún etólogo ha llamado al hombre el mono desnudo. Efectivamente porque el hombre desnudo puede incorporarse vestidos. ¿Y qué vestidos se incorpora? Los que él mismo hace. De manera que la técnica desde su inicio tiene una dimensión biológica. A veces se establece una dicotomía: una cosa es la técnica y otra la vida. Sin embargo, en el ser humano, su viabilidad e incluso su especificación (eso ya se ve en los yacimientos) apuntan a que el hacer forma parte de nuestro existir biológico: si no hiciéramos no seríamos viables. El hombre es un ser que segrega cultura (podríamos cambiar la palabra técnica por cultura), pero la segrega, la produce, justamente porque es hombre. Si el hombre no segrega cultura ni es fiel a su íntima constitución biológica ni es capaz de sobrevivir. Si hacen desaparecer completamente la técnica, el hombre se queda inerme, no sobreviviría o tendría que irse al trópico. Esto es importante tenerlo en cuenta.

Fíjense que tenemos un ser que se caracteriza, empezando por abajo, por tener manos. Pero el tener manos en el hombre está vinculado (en mi libro Quién es el hombre hago algunas observaciones en este sentido de un modo sistémico) con el cerebro que está desarrollado. ¿Cuándo es posible el aumento de la capacidad craneana? Cuando la cabeza se apoya en la columna vertebral como un bípedo. La cabeza de un caballo, por ejemplo, está ocupada en más de sus tres cuartas partes por el sistema nervioso. La cabeza del caballo es una jeta terminada en unos delfos y el cerebrito está al fondo, es una cabeza péndula. El caballo no puede mirar hacia arriba, pero el hombre sí porque es bípedo. Pero por ello mismo tenemos cerebro y hay una correlación con las manos que nos permite hacer útiles.

El australophitecus que tenía un desarrollo cerebral pequeño era bípedo, pero seguramente con las manos no haría nada. Pero el hombre se caracteriza por el uso de las manos, posible por la cerebralización y cuando aparece la inteligencia ese aprovechamiento es mayor e incluso se puede prolongar fuera inventando instrumentos que reproducen las manos. Lo que llamaba McLuhan el exorganismo.

Pero fíjense que esto tiene que ver con la sonrisa y con la posibilidad de reir y de hablar. Hablar es una característica humana, el único ser que habla es el hombre, pero la función primaria del lenguaje es enseñar a utilizar instrumentos, dar órdenes. El lenguaje está ante todo para eso. El lenguaje en un ser que no tenga manos y no sea capaz de utilizarlas, de hacer instrumentos, no tiene sentido y por eso no aparece.

Para tener lenguaje, y Aristóteles lo pone de manifiesto, hace falta tener una boca peculiar, una boca para poder articular de una determinada manera, hacen falta tener unos labios finos. Los belfos del animal le permiten resoplidos, los labios humanos como son finos sirven para emitir sonidos labiales que son los primeros, mamá, papá, y esto tiene que ver con la familia. Sin labios humanos eso no se puede hacer. Pero como los labios humanos son ligeros el esfuerzo de moverlos es pequeño y por eso el hombre puede sonreir y es además lo primero que hace un niño. Un niño que no controla ningún movimiento, como decía un viejo general gallego que escribió un libro de discursos y entre ellos escribió una arenga a su nieto que estaba en la cuna y decía: cuando contemplo embelesado las mil y mil graciosas circunvoluciones que con tus bracitos infantiles describes en mil insospechadas direcciones...pues eso, porque el niño no tiene control de sus brazos. Pero lo primer que controla son los labios. La sonrisa de un niño pequeño es increible. Abortar es matar una sonrisa. Permitánme esto que es más que retórica, es matar a un ser que puede sonreir. Eso que embelesaba al viejo general, los movimientos incontrolados de su nieto, pues a mí cuando me acerco a una cuna lo que me gusta es ver cómo sonrien, es algo asombroso. Se podría hacer una metafísica de la sonrisa o una ontología de la sonrisa. A veces no sabe sonreir, pero es mala señal. El hombre de labios caido, el hombre encapotado como decía Santa Teresa, no sabe quien es, no sabe que es hombre. El hombre está hecho también para sonreir. En la sonrisa se expresan muchas cosas de una manera más o menos potencial; pero fenomenológicamente en la sonrisa está la gratitud, el reconocimiento placentero del otro, está la expresión de la felicidad interna.

No es casualidad que los otros animales no sonrían. Desde luego no pueden, ¿cómo va a sonreir una vaca? Todo eso, la gratitud, nos introduce en un tema que ya se descubre a través de la sonrisa: que el hombre es una persona, porque ¿qué es una persona? Un ser capaz de gracia. Gratitud y gracia están enteramente vinculados. Es un ser capaz de darse, de acogida. El darse y la acogida son correlativos. La manera de dar más propiamente humana es acoger y el hombre puede acoger porque tiene una intimidad. Un ser con intimidad es un persona. Pero puede también lanzarse, destinarse, hacer que su aceptación de lo otro sea simplemente un alegrarse de que el otro exista. Me sonrio de que existas. El símbolo puro de la alegría es la sonrisa, por eso en las vírgenes del gótico, sobre todo del gótico francés y también del norte de España, aparece de vez en cuando una virgen sonriente. Es una sonrisa mucho más potente que la sonrisa que aparece en algunas esculturas preclásicas.

La aceptación tiene que ver con la paternidad y la con la maternidad. ¿Qué es un padre y una madre? Unos aceptadores. ¿Y cómo paga el hijo esa aceptación? Sonriendo. ¿Es un pago suficiente? Yo creo que sí. Hay una figura bíblica que ratifica esto. Isaac, el hijo de Sara que era estéril y a la que Dios en su ancianidad le dijo que tendría un hijo. Isaac significa sonrisa en hebreo.

La alegría de la acogida y la de la destinación, la alegría del tener que ver con otro y actuar a favor de ese otro, eso son notas definitorias de la persona humana.

Sin embargo, tengan en cuenta una cosa, en todas las especies que he aludido que son anteriores al hombre, acontece que son todas especies animales porque carecen de inteligencia. La inteligencia es supraespecífica, es de cada uno, no hay una especie inteligente, por eso el hombre es persona, no es sólo el individuo de una especie. Pero en todos esos animales que nos preceden evolutivamente, la individualidad está en función de la especie. Esto lo suelo expresar diciendo que todo ser vivo excepto el hombre está finalizado por su especie y si lucha, si combate en un sentido bélico parecido a lo que es la guerra humana, lo hace contra otros, no contra los individuos de su propia especie. Hobbes cometió un grave insulto al lobo cuando dijo que el hombre es un lobo para el hombre, porque el lobo no es un lobo para el lobo. Un lobo no mata a otro lobo. Los combates entre lobos son rituales, por así decirlo; en cuanto un lobo se declara vencido cuando lucha por una hembra, por ejemplo, el otro no le mata.

En el hombre aparece un fenómeno asombroso y es que el hombre mata al hombre. El fenómeno de la violencia, del que hablará el profesor Yepes. Pero yo lo menciono para aportar una prueba, es una prueba desgraciada pero es la primera y más convincente, de esa característica humana de que el hombre, por ser persona, no está finalizado por la especie y puede ir contra la especie. Ir contra su especie significa ante todo guerrear. La guerra es un fenómeno exclusivamente humano, es una consecuencia de ese desequilibrio que hay entre el individuo humano que es persona y la especie humana, desequilibrio que describo de esa manera: todos los demás seres vivos están finalizados por su especie, funcionan siempre a favor de la especie. El único que puede funcionar contra la especie es el hombre.

Así lo hace muchas veces, la historia está llena de ejemplos. Shakespeare dijo una cosa bastante dura contra la historia humana, sobre la gran cantidad de crímenes que jalonan la historia humana. Ahora estamos atentando contra la especie, lo podemos hacer porque no estamos finalizados por ella, lo hacemos porque somos más que seres intraespecíficos, somos seres personales; pues hoy se atenta contra la vida en el seno materno, se aborta.

Antes decía que abortar es matar una sonrisa, frase poética (a mí no me gustan mucho las frases poéticas, pero yo creo que está llena de sentido si uno se percata de todo el peso simbólico ontológico de la sonrisa).

En el caso del hombre el cuidado del niño dura por lo menos quince o veinte años, los que marcan la dependencia educacional del ser humano. De manera que la existencia de la familia tiene que ver con la especie. Es decir, justamente porque el hombre es superior a la especie para mantener la especie necesita de una institución. El mantenimiento de la especie también tiene carácter cultural para el ser humano.

A veces uno se podría preguntar ¿qué es más grave el aborto o el divorcio? Y habría que decir que el aborto es un asesinato, el asesinato de un proyecto humano porque el hombre ya digo que no está finalizado por la especie, sino que trasciende hasta el infinito en su finalización, por eso el hombre también es un animal religioso y eso está atestiguado desde los primeros yacimientos del sapiens. El culto, el cuidado de los cadáveres, las prácticas de enterramiento ya son indicio de que hay inteligencia. En los yacimientos del habilis y el erectus no hay nada de eso. El hombre, insisto, tiene que institucionalizar la supervivencia de la especie y esa institución es la familia. Por tanto, desde el punto de vista de la persona lo peor es el aborto porque es matar a un ser personal, pero desde el punto de vista institucional o social es peor el divorcio. Decir lo peor significa que es lo peor biológicamente porque cualquier otra interpretación de bien o de mal a mi modo de ver, cualquier planteamiento de la ética que no lo tomemos del ser humano mismo es, como diría Nietzsche moralina, una cataplasma. No, la ética emerge del ser humano. Por eso, cuando se dice que la ética es natural, pues sí. Por eso cuando investigamos con más cuidado o atendemos a más caracteres que se pueden ir discerniendo y correlacionando en el ser humano nos damos cuenta de que efectivamente la ética emerge de nosotros. Una ética sobreañadida o inventada o postulada, una ética que sea un producto de nuestra autonomía como pretende Kant, eso no es una ética ni nada.

Todo esto es obvio, el hombre es así: es un ser con manos, cerebralizado, con inteligencia, personal, que no está finalizado por su especie, que puede ir contra ella, puede hacer guerras, puede abortar y que además su continuidad específica es posible por una institución.

Los animales no necesitan instituciones. No vehiculan su servicio a la especia a través de instituciones, el hombre sí. Y eso no es un añadido, eso es intrínseco, de tal manera que la desaparición de la institución matrimonial significa el derrumbe biológico, la inviabilidad humana. Es que el matrimonio es una cosa muy buena porque es la institución sin la cual la supervivencia humana no está asegurada. Sólo de modo institucional el hombre puede sobrevivir como especie. Eso también lo distingue de los animales que no necesitan ninguna institución, se aparean y se acabó. Pero el hombre no es así.

Si recogemos todo lo dicho podemos dar un paso más que sería el siguiente: si el hombre no está finalizado por la especie, si tiene manos y con las manos lo puede hacer todo, si es capaz de tantas modificaciones, si necesita de una institución y eso quiere decir que su instintividad no es suficiente para el mantenimiento de la especie, el instinto sexual no basta para mantener la especie humana, es menester la familia, la institución, es menester la monogamia sin más. Una poligamia también sería aceptable desde el punto de vista biológico, pero en rigor, como se cumple bien la exigencia biológica es en el matrimonio monógamo. Si todo esto es así hay que decir que el hombre es un ser enormemente potencial, es un ser que de entrada es enormemente virtual y entenderlo con categorías estáticas no es apropiado. Por eso a mí no me gusta decir que el hombre es una sustancia, aunque esto es muy corriente en la filosofía clásica a la que me apunto; sin embargo cuando se trata de antropología eso de la sustancia no me convence porque es una categoría fijista y el hombre es más bien un gran proyecto, un proyecto sin término. El hombre nunca acaba de serlo y precisamente por eso es por lo que en el hombre ya no tiene sentido hablar de evolución, escapa a la evolución. Esto se podría mostrar más claramente si hubiésemos insistido en qué significa especie para un biólogo. Un superhombre o un posthombre, así como nosotros venimos detrás del habilis y del erectus, posiblemente también del neardental que también es sapiens, de cromagnon, pues nosotros somos una especie biológica superior a esas, pero otra especie biológica que venga detrás de nosotros no es posible, nosotros trascendemos la especie en cuanto que somos personas, invertimos el sentido, sustituimos la evolución por otra cosa que es la biografía y la historia que son otros tipos de temporalidad.

Pero fíjense que el hombre es un ser temporal, es un espíritu en el tiempo, un espíritu que se va realizando, o mejor, que va sacabdo a luz sus potencialidades, se va actualizando. Esto es así biológicamente; lo dicen Aristóteles, Tomás de Aquino, Heidegger y también un escolástico español que merecería ser conocido simplemente por lo que dice acerca de la mano. La mano es lo más potencial porque sirve para todo y en eso se distingue de la garra o de la pezuña que están muy actualizadas y por ello ya no sirven más que para una cosa, pero la mano sirve para todo y eso significa que es actualizable de muchas maneras. Si la instintividad humana no sirve para garantizar la supervivencia de la especie es porque en el hombre la tendencialidad tampoco es automática, tampoco se dispara como la del animal, tenemos muy potencializada nuestra tendencia. Esto en la antropología del siglo XX se repite bastante. Pues si es así, nuestro espíritu también debe tener una dimensión enormemente potencial y esa dimensión de nuestro espíritu es la voluntad. En las descripciones clásicas de la voluntad eso se pone de manifiesto. La voluntad dice Tomás de Aquino es una potencia pasiva y sólo así es natural, sólo así pertenece a la naturaleza, es lo que llama voluntas ut natura.

La voluntad como naturaleza, lo que en nosotros hay de apetito es enormemente potencial en su arrancar, en su primer estadio, porque no estamos finalizados por nada finito ni siquiera por nuestra especie, porque tenemos una potencialidad respecto del fin absoluto. Nuestro espíritu está hecho de tal manera que su tender solamente se puede colmar por el absoluto y precisamente por eso la tendencia espiritual es pura potencia pasiva. Así lo dice sabiamente Tomás de Aquino. Pero también por eso nuestra voluntad es capaz de entrar en relación con la inteligencia y en tanto que entra en relación con la inteligencia es capaz de ejercer actos y en cuanto ejerce actos adquiere hábitos, puesto que como es potencial es enormemente perfectible, es un motro movido (quod movet motum, lo que mueve en tanto que es movido, así lo describe Tomás de Aquino). Pues en contacto con la inteligencia es capaz de actuar, la voluntas ut ratio, pero al actuar ella misma se perfecciona o se degrada, es capaz de adquirir virtudes y vicios.

Aquí tenemos otra vez la aparición de la ética en la pura consideración de lo que es característico de un espíritu que existe en el tiempo, de un espíritu que se encarna en un cuerpo potencial y ese espíritu también tiene una dimensión potencial, la voluntas ut natura. Esa voluntas actua en cuanto entra en relación con la inteligencia y al actuar se perfecciona o no. Lo que se abre desde esta consideración es lo siguiente, esto se le atribuye a Avicena aunque parece que también lo dicen Averroes, Alberto Magno y Tomás de Aquino, pues en todos ellos aparece que la libertad, que es estrictamente característica de la persona, la manera como la libertad alcanza la naturaleza del hombre es a través de los hábitos. Los hábitos son el vehículo o la conexión entre la libertad y la voluntad. De suyo, la voluntas ut natura, no es libre. A través de los hábitos la libertad se hace cargo de la voluntad.

Somos seres libres pero ¿cómo nuestra libertad alcanza a nuestra naturaleza, a nuestras acciones? Solamente a través de vicios o virtudes. Sólo podemos ser libres practicamente más que así: en cuanto adquirimos hábitos la libertad es capaz. La libertad no es nativamente propia de la voluntad humana, esa es una tesis clásica olvidada porque los modernos creen que la voluntad es nativamente libre. Pero en el planteamiento clásico que es coherente con todo lo que estoy diciendo no es así. Es a través de virtudes como la voluntad conecta con la libertad.

Es a través de esas disposiciones estables como nuestra libertad toma contacto con las acciones naturales que ejercemos en cuanto somos seres humanos. Terminaría con esta observación que es algo así como la última palabra que se puede decir acerca de este carácter tan potencial que tiene el ser humano en su cuerpo y en su espíritu, esta característica del hombre de ser un proyecto, de no estar nunca acabado, de poder ir a más y también de entrar en pérdida, esta manera según la cual la libertad conecta con nuestra acción, que es connatural al hombre porque tiene manos y es un faber. La libertad conecta con la cultura en general a través de virtudes y vicios y si no, no hay libertad.

¿Qué sentido tiene decir que en cierto momento de su concepción es hombre y antes no? Durante unas semanas no es hombre y después sí. Un momento, a una madre que mata a su hijo en el vientre no le pasa nada, pero si lo mata cuando ha nacido sí, comete parricidio. Esto es una profunda equivocación porque plantearse cuando el hombre empieza a ser hombre es una equivocación porque en rigor nunca se puede decir que el hombre sea plenamente hombre. El hombre es siempre una potencialidad que se despliega y nunca se finaliza puesto que su destinación espiritualmente es al absoluto. Por tanto, ponerle plazos al ser humano desde el punto de vista de la potencialidad humana no se puede decir. Nunca estamos terminados y plantear en qué instante empezamos es un error porque el instante es estático, es una negación del tiempo, el instante no es real. ¿Cuándo se une el alma y el cuerpo? Esa pregunta no tiene sentido porque no hay ningún instante.

Yo creo que lo que me proponía decir más o menos lo he dicho. El hombre es así, es un inmenso proyecto, es una persona que se va haciendo cargo de una naturaleza enteramente potencial. Matar al hombre no tiene sentido, matar al hombre es matar un proyecto. Antes decíamos, matar a un hombre es matar una sonrisa, ahora decimos, matar a un hombre es matar un proyecto, el único que sabe cuando el proyecto ha culminado, cuando está realmente maduro, es su propio autor. La muerte no tiene sentido más que considerada desde Dios. Matar ese proyecto por un ser humano no tiene sentido porque qué ser humano es capaz de saber o de decidir cuando el proyecto que el otro ser humano es ha culminado. Ninguno de nosotros lo sabemos.

Fíjense en que la vida humana es un proyecto espléndido. Nietzsche que era un gran vitalista, un gran amante de la vida ,se queda corto porque no se da cuenta de esto, no sabe lo que es la voluntas ut natura, se queda muy corto, no cuando es crítico y blasfemo, pero cuando habla de la vida lo leo con fruición porque se está quedando constantemente corto, no sabe lo que es la potencialidad del espíritu, no sabe lo que es la potencialidad del ser humano que es también biológica porque el hombre es un retroceso en la especificación, su evolución es contraria a la especificación, es más bien un proceso hacia la indeterminación. Ese proceso a la indeterminación es el que es coherente con que el hombre tenga un alma espiritual y que la organización de nuestra biografía este hecha por una realidad espiritual y no por una realidad no espiritual como pasa en los otros animales.

A trompicones y en ráfagas esto es lo que tenía que decir. Muchas gracias por su atención.

 

 

PLANTEAMIENTO DE LA ANTROPOLOGIA TRASCENDENTAL

 

Conferencia de Leonardo Polo dictada el 24.XI.1994 en el salón de actos de la facultad de psicología de la universidad de Málaga, y como quinta sesión del curso La antropología después de Hegel, organizado por el Grupo de investigación sobre el idealismo alemán de esa universidad.

 

 

Conferencia dictada el 24.XI.1994 en el salón de grados de la facultad de psicopedagogía de la universidad de Málaga, y como quinta sesión del curso La antropología después de Hegel, organizado por el Grupo de investigación sobre el idealismo alemán del PAI de la junta de Andalucía.

 

                   Esta exposición tiene que atender a dos objetivos: por una parte, hay que tener en cuenta sus intereses como oyentes; pero por otra a mí me gustaría decir algo más de lo que he dicho en las publicaciones o cursos de doctorado que he dedicado a esta materia[1].

 La antropología trascendental como propuesta.

                    Por tanto, quizá podríamos comenzar diciendo que considero la antropología trascendental como una propuesta: se propone una versión trascendental de la antropología. Que sea una propuesta quiere decir, ante todo, que es una investigación en marcha; pero también que les sugiero un planteamiento nuevo que no comporta descalificación de otros planteamientos diferentes, sino que pretende ser respetuoso con los demás posibles modos de enfocar el tema del hombre. Naturalmente, por fuerza se tiene que destacar, o tiene que diferenciarse de ellos, incluso recogiendo algunos aspectos suyos; porque si no, no sería una propuesta. Pero si se propusiera de una manera crítica respecto de otras versiones de la antropología, entonces tendría un sentido demasiado dogmático, a mi modo de ver, y ésa no es mi intención.

                   Sobre todo, porque me parece que la filosofía es siempre un camino abierto. Yo lo suelo expresar, de una manera un poco paradójica, diciendo que donde se equivocan los filósofos es en su última palabra, si es que la consideran como última. La filosofía siempre puede ir adelante, porque la verdad es inagotable. Por muchos que sean los logros, las adquisiciones que se hacen a lo largo de la historia de la filosofía, acerca de una temática tan amplia como le corresponde -la filosofía se ocupa de muchos asuntos-; por mucho que se adelante, digo, la filosofía no se puede acabar nunca. Por eso se llama filo-sofía: no hay una última palabra, o una última averiguación.

                   Propuesta elimina el dogmatismo: no pretendo en ningún momento ser dogmático. Dogmático es el filósofo que considera que lo ha pensado todo, que construye un sistema total, como podría ser Hegel. No, eso no: se puede seguir por este camino, y se pueden quizás aportar otras cosas, o se pueden adquirir logros distintos, por otro, con otra metodología: nada de dogmatismos. La antropología trascendental es, digámoslo así, un canto al carácter abierto del ser humano; si efectivamente el ser humano es un ser abierto no se lo puede agotar. Su estudio, por mucho que uno lo quiera llevar adelante, siempre se queda inacabado, siempre hay más cosas por decir, que uno no termina de decir nunca. Este es un asunto que ya Husserl expresó al final de su vida -tenía más de 70 años- cuando le preguntaron si consideraba que estaba maduro, con los muchos años que había dedicado a la filosofía, o si había logrado adquisiciones que podían considerarse definitivas; y él dijo que no, porque se necesitaba vivir tantos años como Matusalén, novecientos años, para empezar a estar maduro. Pues efectivamente, aunque yo llevo más de cuarenta años dedicado a la filosofía, y por mucho que uno se rompa la cabeza con estos asuntos, nunca se acaban, no se agotan.

                   Antropología trascendental. Repito: propuesta. ¿Qué es lo que se propone? Lo que se propone es enfocar el tema del hombre de una manera distinta a como ha sido enfocado por la filosofía clásica, entendiendo por tal la que arranca de los griegos y se continúa en la Edad Media. En ella se entiende, o se enfoca, el tema del hombre de un modo propiamente no trascendental, sin excluir empero que haya algunas posibles pistas, o algunas indicaciones de las que uno podría arrancar, como ayudas o antecedentes. Y sin embargo, el perfil completo, el perfil definitivo que en esa tradición tiene la antropología es algo heredado de los griegos que los medievales no supieron superar. Y es que según esa antropología, el hombre propiamente es objeto de filosofías segundas. La antropología es una filosofía segunda, pero de ninguna manera una filosofía primera; la filosofía primera es la metafísica, que es, justamente por ello, a la que le corresponde ocuparse de los trascendentales. El hombre, en todo caso, sería un ser abierto a los trascendentales, pero él mismo no sería trascendental, o no habría trascendentales humanos. El hombre es simplemente un ente; un ente de gran categoría, pero no pasa de ser un ente entre los entes. Con todo, la postura medieval no es exactamente lo mismo que la postura griega, porque en la filosofía griega la subordinación del hombre al universo es mucho más intensa que en la filosofía medieval cristiana. Ya saben ustedes que Aristóteles consideró que también en el universo había elementos intelectuales, como las esferas y el primer motor, o los primeros motores; al introducir en el universo un elemento así, el hombre se subordina a él, participa de él. La filosofía cristiana intenta superar el paganismo de Aristóteles; pero a pesar de ese intento, sigue habiendo de todas maneras muchos elementos de aquel intracosmismo antiguo, es decir, sigue prevaleciendo una interpretación intracósmica del hombre.

                   En la postura clásica el hombre es un ser segundo, una causa segunda, se dice a veces; precisamente porque lo primario de la realidad es el fundamento. El carácter primordial de la realidad se enfoca así: de un modo fundamental; a lo que le corresponde ser primario, y eso sería lo propia o lo primariamente trascendental, es al fundamento. No al hombre, porque el hombre es un ser fundado, y la relación entre el fundamento y lo fundado determina el puesto de los temas. Si al hombre se lo estudia temáticamente como tal, lo estudiará una filosofía segunda; no se puede estudiar propiamente hablando como tema primario. El hombre no es el fundamento, sino que es un ser fundado, causado, dependiente de...; un ente finito en definitiva. Este es el planteamiento clásico; en él no cabe una antropología trascendental, sino que a lo sumo cabe hablar de que la antropología es una filosofía segunda. A mi modo de ver hay una cortedad en esta formulación, de la que de alguna manera también son conscientes sus mismos autores. Es decir, hay además un intento como de romper esa ubicación, de romper los límites que le asignan al hombre los griegos, para ir más allá; pero no se acierta, y al final se desiste.

 La inversión moderna del trascendental.

                    En la filosofía moderna, ya desde el primer momento, incluso con algunos antecedentes muy tardomedievales, hay un intento de inversión del planteamiento. Yo lo suelo llamar simetrización. El pensamiento moderno se ocupa mucho del tema del hombre, le concede mucha más atención temáticamente al hombre que los antiguos. Por ello, el hombre va adquiriendo mucha importancia; pero para formular esa importancia, para sentarla de una manera filosófica, se repiten las categorías del pensamiento clásico. De manera que si en el planteamiento clásico el hombre no era trascendental porque no era fundamental, no era el fundamento sino que era un ser fundado, el planteamiento moderno, que recaba la dignidad del hombre, o recaba la primordialidad del hombre, la recaba también en términos de fundamentalidad. Pero con eso, me parece  que la verdad es que no se gana nada, más bien lo que se hace es perder. Lo que no se gana, y por esa línea va mi propuesta, es una averiguación acerca de lo que en el hombre es estrictamente peculiar de él. La realidad primaria, se suele decir, es la realidad sustancial; la realidad sustancial en el caso del hombre se llama sujeto. Y en la filosofía moderna, por decirlo muy rápidamente, el sujeto se entiende en sentido subjetivista. En Kant, evidentemente; porque la noción de sujeto adquiere un carácter noumenal: sujeto significa una aprioridad fundamental que tiene que ver con el despliegue de todo lo dado en la experiencia, es el fundamento de lo fundado. Hegel también dice: la sustancia es el sujeto[2]. ¿Se ha ganado así? Insisto ¿se ha ganado con esta simetrización? Pudiera parecer que sí, que se ha puesto al hombre en primer lugar, y entonces se hablará de antropocentrismo; pero realmente no se ha ganado todo lo que se podría ganar. Porque, a mi modo de ver, lo que habría que decir es que el carácter trascendental del ser humano no significa de ninguna manera que el hombre sea fundamento, significa otra cosa: que el fundamento no es lo único.

                   La total equiparación entre primordialidad y fundamento no se puede hacer; y si no puede hacerse es justamente porque el hombre también es primordial. El hombre también es un ser primordial, pero no por eso el hombre es un ser fundamental: la primordialidad del hombre no es la del fundamento. Ahora bien, si el hombre también es primordial, es evidente que eliminamos su dependencia del fundamento como ser fundado; por lo tanto tampoco hay que decir que la antropología sea una filosofía segunda. Mas, por otra parte, al decir que es primordial, pero no en sentido fundamental, se deja a salvo el carácter primordial del fundamento. Cierto que no le corresponde al hombre, pero aunque no sea propio del hombre, o precisamente por ello, el fundamento es un sentido primordial del ser, o un sentido de la primordialidad. Y a esto es a lo que yo suelo llamar ampliación. La propuesta de una antropología trascendental es en rigor una ampliación de los trascendentales, o una ampliación del planteamiento trascendental.

                   Pero no hay ni un empate, ni una lucha por ver quién es lo primero: el fundamento o el hombre. Porque si se dice que el hombre es primero en términos de fundamento, realmente lo único que se ha hecho es desplazar la noción de fundamento, lo cual tiene además notables insuficiencias. Ya digo que, como se trata de una propuesta, se respetan las otras posturas; pero al mismo tiempo hay que marcar las discrepancias, aunque sin apurar el tono crítico. Pero es que me parece obvio: ¿qué se gana diciendo que el fundamento es el hombre en lugar de ser otro que el hombre? Respecto al conocimiento del hombre ¿qué lleva eso consigo? Nada. Y, sobre todo, respecto del progreso o ampliación del saber filosófico, como averiguación de algo nuevo, no se gana nada; en todo caso, nos habíamos equivocado: es una cuestión puramente de ubicación. ¿Qué es el fundamento: algo de lo que nosotros dependemos como seres segundos, o el fundamento somos nosotros, y en consecuencia nosotros somos los seres independientes de los que depende todo?.

                   A veces, sobre todo en el siglo XIX, se ha esgrimido eso, se ha argumentado así: el hombre no depende de nada, el hombre es independiente; esa independencia hace que todo lo demás dependa de él. Bueno, me está usted diciendo que el hombre es la realidad fundamental. Pero eso no es más que un cambio de ubicación; creíamos que el fundamento era éste y ahora decimos que el fundamento somos nosotros, pero eso ¿es una buena averiguación acerca de nosotros? Es una especie de hacerse con lo que parecía externo, que en Feuerbach está bastante clara, por ejemplo, y en el marxismo también. Ha habido un vuelco, por así decirlo, un giro copernicano en la relación fundamento-fundado. Nosotros no somos lo fundado, sino que nosotros somos fundamento; pero la verdad es que en términos de estricta averiguación, en términos de ampliación de la averiguación filosófica eso se anula; porque ¿qué más da?, ¿qué hemos ganado, propiamente hablando? La noción de fundamento ya la teníamos, sólo la hemos reubicado: no hemos ganado nada, no innovamos nociones acerca del hombre.

                   Esta inversión se puede ver claramente entre Newton y Kant. Para Newton el espacio del universo es sensorium Dei; en el fondo se parece mucho a un atributo de Spinoza, es la infinitud en que Dios crea al universo: el universo es una isla en el espacio; por eso el espacio no es creado, es divino: sensorium Dei. ¿Qué hace Kant? Pues dice no: el espacio es sensorium hominis; realmente ¿Kant ha ganado algo respecto de Newton? ¿No se trata simplemente de un distinto sujeto de atribución para una misma noción? Con el cambio de sujeto de atribución ¿se ha conseguido algo, una nueva averiguación?, ¿hemos llevado la investigación más adelante? Parece claro que no.

                   Pues entonces mi propuesta es ésa: decir que la antropología es trascendental es una ampliación del planteamiento trascendental; no se puede hacer en términos de simetrización. Cuando se hace en términos de simetrización, el hombre se torna un ser nouménico, y además hace imposible la metafísica como tratamiento de una realidad trascendente a nosotros, o de una realidad fundamental que nosotros no somos. En rigor, la crítica a la metafísica de Kant, su agnosticismo metafísico, termina contradictoriamente admitiendo la noumenalidad; ¿dónde está ahora el noúmeno? En definitiva en el sujeto trascendental en su versión práctica. No; frente a eso, frente a la simetrización del trascendental, lo que hacemos al ocuparnos de la antropología trascendental y admitir que la antropología no es una filosofía segunda es eliminar el carácter únicamente fundamental de lo primario. Por eso hablar de una antropología trascendental tiene verdadero valor de progreso, aunque repito que es una propuesta.

                   Decimos que lo primario no es únicamente fundamento, sino que hay otros tipos de primariedad, u otro sentido de la primordialidad; y ése otro sentido de la primariedad es justamente el que, digámoslo así, constituye al hombre, o el que aporta el hombre. En suma, hablar de antropología trascendental no es robar al fundamento su carácter de fundamento, y atribuírlo al hombre, no. El fundamento está donde está; acaso habrá que hacer algún progreso en el conocimiento del fundamento, porque es posible determinar mejor lo que significa fundamento, y éste es un tema de la metafísica. Pero el ser humano, siendo primario, siendo trascendental, no es fundamental; ése es el asunto, y a yo lo llamo ampliación de los trascendentales, o ampliación del planteamiento trascendental. La antropología trascendental es así efectivamente trascendental, y no una filosofía segunda; pero no por simetrización, insisto una vez más, sino por ampliación, por el descubrimiento de un sentido de lo trascendental no fundamental.

 La libertad trascendental.

                    Y ¿qué es lo que puede ser no fundamental y sin embargo trascendental? ¿De qué manera podemos colocar a la antropología como un saber trascendental sin apoderarnos con eso de la metafísica, dejando a la metafísica en su sitio? Pues distinguiendo un sentido de lo trascendental cuyo estudio corresponde a la metafísica, y otro sentido de lo trascendental que corresponde estudiar a la antropología, no a la metafísica. Por tanto habrá trascendentales que si no atendemos al hombre no los descubrimos como tales, como trascendentales.

                   El primero de ellos es la libertad. La primariedad del fundamento y la primariedad de la libertad no son la misma. La libertad no se puede decir que sea un trascendental fundamental, ni se puede decir que el fundamento sea un trascendental libre. Ante todo, no se puede decir que la libertad sea fundamento; la libertad no tiene como misión fundar, ni ella misma tiene una estructura fundamental, o de índole fundamental. Por eso, claro, si entendemos a la libertad como fundamento, y eso lo hace Kant claramente, pues entonces no hemos descubierto un nuevo sentido del trascendental, no hemos ampliado la consideración de lo trascendental.

                   Esto es lo que ahora habría que decir: que lo que se recaba al hablar de la antropología trascendental es el carácter trascendental de la libertad; pero a la vez su distinción respecto del fundamento: la libertad no funda. Pero que no funde no significa que no sea primaria, lo que significa es que el carácter primario del fundamento no es un monopolio: el fundamento no monopoliza la noción de prioridad, o de radicalidad. Se puede ser radicalmente libre, o la libertad puede ser radical, sin que la libertad sea fundamento de nada, sin que la libertad sea un tema que corresponda estudiar a la metafísica. A la libertad, evidentemente, quien la tiene que estudiar es la antropología; porque ¿dónde descubrimos la libertad? En el ser humano. Partiendo del ser humano podemos también decir que Dios es libre, pero primero tenemos que considerar al ser humano. No podemos, para hablar de libertad, partir del fundamento tal como la consideración del universo nos permite llegar a él: el fundamento del universo, y en tanto que fundamento del universo -que es como lo descubrimos-, no se puede decir que sea libre.

                   Por eso, aquel desplazar el fundamento para atribuirlo al sujeto humano, lleva a posturas tan oscilantes como la de Kant. Y es que para Kant el sujeto trascendental es fundamento de dos maneras, lo cual ya empieza a resultar sospechoso. Fundamento como ratio essendi de una ratio cognoscendi que es el imperativo categórico. La libertad es ratio essendi: ratio, fundamento del imperativo categórico; y en consecuencia autonomía de la moral, autonomía de la voluntad. Pero hay otro sentido del trascendental en Kant, que es un trascendental que desciende, un trascendental que no se mantiene en su propio nivel; y es el sujeto trascendental en su uso teórico. Allí el sujeto trascendental va hacia abajo, es el punto de partida de una deducción que termina en última instancia en el fenómeno, en la sensibilidad. Kant sospecha, y lo dice claramente, que en ese sentido la aprioridad del sujeto es mala; y no solamente mala, sino radicalmente mala. Cuando Kant habla de mal radical se está refiriendo justamente a esto: a que un sujeto termine en lo sensible; si un sujeto trascendental termina en lo sensible, entonces tenemos una conversio ad creaturas, y por lo tanto el mal radical, porque es el pecado en términos luteranos quien tiene este carácter radical. Es curioso, porque entonces para Kant, lo mismo que para Lutero, conocer es un mal radical; y eso porque se supone que conocer es conocer objetivamente, temáticamente, el mundo sensible; o conocer llenándose de contenidos sensibles, conocer un objeto lleno de contenidos sensibles, lo que Kant llama objeto de experiencia. Pues bien, admitir esos dos sentidos de la trascendentalidad del sujeto tiene sus aporías; pero el sujeto kantiano, insisto, es trascendental de esas dos maneras: es trascendental en su sentido real pero no objetivo, el de la Crítica de la razón práctica, y es trascendental respecto de objetos, pero no con sentido real, en la Crítica de la razón pura.

                   Naturalmente estas observaciones o alusiones a Kant son aclaratorias de la diferencia que hay entre su planteamiento y el planteamiento de una antropología trascendental tal como yo la propongo. Pero eso no quiere decir que yo le tenga una especial inquina a Kant, o que quiera hacer una antropología trascendental frente a Kant, o en un sentido estrictamente distinto del kantiano. No; en primer lugar porque a Kant yo no le concedo tanta importancia como para ser un punto de referencia sobre el cual montar una gran rectificación. Y por otra parte porque me parece que lo que dice Kant, desde cierto punto de vista y teniendo en cuenta los límites y el contexto histórico de Kant, no es que se pueda admitir, pero sí al menos se puede entender; y lo que se puede entender no hay por qué despreciarlo. Pero no se trata de despreciar, se trata más bien de decir que se queda corto. La libertad es trascendental, pero no como ratio essendi, o como fundamento, porque la libertad no funda nada; pero no funda nada porque lo propio suyo no es fundar.

                   A veces se dice que la persona es causa, y que eso es la libertad, porque si no, caemos en el determinismo. Yo repito que la libertad no funda; y si la libertad no funda, ¿caemos entonces en el determinismo? No, la libertad no funda, porque no le corresponde; no es lo suyo fundar: lo suyo es más bien otra cosa. Es decir, ciertamente hay algo que depende de la libertad: la libertad da lugar a algo que depende de ella. Pero ese depender de la libertad no es exactamente una causación, o una fundamentación, sino que es más bien la esencia del hombre. Y aquí quiero hacer una precisión levísima, pero a mi modo de ver muy interesante, o para mí muy importante: yo cuando hablo del ser, hablo siempre del ser humano, no del ser del hombre; en cambio cuando hablo de esencia nunca digo esencia humana, sino esencia del hombre. Quizá se me escape alguna vez por comodidad, pero procuro mantener este criterio. Pues bien, la libertad trascendental tiene la posibilidad de dar lugar a algo suyo en otro nivel, al que también llega; pero entonces es una libertad, digámoslo así, de segundo nivel. Y así entiendo eso a lo que da lugar la libertad, y que otros dicen que es causado por ella. La libertad personal da lugar a una libertad psicológica, por ejemplo, o a la libertad moral, o a la libertad de elección, etc., las cuales no son trascendentales, sino como derivaciones de la libertad trascendental. Yo suelo decir que son como las vertientes de la libertad, las vertientes en el sentido de una montaña; la montaña tiene laderas, pues la libertad trascendental, que es un ápice, tiene unas laderas; ¿son causadas esas laderas por la libertad? No, yo no diría que son causadas, ni que son fundadas. Lo que ocurre es que la libertad llega a ellas, se muestra en ellas.

                   Por otro lado, el determinismo es hoy insostenible, pero no ya en relación con la libertad, sino que es insostenible como tesis. El determinismo es una tesis moderna, que depende de que existan condiciones iniciales y de que las condiciones iniciales sean en número finito, y además fijas. Pues bien, hoy se sabe que no tienen por qué cumplirse estos requisitos, pero sin ellos ni siquiera cabe hablar de condiciones iniciales. Hoy el problema central de todo físico teórico es la noción de condición inicial, pero sin la noción de condición inicial, la idea de un determinismo, de que hay procesos enteramente determinados, no se puede sostener.

                   Pero aún más: yo diría que la libertad, en cuanto que se vierte, o en cuanto que aparece en el nivel de la esencia humana, y por lo tanto también en el nivel de los actos humanos, tiene un sentido peculiar que es más que el mero no dejar que el determinismo lo invada todo; porque ya digo que el determinismo no invade nada, puesto que hoy no se sabe lo que quiere decir determinismo. La libertad hace algo más: la libertad lo que hace es intervenir en procesos. Y entonces no es que cause los procesos, sino que la eficacia de la libertad, la libertad esencial o la libertad en la acción, consiste en poner fin: cerrar un futuro, anular un futuro, y abrir otro; eso es intervenir en procesos. Pero intervenir en procesos de tal manera que lo que iba a ser no será nunca, y será lo que sin la libertad no sería nunca. ¿Eso quiere decir que lo cause? No, no lo causa; lo que pasa es que abre otro proceso. La libertad, en sentido moral y en sentido práctico, es como una capacidad de discernimiento de futuros, de anulación de un futuro y apertura de otro; pero naturalmente esos futuros son como direcciones de procesos en los que al interferir la libertad cambian de sentido; de esta manera se podría decir que la libertad es creadora; pero ¿es fundamento? Fundamento, en sentido metafísico, que es el auténtico sentido de la palabra fundamento, no.

                   Me he entretenido en estas cuestiones, que parcialmente son preliminares, justamente porque mi planteamiento es una propuesta; y por lo tanto estas consideraciones preliminares son inherentes, por cuanto ante todo hay que determinar el exacto valor que yo le atribuyo a la propuesta. Yo propongo que se puede hacer una antropología trascendental, pero no a costa de nada, sino en forma de una ampliación, en el modo de una ampliación. No a costa de nada quiere decir no en la forma de una oscilación, o de una simetrización; porque entonces en rigor no ha habido una ganancia cognoscitiva. Cuando se dice que la libertad es ratio essendi, en rigor lo que pasa es que no se entiende lo que es el amor, no se entiende lo que es la libertad. Y cuando se confunden intelección y verdad, en rigor no se sabe lo que es la verdad ni lo que es la intelección, etc.

 Los trascendentales humanos.

                    Si ahora atendemos un poco más a la filosofía clásica, habría que decir que también ellos se quedaron cortos respecto de la libertad, o respecto de la antropología; y sin embargo si uno le da vueltas a las cosas que dicen acerca de los trascendentales, entonces algunas sugerencias se podrían aprovechar y decir que hay trascendentales personales, trascendentales humanos, o trascendentales que sólo se descubren estudiando al hombre. La palabra trascendental es acuñada por primera vez, aunque con fuertes precedentes griegos, en la Edad Media. Trascendental, en el sentido clásico, se refiere justamente a las nociones más amplias; es decir, trascendental significa, estrictamente desde Aristóteles, metacategorial: lo que está más allá de las categorías. Posteriormente, la noción de trascendental ha tenido en la Edad Moderna una serie de inflexiones, algunas de ellas implícitas en lo que les estoy diciendo acerca de la simetrización; y por mi parte ha experimentado otra; veamos.

                   Cuando los medievales hablan, por ejemplo, de la verdad como trascendental y del bien como trascendental dicen que son trascendentales relativos, es decir, que no hay verdad si no hay intelección, y no hay bien si no hay voluntad. Ahora bien, si la verdad es trascendental y el bien también, entonces ¿cómo no decir que son trascendentales sus correlativos? La intelección tiene que ser tan trascendental por lo menos como la verdad, y la voluntad también. Pero la trascendentalidad de la inteligencia no se puede confundir con la de la verdad, como ocurriría al decir que lo que se piensa es verdadero justamente porque se piensa; eso sería otra vez simetría. No: se trata más bien de una trascendentalidad correlativa; relativa dicen los clásicos, pero se puede decir correlativa: la inteligencia está abierta a la verdad, puesto que sin inteligencia no hay verdad. ¿Eso quiere decir que la inteligencia funde la verdad? La intelección no funda la verdad, tiene una prioridad propia lo mismo que la verdad tiene también su propia prioridad; y lo mismo pasa con el amor, es decir, con el bien y la voluntad, ¿qué corresponde en la voluntad al bien? Pues algo tan trascendental, por lo menos, como el bien: el amor; el amor también es un trascendental, pero es un trascendental personal. Kant también dice algo al respecto: el hombre es lo verdaderamente bueno; lo santo es una buena voluntad[3]. Pero ¿se puede hablar de trascendentalidad de la voluntad en términos de bondad, o hay que hablar de trascendentalidad de la voluntad en términos de correspondencia con el bien? Y entonces esa correspondencia con el bien ya no será el bien, sino el amor. El amor es primordial respecto del bien, aunque también el bien es primordial en su orden.

                   Estas observaciones me parece que contribuyen también a aclarar la ampliación de los trascendentales. La antropología trascendental entendida como ampliación de los trascendentales de ninguna manera se hace con desdoro para con el orden de lo trascendental metafísico. No hay un robo, como decir que la verdad es la intelección, el bien es la voluntad, o la libertad es el fundamento; no se dice nada de eso. Se dice que hay un sentido del trascendental que amplía los trascendentales metafísicos. Existe un precedente clásico, aunque no esté claramente visto, que dio lugar a una serie de discusiones bastante serias. Quien yo creo que lo discute a fondo, precisamente porque no había una postura suficientemente firme, o clara, en torno al asunto, es justamente Duns Scotto. El gran problema que plantea Duns Scotto es éste: ¿qué es prius la verdad como entendida o la intelección de la verdad?. En Ockham también tenemos lo mismo: ¿qué es prius la bondad o la voluntad?; ¿es la voluntad lo realmente trascendental, de tal manera que el bien depende radicalmente de la voluntad? En Ockham hay ya una inversión, una simetrización bastante clara, que es su voluntarismo teológico.

                   Yo creo que los trascendentales se convierten entre sí; y que eso se puede sostener, pero no mostrar, respecto de los trascendentales metafísicos. En metafísica la convertibilidad hay que verla tan sólo como orden; es decir, que para afirmar que los trascendentales se convierten entre sí lo que hay que decir ante todo es con qué orden: cuál es el primero, cuál es el segundo, cuál el tercero -supuesto que los trascendentales sean tres, el ser, la verdad y la bondad, que es lo que a mí me parece; y además el uno, que es trascendental pero de un modo peculiar-; esto en lo que respecta a los trascendentales metafísicos. En cambio cuando se trata de los trascendentales personales, o de esa ampliación que es la antropología trascendental, ahí me parece que sí: que la convertibilidad es más claramente advertible. A mí me parece que intellectus y libertad se convierten, y que libertad y amor se convierten. Un amor no libre no se puede llamar propiamente amor, o no es trascendental; sería deseo, sería ser atraído por..., etc., pero no amor en el sentido fuerte de la palabra, que es donal, donatio. Creo que es más fácil ver que son convertibles los trascendentales personales que los trascendentales metafísicos. Cierto que no puede haber un ser sin que sea verdadero, sí; pero ¿cómo el ser es verdadero? Sólo... según cierto orden, habría que decir. Una cosa es ver la necesidad de la conversión, entendiendo por conversión que no pueda ser uno sin el otro, y otra mostrar la conversión. No puede darse una verdad que no sea la verdad del ser, y tampoco es un ser que sea enteramente extraño a la verdad, o al bien, etc. En ese sentido se dice que en última instancia hay que hablar de convertibilidad; pero en metafísica me parece que no se ve tan claramente cómo es la convertibilidad. En cambio en el caso de los trascendentales humanos, eso se ve más claro;  que libertad e intelección, y que libertad y amor son trascendentalmente convertibles, yo creo que sí se ve.

                   Lo que se propone es que la noción de trascendental se puede ampliar: hay más trascendentales que los que se pensaban o se reconocían propiamente como tales; y, a la vez, algunos de los que se pensaba que eran trascendentales no lo son. En la lista de trascendentales que plantean los medievales ni están todos los que son, ni son todos los que están. Recordarán ustedes la lista de los trascendentales que aparece en los manuales, fundamentalmente tomada de las obras de Tomás de Aquino[4], en donde hay una elaboración muy rica de este asunto. Aliquid y res se suelen poner en la lista de los trascendentales; pues yo creo que el aliquid y la res no son trascendentales. Y me parece que puedo mostrar que no lo son; pero, eso tampoco tiene demasiada importancia, porque ambos son unos trascendentales un poco raros dentro del mismo planteamiento clásico.

 La unidad trascendental.

                    Y creo también que la cuestión del trascendental uno, la trascendentalidad del uno, es muy difícil, y que no está resuelta por ninguna filosofía; pero ante todo no está resuelta por quien la sacó a la luz, que en rigor fue Platón. Aunque Platón no habla de trascendentales, sin embargo la doctrina de la unidad, de que la unidad es trascendental, se la debemos a Platón. ¿Cómo el uno es trascendental? Porque si hay un trascendental que es especialmente afectado por la propuesta de ampliación es éste, ya que proponemos una distinción entre los trascendentales metafísicos y los trascendentales humanos; ¿qué decir entonces de la unidad?. La importancia del uno, incluso la primordialidad del uno, o la identificación entre uno y fundamento, está bastante clara en Platón, sobre todo en el último Platón; y está directamente retenida por Plotino. La discusión sobre si el uno o el ser son lo primero, es decir, sobre si al fundamento hay que llamarlo ser antes que uno, o hay que llamarlo uno antes que ser; o que si se le llama uno ya no se le puede llamar ser, y si se le llama ser ya no se le puede llamar uno, etc. ha desencadenado una larga discusión, una larga polémica. Las polémicas filosóficas son siempre fecundas, entre otras cosas porque cuando se polemiza en filosofía, si realmente la polémica es seria, se traen a colación, y la mente se ocupa de asuntos muy importantes; y como son asuntos muy importantes, de la discusión se puede esperar, y seguramente puede ocurrir, que se logre alguna averiguación.

                   Una de las averiguaciones que me parece lograda acerca del uno, y a la que yo también me apunto, por decirlo de alguna manera, y además tengo que aprovechar precisamente para proponer la ampliación del trascendental, es que la unidad, el uno, es trascendental siempre que uno no signifique único, que no signifique monon, o no signifique todo. Recuerden ustedes lo que dice Parménides cuando habla de que el ser es uno,  y además el ser es todo; pero es uno en el sentido de que no hay más que ser; ahí uno se puede traducir por único, de donde procede el famoso problema de la unidad y la pluralidad: ¿cómo hacer compatible la pluralidad con la unidad y la unidad con la pluralidad? Asunto largamente discutido y largamente examinado durante muchos siglos.

                   Es curiosa esta capacidad que tienen los grandes filósofos de ocuparse siempre de los mismos asuntos, sin llegar a aclararlos y sin embargo no por ello cejando. La capacidad para conseguir mantener la mente en un asunto que no se acaba de dominar, pero cuya importancia se percibe, se nota claramente, o se experiencia intelectualmente. Ese es uno de los grandes méritos del filósofo, de la mente que se dedica a la filosofía; la filosofía enseña a eso, a no desistir. La vida práctica más bien invita, muchas veces, a desistir: cuando las cosas no salen bien, o cuando se tuercen, entonces se dejan; cuando un problema parece insoluble, no se acaba de ver con toda claridad, pues entonces... la zorra y las uvas: como no podía hacerse con ellas, dijo que estaban verdes y se marchó; ésa es la postura práctica, pero no es una postura estrictamente teórica, no es la postura filosófica. El filósofo es capaz, y el que no lo sea es un filósofo sólo a medias, de mantenerse; cuanto más difícil sea un asunto, mejor; cuanto más le cueste a uno resolverlo, mejor; cuantos más siglos se haya tardado en madurar un problema, mejor. Con frecuencia se dice que los filósofos siempre están con peloteras, pegándose entre sí, y que eso es señal de que no saben nada cierto; a veces los científicos argumentan de esa manera. Pero el filósofo no puede aceptar esa argumentación, la debe invertir: estamos dirimiendo largamente un asunto porque no acabamos de verlo; y no se acaba de ver porque es un tema que merece la pena, capaz de poner en marcha, de tensar, todos los recursos de la mente humana.

                   En este asunto de la unidad, yo no creo que haya acabado de verlo -eso sería una última palabra-, sino que más bien he despejado un poco la cuestión: uno no puede significar monon. Y eso es lo que estaba subyaciendo y hacía insoluble el secular problema de lo uno y lo múltiple. Se intentó alguna solución, como hablar de analogía, o hablar de koinonía, etc.; pero siempre tenía algo como de solución lógica, o de una solución arbitrada ad casum. Ya que había que hacer compatible la pluralidad y la unidad, pues se acudía a una cierta compatibilidad. Pero no: lo que hay que decir es que la ampliación del trascendental elimina la confusión entre uno y único, o entre uno y todo. Esa confusión permanece también en la filosofía moderna. Hegel lo formula así: lo verdadero es el todo[5]. La filosofía de Hegel es una filosofía de la totalidad, y esa totalidad es el uno. La dialéctica es una solución al problema del uno y lo múltiple, pero una solución de compromiso, en la que el uno simplemente se hace cargo de lo múltiple, lo engloba, y de esa manera se constituye como totalidad sintética, como begriff abarcante.

                   Repito que al que afecta más, o con el que tiene más que ver, la noción de ampliación es justamente al trascendental uno. El uno tiene mucho prestigio, aunque hoy hayamos como renunciado a él; pero yo creo que hemos renunciado al uno en gran parte por desmoralización: nos hemos desmoralizado. Hay filósofos, y siento decirlo porque son contemporáneos míos, o más jóvenes que yo, que están desmoralizados; y están desmoralizados precisamente por este asunto del uno, que se les hace indigesto. Renuncian al uno como todo, y no saben resolver el problema del uno y lo múltiple. Y renunciando a la unidad, hablan de pluralismo: el puro pluralismo, la aceptación de la pura diferencia como insoluble, diferencias cuya convocatoria o cuya unidad no hay manera de encontrar. Que haya que aceptar definitivamente el pluralismo, provoca a veces una fuerte reacción en el plano político que es el llamado fundamentalismo; por ejemplo, el fundamentalismo islámico, que es el rechazo total del pluralismo. El uno tiene que ser compatible con la diferencia, es decir, el uno tiene que ser compatible con la ampliación; no se puede hablar del uno como un bloque. También por esto digo que se trata de una propuesta; decir que se propone algo, si se es coherente, si realmente lo que se presenta se presenta como propuesta, evidentemente elimina el dogmatismo. Porque, en definitiva, el dogmatismo, y ahora me parece que podemos decirlo, es el absolutismo del uno, es decir la confusión del uno con lo único, o con el todo. Pero evitar esta confusión no conlleva negar que el uno sea trascendental; simplemente, no es trascendental de esa manera, tiene que serlo de otra.

                   Es decir, el sentido trascendental del uno tiene que librarse de esa connotación de totalidad o unicidad, y eso es una solución que es enteramente solidaria con que la ampliación del trascendental sea una propuesta, no se si lo ven ustedes. Pero es manifiesto que si hay que ampliar los trascendentales es porque la prioridad no tiene un único sentido: no es sólo el fundamento. No es que no sea fundamento, pero no es sólo fundamento. Y entonces el uno tampoco puede ser sólo fundante de lo múltiple, como si lo plural estuviese por debajo del uno, como a veces se suele decir. Hegel lo dice también; para él lo plural tiene que ser atrapado en el uno, y salvado de su particularidad, que lo hace falso. Salvado por la unidad es totalización; pues no. Ultima palabra, no. En rigor, si el uno es el todo es la última palabra; y les había dicho que la última palabra es falsa siempre.

                   Esta es una actitud coherente con lo que vengo diciendo: que la antropología trascendental es una propuesta. La filosofía temáticamente propone, y por lo mismo, va ampliando; hay un planteamiento, y entonces ahora propongo ampliarlo; evidentemente propongo añadirle: he averiguado algo distinto, he avanzado. Así la filosofía sigue su marcha, es coherente con ella misma, no se paraliza, no se esclerotiza en formulaciones que se consideran definitivas. No; en filosofía las formulaciones no son definitivas; se pueden mantener, y muchas de ellas se deben mantener porque son verdaderas, pero eso no quiere decir que sean lo último, aquello más allá de lo cual no se puede ir. Estoy siendo algo reiterativo, pero la expresión reiterativa me parece que es la única manera de formular un pensamiento que intenta ser coherente consigo mismo.

 La unicidad como método.

                    Entonces, si la cuestión está en el uno, es decir, si aquello que es afectado por la ampliación trascendental es el uno, entonces, para poder proceder a la ampliación, es menester una averiguación acerca del uno, hecha lo más precisamente posible. E insisto, lo primero que hay que decir acerca del uno es que uno y unicidad no son equivalentes: el uno trascendental no es la unicidad; y tampoco es el ideal de sistema, es decir, la totalidad. Pues bien, ahora hay que añadir que la noción de unicidad, sin embargo, es una noción que podemos formular, y de hecho formulamos. Más aún, nuestra mente la formula casi siempre, funciona a base de ella. Y he ahí justamente donde se encuentra la dimensión metódica, es decir, la línea según la cual se pueden establecer temáticamente las nociones trascendentales en tanto que se intenta ampliarlas. Si se admiten trascendentales metafísicos, la metafísica se ocupa de trascendentales, y se admiten además trascendentales antropológicos, la antropología es también filosofía trascendental. Donde está el asunto es ahí, en el uno; y si está en el uno hay que decir que el uno es el obstáculo. Mientras no sepamos ir más allá de lo único, o si no somos capaces de ir más allá de lo uno como único, entonces esta propuesta es una propuesta vana, no se puede formular en serio. De manera que en la unicidad del uno es donde se concentra el aspecto metódico de la ampliación trascendental. O con otras palabras: si vamos a avanzar, avanzaremos en la misma medida en que dejemos, en que abandonemos -yo lo digo así-, la noción de unicidad.

                   Porque la noción de unicidad acompaña a nuestro pensamiento siempre que pensamos objetivamente; cuando pensamos así, pensamos únicamente aquello que pensamos, y lo pensamos como uno y lo mismo. No se si alguna vez he hablado de temas de teoría del conocimiento aquí en Málaga, o si ustedes han leído el Curso de teoría del conocimiento[6]; aunque la verdad es que ya en El acceso al ser[7] empecé a formular esto: es la primera vez que me encontré con una evidencia, por así decirlo, neta. En definitiva la unicidad es lo peculiar del conocimiento objetivo. Aristóteles lo dice así: sólo se conoce lo uno[8]; cuando se conoce se conoce lo mismo que se conoce; esto es verdad si se conoce objetivamente. Por lo tanto, para deshacer la confusión, o para destacar el trascendental uno sin confundirlo con el monon, con lo único, tenemos que ser capaces de ir más allá del objeto, del pensamiento o del conocimiento objetivo; puesto que el conocimiento objetivo es justamente el conocimiento de lo mismo. Cuando conocemos objetivamente conocemos únicamente lo que conocemos; al objeto lo conocemos siempre como único. Podemos decir que hay dos objetos, o tres objetos; pero cuando percibimos tres objetos, ésa trama de objetos es uno, los conocemos unitariamente, constituyen lo que pensamos ahora, y eso lo pensamos como único, como una unicidad, que es justamente lo que pensamos. Al pensar objetivamente pensamos lo que pensamos, ni nada más ni nada menos; eso es unicidad.

                   Pues bien, a esa unicidad yo la llamo el límite del pensar; de manera que para poder formular la propuesta encontrando un método según el cual esa propuesta vaya adelante, es menester abandonar el límite, es decir, es menester pensar pero no objetivamente. La metafísica, los temas metafísicos, tampoco se puede pensar objetivamente; si se piensa objetivamente lo primero, lo primario en términos de fundamento, no se piensa adecuadamente, o se piensa mal; y naturalmente, si se piensa sólo objetivamente entonces no se puede conocer tampoco el carácter trascendental de la libertad, ni de la intelección, ni del amor, que son los grandes trascendentales humanos.

                   Repito, ampliar el trascendental, decir que no sólo es el fundamento, y no sólo la libertad, etc. a lo que afecta dentro de la doctrina clásica de los trascendentales es al uno. Por ello hay que decir que el uno será trascendental, pero no como único. Y entonces ¿qué significa único? Unico significa justamente límite; y ¿qué es el límite en términos de conocimiento? El objeto; al pensar pensamos lo que pensamos y nada más, y exclusivamente aquello que pensamos. Luego entonces evidentemente si pensamos eso exclusivamente y nada más, pensamos únicamente eso, pero no pensamos más; ahora bien, pensar objetivamente significa estrictamente lo dicho: pensar lo que se piensa y nada más; tampoco nada menos, pero nada más. El pensamiento objetivo no es ampliable; en rigor lo que pasa es que el pensamiento objetivo no es trascendental. Los trascendentales no se pueden conocer objetivamente: ni los trascendentales metafísicos, ni la trascendentalidad del ser humano, cifrada en el ser libre.

 Unicidad y fundamento.

                    Hay un estudio mío que se llama El conocimiento habitual de los primeros principios[9] en que intento hacer ver esto respecto del fundamento; y los primeros principios son lo primario en términos de fundamento. Ya si se habla de primeros principios se evita la unicidad, porque son discernibles los primeros principios, no un único primer principio, sino varios primeros principios. Yo trato de demostrar allí que toda formulación objetiva de los primeros principios cae en aporías insolubles; y que sólo si logramos pensar más allá, si abandonamos el límite, es decir, si no objetivamos los primeros principios, podemos conocerlos en cuanto discernibles. Es decir, el conocimiento de los primeros principios no es objetivo sino que es habitual; no corre a cargo de una operación cognoscitiva, que es la objetivante según lo que Aristóteles llamaba praxis teleia, o energeia, sino que corre a cargo de un hábito: el hábito de los primeros principios; sólo entonces se puede excluir el monismo que siempre amenaza a la metafísica.

                   En la historia de la metafísica siempre se ha cernido sobre ella el monismo, o, como a veces se dice, el panteísmo. Antonio Millán Puelles dice que la gran tentación del filósofo es el panteísmo, entre otras cosas porque el planteamiento de Millán es muy objetivista. Mi propuesta es ir más allá del objeto; para ir más allá del objeto es menester, aunque también se puede hacer de otra manera, pero en última instancia es menester conocer no sólo con operaciones, sino conocer de una manera que no sea operativa; ésa manera no operativa de conocer los clásicos la llamaban hábito, hábito intelectual, hábitos de la inteligencia. Yo cuando empecé no la llamaba así, sino que decía simplemente que tiene que ser un conocer inobjetivo, y como lo tenía bastante neto y lo tenía que proponer, así lo dije en El ser I: la existencia extramental[10], donde se expone el abandono del límite en orden a los primeros principios. Hay varias maneras de abandonar el límite; yo le llamo distintas dimensiones del abandono del límite; en ese libro se explora una, la primera, de ellas: la dimensión respecto del fundamento. Si se abandona el límite respecto del fundamento, el fundamento no es único, y eso son los primeros principios.

                   Los primeros principios yo creo que son tres; por lo menos dos de ellos son muy claramente primeros principios, el principio de contradicción y el principio de identidad; el principio de identidad sería realmente el trascendental uno, pero no como único. Hay también un primer principio que es el principio de causalidad; se pueden admitir esos tres primeros principios, pero al menos dos están muy claros, la identidad y la contradicción. El primer principio de identidad se distingue del primer principio de contradicción; pero objetivamente no se los puede distinguir, objetivamente los dos se mezclan. Si se es no contradictorio, o para ser no contradictorio, es menester ser idéntico; por otra parte así es como en el libro gamma propone Aristóteles el principio de contradicción, aunque no lo propone solamente así. No se puede decir y no decir lo mismo de lo mismo a la vez, es decir, objetivamente; no se puede decir perro es blanco, y decir perro no es blanco, porque blanco es una mismidad y no blanco otra mismidad. Pero entonces la mismidad es ahí la identidad, y está vinculada al principio de contradicción. A no es no A, porque es A; y A es A, porque no es no A. A eso yo lo suelo llamar la macla, la conjunción de dos primeros principios. Por lo menos el principio de identidad y el principio de contradicción son primeros principios, pero son principios diferentes. Sólo si se puede abandonar el límite, es decir, si se pueden conocer inobjetivamente esos dos primeros principios, sólo entonces se los conoce como diferentes. Con ello se elimina la unicidad del fundamento.

                   Fíjense ustedes que cuando se produce esa simetrización del fundamento que es característica del pensamiento moderno se hace extraordinariamente difícil estudiar la pluralidad principial. Si el principio es el sujeto, queda pendiente el problema de la intersubjetividad; el sujeto trascendental kantiano no es intersubjetivo, sino que es unisubjetivo. Y entonces se le acusa de subjetivismo, pero no es propiamente subjetivismo, sino monismo. Por otra parte esto también Husserl empezó a adivinarlo; intentó abordar el tema y no le salió: después de estudiar el ego trascendental tenemos que estudiar la intersubjetividad; pero aquí nos encontramos otra vez con el problema. ¿Tiene sentido hablar de un ser personal, un ser libre, inteligente y amante, aislado? Un ser libre es una persona; se le puede llamar también sujeto, pero como la noción de persona es anterior conviene utilizarla. Y ¿cabe una persona única? Ya he dicho que un primer principio único no cabe, lo que ocurre es que cuando objetivamos el principio de identidad y el principio de contradicción los mezclamos; y entonces oscilamos entre uno y otro. Todas las formulaciones objetivas de los primeros principios los estropean, justamente porque no caben en el objeto; como el objeto los unifica, en el sentido de intentar verlos como únicos, es decir, si se consideran los dos, ambos tienen que ser lo mismo, pues entonces se desiste en orden a su discernimiento. O se logra una tematización no objetiva de los primeros principios o no se pueden considerar netamente cada uno de ellos. Conocer netamente cada uno de ellos es conocerlos justamente como discernibles, como no mezclados.

 Unicidad y persona.

                    Pero cuando se trata de la persona el asunto se hace todavía más serio: ¿se puede hablar de unicidad de la persona? De unicidad del objeto sí: hay unicidad en el objeto porque el objeto es el límite; pensamiento objetivo es pensamiento limitado: ésa es la propuesta metódica. Pero ¿se puede hablar de una sola persona?, ¿no es la noción de persona única un absurdo? Yo creo que esto se ve con mayor claridad incluso que la imposibilidad de unicidad de los principios. Los tres primeros principios, ¿son el mismo primer principio? No. Y ¿un único primer principio? No. Ni son el mismo, ni son un único principio. Pero para conocer eso hay que conocerlo inobjetivamente, y eso se consigue con el conocimiento habitual o experiencial. Yo también le llamo experiencial, porque es experiencia de la realidad; es el llamado por la tradición hábito de los primeros principios. En la filosofía tradicional hay muchas piezas que, cuando uno las lee, puede recoger. Luego, lo que pasa es que cuando vamos a ver cómo interpretan el conocimiento habitual, entonces no puedo estar de acuerdo con ellos; porque lo entienden simplemente como una preparación para el pensamiento operativo u objetivo, y eso me parece que es una equivocación. Lo respeto porque, insisto, esto es una propuesta; no se trata de destruir a nadie, ni de meterse en la cabeza de alguien y tratar de cincelarla; eso es una estupidez, y además es inhumano. Eso sería creer que uno es la única persona, que los otros no son personas; o querer hacer a los otros personas desde uno, fundarles; pero ¿la persona funda la persona? La persona humana, desde luego, no funda a la persona humana. La persona humana puede ser procreada, pero no fundada; y además no por una persona sino por dos. La noción de persona humana única es un contrasentido.

                   No es simplemente un hecho de experiencia: que somos muchos; no es eso. Es que una sola persona humana es un absurdo; no una contradicción, sino un absurdo: es imposible. Pero si la persona humana no es única, sino que hay una pluralidad de personas, lo difícil es pensar esa pluralidad en tanto que hondamente radical, puesto que cada persona es persona, y todas ellas son irreductibles, y además no están separadas, ya que al estar separadas cada una de ellas sería por su parte única; y entonces habría que intentar una totalización hegeliana, cosa que ni tiene sentido, ni a Hegel se le ocurrió. No, las personas son irreductibles entre sí; no hay algo superior a las personas que haga de ellas una totalidad. Luego entonces no hay más remedio que decir, para pensar a fondo al ser humano, que no puede ser único; y que por lo tanto sólo es humano si tiene que ver con otros seres humanos, lo que exige abandonar el pensamiento objetivo. Esto es lo que yo suelo llamar coexistencia. La diferencia que hay entre el ser tal como se ve metafísicamente y el ser como lo ve la antropología -y esto es la ampliación del trascendental- es que el ser es meramente ser, cuando se está en metafísica, pero cuando se trata de la persona no: cuando se trata de lo personal hay que decir que propiamente hablando no es ser, sino que es ser con: coexistencia. Ser persona es coexistir; pero si persona es radicalmente coexistir, el tema de la intersubjetividad está resuelto en su base, de entrada; está radicalmente resuelto.

                   ¿Por qué Husserl no lo podía resolver? Pues porque si se parte de que la persona es cada persona, la intersubjetividad se podrá sentar en todo caso como una relación accidental, o como una relación que tiene lugar de hecho, puesto que hablamos unos con otros, nos relacionamos afectivamente, etc.; pero eso no es trascendental, ni es primordial. Pero la intersubjetividad es primordial; ninguna persona es la que es ella sola, ninguna. El carácter único en la persona es la soledad; y la soledad es la tragedia personal, la tragedia nietzscheana en definitiva. La filosofía de Nietzsche es una filosofía trágica porque es una filosofía de la soledad. Recuerden esa frase del Zaratustra que aparece en el Ecce homo: todo sol es frío para otro sol[11]; es la negación del ser personal en coexistencia, o como coexistencia. La coexistencia es otro de los temas que sin abandonar el límite no hay manera de formular. Porque, insisto, coexistencia no significa que uno primero sea uno mismo y después se relacione con otros; coexistencia significa que la persona es de índole dialógica, no monológica sino dialógica. La persona está abierta radicalmente a otras, y en definitiva está abierta a Dios personal.

                   Dios en cuanto personal ¿puede ser unipersonal? Es evidente que la metafísica no puede plantearlo; a lo sumo llega a decir que Dios es la identidad por encima del uno como único, pero no puede decir más. Pero desde el punto de vista de la antropología, que nos descubre el ser personal, un Dios unipersonal sería un Dios condenado a la soledad; un teísmo trágico, como el del Dionisos nietzscheano. Otra cosa es que esto lo podamos terminar de entender; desde luego, no: es un misterio, el de la Santísima Trinidad; pero, en todo caso, desde donde podemos entrever esto es desde la antropología trascendental. Si no establecemos la noción de persona, y no la establecemos como intrínsecamente coexistencial, no podemos abrirnos al tema de la(s) persona(s) divina(s). Dios puede ser primer principio, pero de ahí no se conoce que sea persona; se averigua en consideración al ser humano. Además así es como ha sido históricamente elaborada la noción, porque la primera elaboración de la noción de persona es justamente referida a Cristo, hombre y Dios. ¿Cuál es su unidad? La persona divina. ¿Dónde subsisten las dos naturalezas? En su persona. La persona fue inicialmente un tema teológico. Respecto del hombre yo creo que no se han aprovechado todas las virtualidades que tiene. Ante todo ésta: una persona sola es imposible, absolutamente imposible; una persona humana sola desde luego es imposible.

                   Cuando se narra en el Génesis la creación de Adán, supuesto que Adán fuera antes que Eva, porque naturalmente se trata de una narración, ¿qué era en tal situación? Y dijo Dios: no es bueno que el hombre esté solo[12]; el hombre no puede estar solo, porque no es ser solo, sino que es ser con, es coexistencia. Y esto, si no se abandona la objetividad, la mismidad, la unicidad, no se puede pensar; de manera que una antropología trascendental bien formulada requiere también aludir a su dimensión metódica; porque es una propuesta, pero no una mera proclama, y hay que desarrollarla coherentemente. Por otra parte tenemos una cierta experiencia de que la soledad al ser humano le sienta muy mal, y de que un ser humano separado de todo ser humano en la infancia no llega a ser hombre, no se hace un hombre pleno nunca, y si pasa un cierto tiempo aparecen problemas de reversión. El famoso asunto de los niños lobos, de los que hay por lo menos cuarenta y tantos casos documentados; niños que han crecido al margen de toda civilización, que han podido subsistir al margen de toda relación con seres humanos; pero que no tienen reacciones humanas. La coexistencia tiene que ver con la familia, porque de ella depende el desarrollo del sistema nervioso. Y el aprender a hablar, porque ¿cómo se puede aprender a hablar si no se aprende de otros? En suma, el hombre no está hecho para ser solitario, el hombre no es un ser monádico; pero si lo objetivamos, si conociéramos estrictamente al ser humano de modo meramente objetivo, tendríamos que decir que el ser humano es único: es eso y nada más que eso; pero el ser humano no es eso y nada más que eso, sino que está constitutivamente abierto. Esa apertura lo hace a él mismo trascendental, trascendens; y ese trascender no es hacia el imperativo categórico, porque el imperativo categórico es impersonal; ¿cómo es posible que yo me conozca en el imperativo categórico? Yo sólo me conozco si me conozco como coexistente; si no, no me conozco, porque soy coexistente.

 


 

[1]                        Cfr., por ejemplo, Quién es el hombre (Rialp, Madrid 1991) y Presente y futuro del hombre (Rialp, Madrid 1993); especialmente el c. 7 de éste último: Por qué una antropología trascendental. Y también Libertas trascendentalis “Anuario filosófico” Pamplona XXVI-3 (1993) 703-16.

[2]                        Cfr. Fenomenología del espíritu, prólogo II, 1.

[3]                        Cfr. Crítica de la razón práctica I, II, p. 94.

[4]                        Cfr. De veritate 1,1; De natura generis 2.

[5]                        Cfr. Enciclopedia de las ciencias filosóficas $ 14.

[6]                        Curso de teoría del conocimiento. Eunsa, Pamplona; v.I: 1984; v.II: 1985; v.III: 1988; v.IV-1ª parte: 1994.

[7]                        El acceso al ser. Universidad de Navarra, Pamplona 1964.

[8]                        Cfr. De anima 425 b 27; Metafísica 1037 b 25; Parva naturalia 447 b 18.

[9]                        El conocimiento habitual de los primeros principios. Servicio de publicaciones de la universidad de Navarra, Pamplona 1993.

[10]                       El ser I: la existencia extramental. Universidad de Navarra, Pamplona 1966.

[11]                       “Frío para con los soles, así camina cada sol” Ecce homo: Así habló Zaratustra 7. Cfr. Así habló Zaratustra II: La canción de la noche. Cfr. también La gaya ciencia IV, 279: Amistad de las estrellas.

[12]                       Cfr. Génesis 2, 18.

 

 

 

 

LA ESENCIA DEL HOMBRE

 

Conferencia de Leonardo Polo dictada el 25.XI.1994 en el salón de grados Mª Zambrano de la facultad de filosofía y letras de la universidad de Málaga, y como sexta sesión del curso La antropología después de Hegel, organizado por el Grupo de investigación sobre el idealismo alemán de esa universidad.

 

                   Decimos que la libertad es un trascendental personal. Pero la libertad personal no es la libertad de elección, que es una libertad derivada de aquélla, una aparición de la libertad humana pero no radical. La libertad trascendental no es simplemente libertad de elección, ni es el libre albedrío clásico, sino que habría que describirla de otra manera; incluso me parece que con una sola fórmula no se la puede describir completamente; por eso, yo describo la libertad trascendental con las siguientes tres fórmulas. La primera dice así: la libertad es la inclusión atópica en la máxima amplitud. Desde aquí, tendríamos que hablar de qué significa máxima amplitud, que en última instancia es el Absoluto; inclusión atópica es inclusión no ocupando lugar, puesto que si se ocupa lugar entonces se está fijo; pero para que la libertad tenga que ver con la máxima amplitud, tiene que ser, digámoslo así, no fija; y al mismo tiempo no puede estar fuera, la inclusión tiene que moverse en la amplitud, y por eso es trascendental. La segunda reza así: la libertad es aquella relación con el futuro que no lo desfuturiza, aquel tener que ver con el futuro, o aquella capacidad de habérselas con el futuro, sin desfuturizarlo; el futuro se desfuturiza precisamente dejando de ser futuro, es el futuro que no se puede mantener como tal, que pasa a presente y de presente a pasado; pero una relación con el futuro que no lo desfuturice..., eso es la libertad. Y ahora habría que hacer un estudio sobre el tiempo, los diferentes tipos de tiempo, o cuáles son los elementos del tiempo, etc. La tercera descripción es la siguiente: la libertad es el discontinuo de comienzos.

                   Pues bien, necesitaría mucho más tiempo del que dispongo para desarrollar estas descripciones, porque además hay muchos asuntos colaterales que habría que desbrozar. Por otro lado, seguramente ésta sería la primera vez que oyeran esas descripciones, sin ninguna familiaridad con ellas; y además no puedo proponerles antecedentes, porque no encuentro históricamente precedentes. Muy a pesar mío, porque a mí me gusta siempre encontrar precedentes. Entre otras cosas, porque a mí no me convence la originalidad: no la considero un valor filosófico; no me gusta ser original, y no pretendo serlo. Creo además que, estrictamente en filosofía, el valor es la profundidad; de manera que mi propuesta no pretende ser nueva en el sentido de original; pretende ser una continuación de ciertos planteamientos, sobre todo del aristotélico-tomista. Una continuación, que es una profundización o insistencia en los mismos asuntos. Sin embargo, a mí me gustaría además encontrar una fórmula que tuviera precedentes, pero son fórmulas de las que no he visto ningún precedente; y por lo tanto a ustedes les pueden resultar enigmáticas.

 La distinción real de esencia y acto de ser.

                    En consecuencia quizá lo mejor sería referirme a un precedente: ¿con qué enlaza, respecto de la filosofía anterior, esta propuesta de antropología trascendental que hago?, ¿qué es lo que pretende desarrollar? Pues lo que pretende desarrollar es una tesis tomista según la cual el acto de ser o actus essendi se distingue realmente de la esencia: la famosa distinción real essentia-esse. Hay otros autores que también hablan de esa distinción; pero la fórmula más madura y más frecuentemente usada está contenida en la obra de Tomás de Aquino. En Avicena hay unos textos, pero mucho más imprecisos, ya que aunque hable de distinción, esa distinción no es estrictamente entre ser y esencia, porque en Avicena la noción de acto de ser no está clara. Un colega mío ha descubierto que hay muchos pasajes del aquinate tomados literalmente de san Alberto Magno, aunque sin citarle. San Alberto Magno fue el maestro de Tomás de Aquino, y los autores medievales no tenían ningún problema de plagio, ni se preocupaban de tales cosas. Y, por otra parte, es verdad que si alguien entiende una noción, dicha noción ya es suya. Eso de la propiedad intelectual habrá que emplearlo en los precios de los libros, o en el porcentaje de los autores, pero no en las ideas, que son de todos; y además cuanto más de todos sean, mejor. Para un pastel no es así, porque ya se sabe que si yo me como un trozo, el otro ya no se lo come. Pero las ideas no son como los trozos, no son materiales: el saber no es algo que sufra menoscabo por compartirse, o que haya que establecer según partes alícuotas. No; las ideas cuanta más gente las piense más ricas son; y además no se pierde nada, sino al revés.

                   La distinción real, tal como la formula Tomás de Aquino, significa un fuerte avance con respecto al planteamiento de Aristóteles; está en la línea de Aristóteles, pero ya es una profundización, una continuación en profundidad. Pero a su vez la distinción real en Tomás de Aquino es expuesta de manera que no parece haber un desarrollo aplicable al hombre; la desarrolla más bien como una doctrina general que se refiere al ser, pero al margen del planteamiento de que el ser personal es distinto del ser como fundamento o primer principio. Entonces a mí se me ocurre que donde más falta hace aplicar la distinción real es al hombre. Distinción real entre esse y essentia, entre ser y esencia; luego en el hombre por una parte se podrá hablar de acto de ser humano, y también se podrá hablar de esencia del hombre. El hombre no es su esencia sino que la esencia es suya; en cambio el ser humano no es del hombre, sino que el hombre es ese ser. Ya he dicho que yo suelo emplear estas fórmulas: acto de ser humano y esencia del hombre. En el hombre me parece que hay que distinguir realmente el ser y la esencia; y que la gran fecundidad de ese hallazgo tomista culmina, es más tajante, y se ve por otra parte con mayor claridad, justamente en antropología.

                   Me parece que el descubrimiento del acto de ser por Tomás de Aquino o san Alberto Magno, es una profundización sobre Aristóteles, una continuación respecto de Aristóteles; porque el primero que propone la noción de acto de una manera neta es Aristóteles. Lo que nosotros traducimos por acto, en Aristóteles tiene dos nombres energeia y entelecheia. La noción de acto en Aristóteles no es única: hay dos sentidos del acto en el fondo irreductibles, aunque a veces Aristóteles los mezcla. Hay pasajes en los que parece considerar que la energeia es una forma especial de entelecheia; y sin embargo, hay otros pasajes en los cuales distingue con bastante nitidez; y finalmente otros pasajes en los cuales establece la primordialidad de la energeia respecto de la entelecheia; cosa curiosa y sin embargo estrictamente aristotélica. A veces los comentaristas no han reparado en ello, quizá debido precisamente a que lo que tiene en griego dos términos suficientemente diferentes, aunque también relacionados, en latín se traduce con una sola palabra que es actus.

                   Pues bien, el actus essendi no es ni la energeia ni la entelecheia; es un tercer sentido del acto, y por lo tanto es también una ampliación, y una profundización de las averiguaciones aristotélicas. Lo mismo pasa con la esencia; si el acto de ser se distingue realmente de ella, entonces la esencia no es acto, sino que es potencia. Referida al ser, o puesta en relación con el ser, la esencia no es acto sino potencia. Entre los filósofos griegos el que más utiliza la noción de potencia es también Aristóteles, pero habría que decir que la esencia como potencia es un sentido de la potencia no aristotélico; luego es también una investigación más profunda, más atenta, sobre la noción de potencia, la que permite decir que la esencia es potencial. Porque en Aristóteles la ousia, que sería el equivalente de esencia, es justamente enteléquica, y como es entelecheia es un sentido del acto; en cambio si la ousia o esencia se distingue realmente del ser, y el ser es el sentido del acto estrictamente primordial, el actus essendi, entonces se hace incompatible con la noción de entelechia, ya que no puede ser acto: tiene que ser potencia. Lo cual quiere decir que la noción de potencia aristotélica, la dynamis, hay que ampliarla; y ese sentido de la dynamis que se aplica a la esencia es nuevo: la esencia no puede ser ninguno de los sentidos que tiene la palabra potencia en Aristóteles. Esos sentidos, que son varios, pueden conservar su validez, pero no tienen la importancia, esa neta relación con lo radical, que tiene la potencia cuando se entiende que la esencia es potencia respecto del ser.

                   Claro está que si hay distinción real entre la esencia y el acto de ser, y esa distinción es nada menos que la distinción potencia-acto, entonces es una buena manera de entender la distinción entre lo que es realmente idéntico y lo que no lo es; porque si hay distinción real entre esencia y existencia ahí no se puede hablar entonces de identidad en sentido estricto: lo que habrá es distinción, pero la distinción no es la identidad. Además si se trata de la distinción entre el acto y la potencia, el acto es superior a la potencia. Y por lo tanto aquí hay una especie de degradación, de no conservación: en cuanto que el acto de ser tiene que ver con la potencia no se conserva en estricta identidad. Precisamente por eso es por lo que la distinción entre el ser y la esencia es, a mi manera de ver, muy adecuada para establecer a su vez la distinción entre Dios y la criatura. En Dios no puede haber distinctio realis entre essentia y esse. Quizá esto lo que signifique, si se lleva a su extremo, es que en Dios propiamente no se puede hablar de esencia, porque la esencia se reduce al ser: la esencia es ser, sencillamente ser; no hay propiamente esencia en Dios, sino ser. En cambio en la criatura no ocurre eso, sino que justamente la distinción entre Dios y la criatura se corresponde con que la criatura, siendo también acto de ser como Dios, sin embargo no es sólo acto de ser sino que hay esencia, una potencialidad peculiar que impide la identidad.

                   Cuando hablamos de la distinción entre los primeros principios podemos ya acudir a la distinción real, porque puede servir plenamente: el principio de identidad no se debe mezclar con el principio de contradicción; si se trata de unos principios suficientemente distintos y entendemos que lo primero es el ser. En el realismo la ordenación normal entre los trascendentales, cifra el primero de los trascendentales, según ese criterio de orden, en el ser. Pero hay dos tipos de ser: el ser que es idéntico, que es primordialmente idéntico y que es el principio de identidad, y el ser que no es el principio de identidad sino el principio de no contradicción. El principio de contradicción puede entonces ser entendido -yo así lo propongo en ese viejo libro mío que se llama El ser I[1]- como ser creado, como el ser de la criatura. La criatura se distingue de Dios precisamente porque su ser no es su esencia, es decir, porque en la criatura hay acto y potencia, cosa que en Dios no; Dios tiene que ser puro acto.

                   Así se plantea una metafísica creacionista, y, por otra parte, así es como Tomás de Aquino utiliza la distinción real. Los tomistas actuales han recordado la importancia que tiene esta doctrina en el conjunto de la filosofía tomista. El primero que llamó la atención sobre eso es un español, Norberto del Prado, que era profesor en Friburgo y que lo publicó precisamente en 1900. Es el que la saca a relucir llamándola así: la verdad fundamental de la filosofía cristiana, De veritate fundamentali philosophiae christianae. Norberto del Prado destaca que en Tomás de Aquino juega un gran papel la distinción real; ésa sería la verdad fundamental de la filosofía cristiana. Luego otros lo han retomado, como Gilson por ejemplo, o Cornelio Fabro últimamente. Pero a nadie se le ha ocurrido aplicar esta distinción al hombre; y me parece que hay que hacerlo, que es conveniente hacerlo, y que es lo que se puede proponer hoy; eso es una profundización y una continuación en el planteamiento tomista. ¿Acaso no está explícitamente en Tomás de Aquino? No, si lo que proponemos es una ampliación de los trascendentales, y decimos que el ser del hombre no es estrictamente el ser como fundamento, como primer principio, sino que es libertad.

 El hombre y el universo.

                    Es decir, hay dos tipos, o dos modos de ser: dos seres creados. Y correlativamente habrá también dos esencias que se distinguirán de su respectivos actos de ser, pero que también habrá que distinguirlas entre sí; precisamente porque si son distintos sus actos de ser, también ellas serán distintas entre sí. Con lo cual se justifica propiamente una investigación acerca de la esencia del hombre: la esencia del hombre es aquello de que se distingue realmente el acto de ser humano; pero la esencia del hombre no es aquello de que se distingue el acto de ser tomado como primer principio, que es otra esencia. Esta otra esencia yo suelo decir que es el universo; en el tomo cuarto del Curso de teoría del conocimiento[2] lo pretendo mostrar. El universo, como esencia, se distingue de su propio acto de ser, se distingue realmente, es decir, es potencial respecto de él. Pero si al ampliar los trascendentales distinguimos el acto de ser humano, también habrá que distinguir su esencia, y habrá que decir que la esencia del hombre no es intracósmica, no se confunde con el universo. Con ello damos un paso adelante, me parece, en la comprensión del ser humano; y no sólo del ser humano, sino de la esencia del hombre.

                   Nuestra esencia no es una esencia que derive del universo, porque como esencia se corresponde con un acto de ser distinto del del universo, y por lo tanto es distinta realmente de la esencia universo, del universo como esencia. No somos entes o esencias intracósmicas: estrictamente no lo somos. Ahora veamos si podemos decir algo acerca de la esencia humana en cuanto que distinta; distinta de dos cosas: es distinta realmente del ser, pero también es distinta de la esencia que se corresponde con otro acto de ser. Parecería que, entonces, al distinguir la esencia del hombre de la esencia universo, y afirmar que no somos entes intracósmicos, problematizamos el sentido físico del cuerpo humano, que no es estrictamente independiente del cosmos. Pero el cuerpo humano no es la esencia del hombre, es una dimensión de la esencia del hombre, pero no es la única. Para aclararlo debemos considerar la noción de naturaleza, porque el cuerpo es señal evidente de la naturaleza humana, la cual es personalmente esencializable.

                   Hay tres nociones que no podemos considerar como equivalentes, porque son distintas: la noción de sustancia, la noción de naturaleza y la noción de esencia. A veces se toman indistintamente, y son muchos los textos, sobre todo aristotélicos o aristotélico-tomistas, en que no se aprecian muchas diferencias entre ellas. Pero yo creo que hay que distinguirlas, y que según esa distinción se puede dar razón de la diferencia que hay entre la esencia del hombre y el universo como esencia. La esencia universo es, por así decirlo, el universo entero: existe un universo. Pero si existe un universo, o si un universo es, quiere decir que el universo es la esencia de un acto de ser; distinta realmente de él, pero la esencia de un acto de ser. Entonces el universo como esencia, o la esencia universo, sería justamente el universo en su conjunto.

                   ¿El hombre es el universo? No. ¿El hombre pertenece al universo? No. La interpretación de la antropología como filosofía segunda en rigor es la consideración del hombre como un ser intracósmico, que pertenece al universo; ésa es una convicción griega, y en ella está la línea de sutura entre la filosofía cristiana y la filosofía griega. La filosofía cristiana puede asumir la filosofía griega, pero lo que no puede asumir, o le es muy difícil de aceptar, es que el hombre sea un ser que se explique como perteneciente al universo. Por ejemplo, la idea de que el alma humana es directamente creada por Dios, que es una tesis de la filosofía medieval cristiana, ya saca al alma del universo: porque no está incluída en la creación del universo si es que tiene que ser directamente creada por Dios.

 Sustancia, naturaleza y esencia.

                    Pero ¿en qué se distinguen?, ¿como se pueden distinguir el universo y el hombre? Pues se puede distinguir diciendo lo siguiente: sustancia no es lo mismo que naturaleza, porque la naturaleza añade algo a la sustancia, que justamente es el principio de operaciones. Esto en la obra de Aristóteles está muy presente, pero al mismo tiempo no está enteramente elaborado; aunque si han leído la metafísica verán que el libro siete termina con esta declaración: en rigor, la sustancia se reduce a causa, es la interpretación causal de la sustancia. O la sustancia se reduce a causa o no se la acaba de entender. El libro siete de la metafísica es un libro un poco vacilante, en que Aristóteles justamente habla de la entelechia o de la ousía; y ahí se encuentra con que la ousía o la entelechia no es siempre del mismo tipo: hay sustancias generables y corruptibles, y otras que parece que no lo son. Pero dándole vueltas al asunto Aristóteles termina diciendo que en definitiva la sustancia es causa. Ahora en cuanto pasamos al carácter causal de la sustancia, o tomamos en cuenta que la sustancia o es causa o no es sustancia, nos encontramos con la noción de naturaleza: el principio de operaciones. Ser causa es ser principio de operaciones; la sustancia como causa es la naturaleza en cuanto que principio de operaciones.

                   A mi modo de ver no toda sustancia es naturaleza, por eso incluso la distinción entre las dos nociones es mayor: porque hay sustancias que no son naturalezas. Yo las suelo llamar sustancias elementales, siguiendo la terminología de Aristóteles, o sustancias naturadas. Aristóteles cree que todas las sustancias son naturalezas; a mi modo de ver no se puede decir eso de todas las sustancias, sino sólo de las sustancias superiores, por ejemplo, las sustancias vivas, los vivientes; o sea, un animal como sustancia, o una planta, es sustancia y naturaleza. Pero otras, lo puramente elemental, lo que hoy serían los quarks, los bariones, etc. -en terminología de los cuánticos-, no hay por qué decir que son sustancias y naturalezas, de ninguna manera: son meras sustancias. Es decir, puros efectos, pero no causas; puros efectos, o sea, que a su vez no causan. Las sustancias naturadas son sustancias carentes de naturaleza, meras sustancias o brutas sustancias. Pero hay otras sustancias superiores, justamente porque a ellas se añade el ser principio de operaciones; son sustancia siendo principio de operaciones. Las sustancias más perfectas son justamente éstas: aquellas que no se limitan a ser sustancias, sino que además, son causas de. La noción de causa tiene que ver con el fundamento, y por lo tanto si hablamos de causas en definitiva estamos hablando de algo que tiene que ver con el fundamento, aunque pueda ser distinto de él, y en ese sentido se hable de esencia. De momento lo llamamos naturaleza, sustancia como principio de operaciones, porque todavía no hemos llegado a la esencia.

                   Y ¿qué es la esencia? Pues la esencia es justamente lo siguiente: la respuesta definitiva a la pregunta de por qué opera la sustancia; la consideración definitiva o global de ese doblete, sustancia-naturaleza. ¿Por qué operan las sustancias? Las sustancias operan en último término en orden a sí mismas, dice Aristóteles; operar en orden a sí mismas quiere decir establecer una relación teleológica. La naturaleza es aquello que pone a la sustancia en relación con el fin; por eso las sustancias naturadas, las sustancias que no tienen naturaleza, no tienen relación estricta con el fin, no están finalizadas. Y, repito, ¿qué sería la esencia? La esencia sería la consideración teleológica de las sustancias y las naturalezas. Aquí por telos hay que entender el orden: la consideración ordenada, la unidad de orden de la pluralidad de sustancias naturales, y por inclusión de las sustancias naturadas; aunque las sustancias naturadas tienen que tener una relación peculiar con el orden, es decir, cumplen el orden de otra manera, no a través de su naturaleza, puesto que carecen de ella.

                   Así creo que más o menos queda esquematizado el asunto cuando se trata de la esencia universo. El universo como esencia no es una sustancia, ni tampoco es la naturaleza, como hoy se dice; sino que es la unidad de orden, tesis que por otra parte es aristotélica. La unidad de orden es lo primario, estrictamente hablando; pero la unidad de orden no es sustancia, sino una unidad superior a la de la sustancia. Estamos dándole vueltas al uno otra vez: la unidad de orden es una versión de la noción de uno distinta del uno tomado como sustancia, o del uno tomado como objeto, de la unidad o mismidad del objeto pensado, de la que ya les he hablado. Existe también la unidad de orden, y esa unidad me parece que es justamente la esencia. La unidad de orden en cuanto que unidad ordenante; es decir, hay que distinguir la unidad de orden y además una unificación de lo ordenado correlativa con la unidad del orden. ¿Qué es lo ordenado? Lo ordenado es justamente el conjunto de las sustancias, por decirlo así, y de sus operaciones; y el universo sería la consideración estricta de esa unidad como telos, como unidad ordenante.

                   Esta es la consideración del universo en su perfección; el universo como algo perfecto es justamente eso: la unidad de orden y su cumplimiento, es decir, lo ordenado, lo que cumple el orden. ¿Qué es lo que cumple el orden, o cómo se cumple el orden? Fundamentalmente a través de las sustancias naturales; o también: las sustancias cumplen el orden a través de su naturaleza. Pero ese cumplimiento del orden, en un nivel englobante o unitario, hay que llamarlo causa final. Bien entendido que este es el estricto sentido que tiene la noción de causa final en Aristóteles. A veces Aristóteles emplea la palabra fin de otra manera, como el fin de una tendencia, etc.; pero eso es un sentido derivado del telos aristotélico. Cuando Aristóteles se mete a fondo a estudiar lo que significa fin, entonces dice que fin significa unidad de orden, y niega rotundamente que la unidad de orden sea sustancial.

                   Bien, pues conjugando todos estos elementos que proporciona Aristóteles, para englobarlos dentro del asunto de la distinción real, sacamos en claro esto: que la esencia es justamente la totalidad causal, la totalidad de las causas. Yo la suelo llamar la tetracausalidad, porque los sentidos de la causalidad son cuatro; y a su vez esos sentidos de la causalidad son los sentidos predicamentales de la noción de principio. Cuando distinguimos los cuatro sentidos de la causalidad -el material, el formal, el final y el eficiente-, hablamos de las causas predicamentales; y entonces la consideración completa de la causalidad, la consideración de la tetracausalidad, sería la consideración de la causa final en su relación con todos los otros sentidos de la causalidad. Pues eso es justamente lo que es distinto realmente del primer principio. Si el ser es primer principio, lo distinto realmente de él son precisamente las causas, que por eso se llaman predicamentales. En Aristóteles propiamente lo trascendental es lo que está más allá de lo predicamental, o de lo categorial; si lo categorial se entiende causalmente, entonces esa pluralidad de las causas es justamente aquello respecto de lo cual su trascendental es el ser como primero, como primer principio. Y entonces las cuatro causas, precisamente por ser distintas, por ser un análisis -yo lo suelo llamar así- del primer principio, son su esencia, y son distintas realmente de él. La distinción real entre ser y esencia, cuando se trata de lo que no es el hombre, es la distinción real entre el universo y su ser, entendiendo el universo justamente como una tetracausalidad.

 Perfección intrínseca y extrínseca.

                    Pues bien, éste no es el caso del hombre: la esencia del hombre no es la tetracausalidad, la esencia del hombre no es la unidad de orden. ¿Dónde está la distinción entre esos dos sentidos de la esencia? Pues podemos también empezar considerando al hombre como naturaleza, como sustancia natural. Evidentemente se puede decir que el hombre es una sustancia natural, una sustancia viviente; y por lo tanto es una sustancia con naturaleza, como los animales, como todas esas sustancias no elementales, sustancias superiores, que existen en el cosmos. Hasta aquí bien, y en rigor aquí es donde se detiene Aristóteles: el hombre es una sustancia, una sustancia muy alta, pero una sustancia con naturaleza, y nada más. Esta es la antropología de Aristóteles: el hombre como sustancia natural; más elevada que otras sustancias naturales, pero no pasa de ser una sustancia, y por lo tanto el hombre es intracósmico.

                   Pero no, el hombre no es intracósmico, ¿por qué?  Porque el hombre no está unificado por el fin, por la unidad de orden; es decir, porque es perfecto de otra manera. Lo perfecto en el universo, es decir, la causa más primaria, o la más perfecta de todas, es la causa final. Lo más perfecto en el universo es el orden; la unidad de orden expresa la perfección del universo, y por eso ahí es donde se consuma, es decir, donde se pasa de sustancia con naturaleza a esencia: la esencia es la consideración del universo como perfecto, como agotando toda su plenitud causal, todo su análisis causal. Toda su analítica causal unificada es justamente la unidad de orden, el telos en sentido estricto. Pero en el caso del hombre no es así; en el caso del hombre la perfección es inherente. La causa final siempre es una causa extrínseca; es una perfección, pero es una perfección que como unidad de orden no pertenece a lo ordenado. Lo ordenado está ordenado por esa unidad de orden, pero la unidad de orden se distingue de lo ordenado, es una causa distinta, y por eso se dice extrínseca.

                   En el caso del hombre, aun considerado como sustancia natural, la perfección es intrínseca, es decir, el hombre es una sustancia natural capaz de autoperfección. Si la sustancia natural humana es capaz de autoperfección, entonces esa capacidad de autoperfeccionarse, y ese efectivo alcanzar la propia perfección, es justamente lo que yo entiendo como esencia del hombre. La esencia del hombre se distingue de la esencia universo en cuanto que esencia, en que ella misma se dota de perfección, en que la perfección le es intrínseca. Se constituye como esencia sin aludir a un factor extrínseco ordenante, o a un sentido causal ordenante, sino que consigue su perfección, digámoslo así, en una redundancia sobre sí misma. Y esa redundancia sobre sí misma es justamente lo que se suele llamar hábito; el hábito es la perfección de la naturaleza humana. Pero el hábito se distingue de la causa final, de la unidad de orden, es decir, de la perfección del universo, porque el hábito no es extrínseco a la naturaleza, sino que el hábito es una consecuencia de la naturaleza. Al desplegar el hombre su operatividad natural entonces adquiere hábitos: los hábitos intelectuales, o bien los hábitos de la voluntad, que son las llamadas virtudes morales, y también incluso las tenencias categoriales. Una naturaleza que es capaz de autoperfección, una naturaleza que no tiene su fin fuera de ella misma, por decirlo así, sino que se dota ella misma de su propia perfección, esa naturaleza no es del universo, sino superior al universo. Una naturaleza autoperfectible no es la esencia universo, sino que es otro tipo de esencia.

                   Señalamos una peculiaridad de la esencia del hombre que la distingue de la esencia universo y según la cual es una naturaleza autoperfectible, no como las sustancias naturales intracósmicas. Las sustancias naturales intracósmicas no son autoperfectibles, sino que son perfeccionadas por algo extrínseco a ellas que es la unidad de orden, justamente la que las abarca, o dentro de la cual están, por decirlo así. Recuerden, porque todo esto guarda relación como es lógico, que les había descrito la libertad como inclusión atópica en el ámbito de la máxima amplitud. La máxima amplitud no puede ser la unidad de orden, es algo más; y esa inclusión atópica tampoco es el mero ser ordenado, que es lo que corresponde a las sustancias naturales.

                   Esto no es nada nuevo, aunque la terminología que vengo utilizando les pueda extrañar; lo encontramos por ejemplo en la noción de ecosistema. En el sistema ecológico unas cosas tienen que ver con otras, unos vivientes tienen que ver con otros vivientes, de tal manera que se constituye un orden; en rigor, si esto lo llevamos a sus últimas posibilidades, nos encontraríamos con que el universo es una unidad de orden; una unidad de orden que comporta algo ordenado, es decir, que se ejerce sobre algo, puesto que tiene un valor causal. Hay un cumplimiento del orden y el cumplimiento del orden corre a cargo de lo ordenado, y lo ordenado puede ser ordenado en la misma medida en que pueda serlo, o en que permita que la unidad del orden se le aplique. No todo es susceptible de ser ordenado de la misma manera; cada sustancia a través de su naturaleza, o a través del factor que sea si se trata de una sustancia sin naturaleza, cumple el orden según la medida de que es capaz. Cuando se trata de la naturaleza del hombre no es así, la naturaleza del hombre se da a sí misma su propia perfección.

                   Pues bien esa autoperfectibilidad distingue la esencia del hombre respecto del universo como esencia; y también se distingue realmente respecto de un acto de ser propio, el acto de ser personal. Pero ahora el acto de ser personal no es un primer principio, sino que es la persona. La persona es aquel acto de ser, podríamos ahora también decirlo así, cuya esencia distinta realmente de él es una naturaleza autoperfectiva; en cambio, cuando el acto de ser es un primer principio la esencia es la unidad de orden. También hay sustancia, y naturaleza; pero la perfección de todo eso es la unidad de orden. La unidad de orden es, por así decir, común a todas las sustancias, es la organización de todas las sustancias. En el hombre no es así: en el hombre la perfección se la da él a sí mismo, a través de sus propios actos; a través de sus actos el hombre adquiere una perfección propia. La naturaleza del hombre adquiere una perfección que le es estrictamente intrínseca, es decir, que es una elevación de la misma naturaleza; con lo cual el hombre no es meramente una naturaleza, sino que es una naturaleza esencializable ella misma. En cambio las sustancias naturales del universo no son esencializables, sino que son simplemente ordenables, porque la perfección que les corresponde es una perfección que las aglutina, pero que no se les comunica, en el sentido de que ellas mismas la generen. No, nada de eso; es otro sentido de la causalidad, que además es unitario y las congrega a todas: la unidad del orden.

                   La esencia del hombre así entendida es una esencia superior a la esencia universo. Paralelamente habría que decir que el acto de ser correspondiente, esos trascendentales humanos: la libertad, la intelección como trascendental -es decir, la pura noeticidad del pensar-, y el amor como trascendental, también son superiores a los trascendentales que podemos considerar en metafísica, que son el ser -el ser como principio, puesto que además tenemos un ser superior que es el ser personal-, la verdad y el bien. A la superioridad de la esencia le corresponde también una superioridad en el orden del ser; aunque en rigor habría que decirlo al revés: porque se trata de un ser superior, de una trascendentalidad superior, es por lo que la esencia es superior.

 El crecimiento.

                    Esto en definitiva se podía traducir a lo siguiente: la esencia del hombre es una esencia capaz de un crecimiento irrestricto. El hombre es una esencia, pero una esencia abierta, y abierta en una línea que es el crecimiento: el hombre es un ser esencialmente creciente. Otras veces a esto se llama autorrealización, pero a mí me parece que la autorrealización no es una buena expresión. En todo caso, el hombre siempre puede ir a más, esencialmente puede ir a más; por eso no existe el superhombre, o una especie posterior que venga a cumplir las posibilidades del hombre: la evolución se para en el hombre. Si entendiéramos evolutivamente el ser humano nos daríamos cuenta de que la evolución, en el caso del hombre, es una preparación de su carácter esencial, la preparación de una naturaleza que es capaz de esencialización ella misma, es decir, de un crecimiento que va mucho más allá del crecimiento orgánico, ya que es un crecimiento también en el orden del espíritu.

                   Fíjense ustedes que si examinamos las distintas naturalezas intracósmicas, los distintos seres vivientes, nos encontramos ya con procesos de crecimiento: el crecimiento orgánico. El crecimiento orgánico es un asunto que está absolutamente claro que existe, y sin embargo su última índole está por averiguar. En definitiva el crecimiento orgánico es la misma consideración del organismo, lo que hoy se llama embriogénesis. Hay un crecimiento orgánico, porque el organismo se constituye según un proceso de diferenciación. Tampoco se sabe exactamente cómo, porque aunque ya se ha descubierto el código genético, sin embargo todavía no se sabe exactamente cómo funciona. La biología en este punto ha dado muchos pasos adelante, pero todavía eso está por averiguar. Cómo es la embriogénesis realmente no lo sabe nadie; pero que existe la embriogénesis eso está bastante claro. La embriogénesis es una forma de crecer, pero no es un crecimiento irrestricto, sino que el crecimiento orgánico se detiene; antes o después, pero se detiene. Por eso, el animal llega un momento en que ya no crece; pero el hombre puede crecer siempre.

                   Aristóteles, con todo, estableció las bases para comprender el crecimiento. En Aristóteles hay fuertes equivocaciones en fisiología y anatomía; pero sin embargo sus ideas básicas de biología, podíamos llamarlas así, son extraordinariamente nítidas. Aristóteles definió claramente lo que es la embriogénesis. La describe como una reproducción diferencial. Una reproducción, si es pura reproducción, da lugar a individuos diferentes; para que una reproducción sea compatible con la unidad del individuo es menester que sea diferencial. La reproducción diferencial acontece en el modo de lograr a través de ella una serie de órganos que justamente constituyen un organismo unitario. Pero eso es precisamente el crecimiento; el crecimiento orgánico es justamente la constitución de un organismo. También la definición de alma de Aristóteles tiene que ver directamente con esto. El alma, según Aristóteles, es la entelecheia de un cuerpo organizado, el acto primero de un cuerpo organizado; un acto primero que corresponde a una organización, es decir, a una diferenciación unitaria, o a una reproducción diferencial unitaria.

                   Pero en el hombre el crecimiento no se detiene. El hombre crece orgánicamente hasta cierto punto; su crecimiento orgánico evidentemente no es un crecimiento irrestricto, es decir, llega un momento en que el hombre acaba de crecer, ya tiene su organismo constituído. Pues entonces aparece otra clase de crecimiento, porque en el hombre hay una parte de su organismo que puede crecer más allá de su constitución genética, que es el sistema nervioso. El sistema nervioso humano ofrece un vector de crecimiento que no termina con su constitución, es decir, que no termina con la embriogénesis. También esto está reconocido en la filosofía clásica de una manera muy neta: hay facultades humanas orgánicas que son organógenas, o sea que no tienen su órgano ya constituído, sino que lo autogeneran, son organógenas. El caso típico es la imaginación; el carácter organógeno de la imaginación, que realmente es una averiguación espléndida y por otra parte enteramente actual -hay que incluirla en la biología actual-, mucha gente lo ha descubierto, aunque ya se encuentra claramente en los textos de Tomás de Aquino. La imaginación es organógena, es decir, no es un órgano ya constituído al nacer, sino un órgano que se va constituyendo, y que por lo tanto comporta un crecimiento que va más allá de la pura génesis constituyente. Pero todavía eso es un crecimiento finito; que tiene que ver con un cierto tipo de conocimiento, y por tanto no es un mero crecimiento orgánico, sino algo más; pero que también tiene su limitación. La imaginación humana puede crecer hasta cierto punto, pero más allá de ese punto ya no crece; aproximadamente el crecimiento de la imaginación humana, la autoconstitución del órgano de la imaginación, se termina en el hombre en torno a los 22 ó 23 años.

                   Pero sin embargo el hombre sigue creciendo, precisamente a través de su vida; por eso ese libro mío que se llama Quién es el hombre[3], tiene un subtítulo que reza un espíritu en el tiempo; por cierto que me lo cambiaron, fue un error de la editorial, y le han puesto un espíritu en el mundo, el título de una obra de Rahner; y realmente lo que dice el libro no tiene mucho que ver con lo que dice Rahner. Un espíritu en el tiempo es un espíritu cuyo despliegue temporal es creciente; el hombre es capaz de aprovechar el tiempo. También el organismo aprovecha el tiempo en tanto en cuanto que crece; porque crece en el tiempo, y en tanto que lo hace no se puede decir que el tiempo lo desgaste, sino todo lo contrario: que el tiempo le viene muy bien al organismo, porque sin ese tiempo el organismo no crecería, no se constituiría a sí mismo. La embriogénesis es la fase más interesante de la vida animal; en el hombre también es extraordinariamente importante, pero la cosa sigue en la organogénesis, es decir, en el crecimiento del sistema nervioso que no se termina al nacer.

 El crecimiento irrestricto.

                    Pero además el hombre sigue creciendo a lo largo de toda su vida, y crece del siguiente modo: cuando el hombre ejerce operaciones, esas operaciones tienen siempre un doble resultado. Tienen un resultado externo, porque el hombre es un ser productor; es decir, de la actividad humana resulta algo: si uno hace zapatos resultarán zapatos, de un artesano saldrá la obra artesana. El hombre es un productor, un ser productor; pero no es un productor solamente hacia fuera, sino que justamente al ejercer su actividad esa actividad se queda en sí mismo; es decir, revierte o redunda en la misma naturaleza, en el mismo principio natural perfeccionándolo, llevándolo más adelante, haciéndole en definitiva crecer. Nuestras facultades espirituales no son facultades fijas, no son principios operativos fijos, sino principios perfeccionables justamente por su actividad. Por eso el hombre con sus actos se puede hacer más o menos hombre; es un gravísimo error considerar al hombre solamente como un ser capaz de producir resultados, homo faber; eso es una consideración completamente unilateral. Eso es cierto, pero no es la verdad completa; la verdad completa es que cuando el hombre actúa siempre el primer beneficiario o, como también esto puede ser negativo, la primera víctima de su actividad es él mismo, su propia naturaleza.

                   Pues bien, que una naturaleza al ejercer sus actos, no solamente sea ordenada por la causa final, es decir, se meta dentro de la unidad de orden, cumpla el orden a su modo, sino que ella misma siga creciendo, y ella misma se siga constituyendo, eso es justamente lo característico de la esencia del hombre: lo que la distingue de cualquier otra naturaleza, de los seres animales, o vegetales, etc., y por tanto de la esencia universo. Yo creo que se puede enfocar así: si tomamos en cuenta el crecimiento, entonces la diferencia entre la esencia del hombre y la esencia universo se hace muy neta: el universo es incapaz de hábitos. Ningún ser intracósmico tiene hábitos, adquiere hábitos; ningún ser intracósmico se autoperfecciona de una manera irrestricta, sino que su perfección está justamente en cumplir el fin, es decir, en cumplir el orden: ser un ordenado, un cumplidor del orden; y en eso estriba lo más a que puede aspirar una sustancia natural intracósmica. Pero el hombre no es una sustancia natural intracósmica: se sale del universo precisamente porque recaba para sí su propia perfección a través de su actividad; y eso de una manera, insisto, irrestricta, hasta que se muere. Un hombre puede estar creciendo en sus potencias espirituales, en sus facultades espirituales, hasta que se muera. Yo pienso que incluso sigue creciendo después; y lo he hablado con algunos teólogos, que no están muy de acuerdo con la tesis; pero yo creo que sí: que el hombre puede seguir creciendo después de muerto. El espíritu, si es inmortal no se limita a sobrevivir, o a entrar en la eviternidad, que ya no es el tiempo, sino que sigue creciendo.

                   El hombre es capaz de aprovechar el tiempo de esta manera; y en ese sentido ejerce un dominio, un señorío, sobre su propia temporalidad. La esencia del hombre se podría también describir así: como la esencia biográfica; el hombre es el ser que tiene una biografía. ¿Qué quiere decir eso? Pues que es un ser que no acaba de hacerse esencialmente, o de constituirse esencialmente, nunca; porque siempre puede ir a más. Y puede ir a más precisamente por esta característica que tienen sus acciones, por la que no solamente tienen que ver con otras cosas, es decir, no son solamente productivas, sino que lo más importante de ellas es justamente que son acciones que perfeccionan la propia naturaleza, o la degradan. Desde este punto de vista el hombre es lo que se suele llamar, en teoría de sistemas, un sistema libre. Y esto es lo que se puede decir de la esencia del hombre en cuanto que distinta de la esencia universo: el hombre está más allá del cosmos. Rilke lo decía así: el hombre siempre está más allá del fin; está siempre más allá del fin porque cualquier fin que se proponga lo puede prolongar según la perfección de su naturaleza. Siempre puede ir a más en su propia constitución esencial, la puede hacer mejor, porque el hombre esencialmente nunca está terminado.

                   Ya ven ustedes que esto conecta también con aquella otra descripción de la libertad que les di: aquel tener que ver con el futuro, aquella futurización, que no desfuturiza el futuro; es decir, el hombre es un ser enteramente abierto al futuro. Lo cual para su esencia significa que siempre puede ir a más; es decir, que para el hombre el tiempo no significa desgaste. Puede significar desgaste desde el punto de vista de su constitución natural, biológica, pero desde el punto de vista de su espíritu no; desde el punto de vista de su espíritu, al menos hasta que se muere puede seguir creciendo. Crecimiento y perfeccionamiento son lo mismo, si no el perfeccionamiento sería una idea demasiado platónica, una pura idea; un perfeccionamiento real es un crecimiento. El hombre puede hacerse cada vez más uno esencialmente, y al mismo tiempo puede ir integrando en esa unidad cada vez mayores diferencias. El modelo inferior de integración, para entendernos, es justamente la embriogénesis, la constitución del organismo, que es el caso de crecimiento más claro que existe en lo que nosotros podemos observar científicamente. Pero la antropología tiene que sacar a relucir la idea de un crecimiento todavía mayor, un crecimiento que siempre se puede mantener, y un crecimiento que es más que una diferenciación de la unidad en la reproducción como es el crecimiento orgánico. Se trata de una especie de feed-back, si lo asimilamos a la cibernética.

                   Porque ¿qué es adquirir un hábito? Adquirir un hábito es una realimentación; la facultad, el principio de una acción u operación, es mejorado, incrementado, perfeccionado justamente por la acción; es decir, la acción del hombre no es solamente transitiva, sino que la acción del hombre se queda en él e incrementa su poder de ejercer acciones; lo cual quiere decir que en adelante podrá ejercer acciones más altas. En eso estriban las virtudes, y por eso el estatuto antropológico de la ética está aquí: la ética humana radica esencialmente en el establecimiento de las condiciones para que el crecimiento no se detenga. La ética en definitiva exige que el crecimiento, es decir, la esencia del hombre en cuanto que es un autoperfeccionamiento de la naturaleza, no se detenga; eso es lo que estudia la ética, Y aquí también se ve cómo la libertad, que es un trascendental personal, se extiende hasta la esencia.

 La vida como una carga.

                    Recuerden lo que decía san Agustín: si dijeres basta pereciste; el hombre nunca puede decir basta, el hombre en rigor es un insatisfecho. Insatisfecho en el sentido más etimológico de la palabra, es decir, el que nunca puede conformarse con lo hecho: satis facere. Considerar que uno ha hecho, ha progresado, o ha crecido lo suficiente; y decir ya me puedo echar a dormir, ahora ya no tengo nada que hacer, tengo tiempo sobrante, es detenerse. Porque entonces ¿qué hago con el tiempo?, ¿qué puede hacerse con el tiempo si no se crece? Pues no se puede hacer más que una cosa: divertirse, o aburrirse que es la antítesis. O entrar en un proceso de modas, que es una manera de intentar evitar el aburrimiento: la forma que adquiere el afán de divertirse cuando se ve amenazado por el aburrimiento; eso es vivir a la moda. Pero no se puede vivir así: el hombre no puede vivir más que creciendo; no cabe el descanso.

                   El hombre siempre debe crecer más; porque en definitiva el hombre tiene el deber de ser cada vez más humano, de tener una esencia cada vez de mayor alcance, de no dejar de crecer. Píndaro daba un imperativo: se el que eres. No es suficiente; está bien, pero se queda corto. Habría que decir: se esencialmente todo lo que puedes. No dejes de crecer, no te tumbes a la bartola, no creas que has alcanzado un estadio que ya es insuperable; nunca, porque siempre puedes ir más allá; no en el orden de los objetivos externos, aunque quizás también ahí, sino sobre todo en el orden del crecimiento de lo humano en cada uno de nosotros.

                   Ya comprendo que se puede decir: eso a mí no me gusta. Pero decir eso es expresar la propia protesta; y la propia protesta es más bien un homenaje: no es una refutación, sino un homenaje. Porque significa: eso es demasiado... para mí. En ese sentido también se puede decir: es mejor la inconsciencia de la piedra; pero ¿para quién? Para el que no soporte el esfuerzo de vivir. La vida siempre significa esfuerzo, siempre lleva consigo -en el animal es claro- una cierta lucha; no en sentido darwinista, pero para vivir hay que buscar satisfacer las necesidades, por ejemplo, y a veces los recursos con que se cuenta son escasos, y entonces hay que ingeniárselas. Lo mismo pasa con la libertad: hay gente que no quiere ser libre, porque quizás es más cómodo no serlo. Si todo nos lo dieran hecho...

                   Ahora bien, la vida humana siempre consiste en crecer; su penosidad no procede de este hecho. La diferencia no se establece entre estar hecho o tener que hacerse; no, la diferencia está en tener que hacerse con esfuerzo -ganarás el pan con el sudor de tu frente, dice el Génesis[4]-, o tener que hacerse sin ese sufrimiento acompañante. Pero en cualquier caso el hombre tiene que hacerse, tanto Adán en el paraíso, como después. Por tanto no es válida la interpretación de Ortega, según la cual Adán en el paraíso sería el que no tiene nada que hacer, el que está en una vida vacante. Eso para Ortega, que es un vitalista, no valdría la pena; al final resultaría que Adán se aburre. Resulta muy aburrido no tener que hacer nada. Pero yo creo que no, que es una equivocación: Adán también tenía que crecer, porque si no la prohibición pierde sentido; y sin la prohibición el paraíso tampoco se entiende.

 Rectificación de la noción tendencial de la voluntad.

                    Frente al crecimiento irrestricto uno pudiera alegar el anhelo del descanso. Pero esta idea del descanso responde a una tradición bastante antigua que conviene rectificar. Es una peculiar interpretación de la felicidad que viene precisamente de los griegos. Los griegos sostenían que la voluntad humana, lo que en el hombre hay de búsqueda de algo último, terminaba en un acto, tenía un acto culminar; y ese acto culminar de la voluntad es lo que se llama el gozar, o el disfrutar. Tomás de Aquino cuando hace su teoría de la voluntad todavía mantiene eso: que el acto culminar de la voluntad es la fruición, y la fruición es la felicidad. A mi ver, eso sigue siendo naturalismo, es decir, eso no es esencialismo. No es conceder al hombre una esencia autoperfectible, sino considerarlo un ser natural, un ser que, precisamente porque está finalizado, alcanza a conseguir el fin, o alcanza algo que ya no tiene un más allá. ¿Cómo se va a ir más allá del fin, si uno es un ser finalizado?. Una interpretación de la voluntad de este tipo, como un puro tender, como orexis, que es la interpretación clásica de la voluntad, se queda corta.

                   La voluntad tiene también un carácter de rebrotar en sí misma. Tomás de Aquino, que está dando vueltas al asunto, en algún texto le llama el carácter curvo de la voluntad. Lo primero en la voluntad es querer, el simplex velle, dice él; lo último concede que sea el frui. Pero al mismo tiempo dice: la voluntad es curva, por lo tanto la voluntad lo que quiere en rigor es querer más. ¿Basta con querer? No, a la voluntad no le basta con querer. La voluntad es curva, y por lo tanto también se remite a su propio querer: quiere mejorar su querer, quiere querer -y con las virtudes es como lo puede lograr-. Y querer querer es el peculiar ir a más de la voluntad,  su crecimiento. El crecimiento en la voluntad está expresado al hablar de su curvatura. Y si la voluntad es curva la vida no es un error. Vivir sin comprometerse en vivir es algo así como la pura frivolidad; pero si la voluntad se curva sobre sí misma, entonces hay que decir: ahí está la vida, vamos a por ella. Vida ¿para qué vida?, se preguntaba el maestro Eckhart: para sí misma. Si se pregunta a la vida, eternamente vida, ¿para qué vives? La vida te contestará siempre: para vivir; lo característico de la vida es que se embarca en sí misma. Que la vida sea un error cósmico a ella misma le tiene sin cuidado, porque la vida lo que quiere es vivir. La vida lo que pretende es vivir, y vivir es siempre vivir más; no es sobrevivir, es vivir más. Acerca de la vida se puede ser optimista y se puede ser pesimista; pero el pesimismo es un error por defecto; es un decrecimiento. El pesimista es una persona con poco tono vital; y por lo tanto también es comprensible, porque a veces estamos en situaciones de poco tono vital, de cansancio; y vemos la vida como una carga que no merece la pena. Pero es una profunda equivocación: no es una condena el ser libres, como pensaba Sartre, porque la libertad es filial y destinal, es vida llamada a plenitud.

 La esencia del hombre y el ser personal.

                    Lo último que hay que decir ahora es lo siguiente: de todas maneras, por mucho que el hombre crezca, por mucho que se perfeccione a lo largo de su vida en forma de hábitos, a pesar de todo en el hombre siempre permanece la distinción entre la essentia y el esse; nunca el hombre puede llegar a una identidad. Es decir, por grande que sea su crecimiento esencial, siempre su ser está por encima de él. Esto yo lo suelo decir así: el hombre es un ser que carece de réplica en su esencia. Su esencia no es estrictamente la réplica suya, es decir, el hombre no es un ser idéntico. Aunque su esencia pueda crecer, al crecer, digámoslo así, se hace cada vez más coherente con la persona, con el ser personal; sin embargo eso no tiene más que el carácter de una manifestación de la persona, es expresivo de la persona: la persona cada vez se expresa mejor según su esencia. Si la esencia realmente va hacia delante, hay un proceso creciente; pero su esencia nunca se agota: el hombre nunca puede establecer una relación yo-tú con su esencia, es decir, el hombre no supera la distinción real jamás, nunca.

                   Lo que el hombre hace con su esencia, la relación del ser humano con su esencia, en la misma medida en que su esencia va aumentando, va perfeccionándose de una manera intrínseca a través de sus acciones, por la redundancia de sus acciones en la naturaleza -la esencia del hombre es así más que naturaleza-; lo que hace ese proceso creciente es poner la esencia del hombre más en manos de la libertad. Por eso la esencia es del hombre; y también por eso se la puede describir así: con la palabra que yo suelo emplear, que es disponer. La esencia es el modo de disponer, aunque también esto requeriría una explanación porque la palabra disponer en castellano tiene varios sentidos. La libertad no es que cause la esencia, no es un principio fundamental respecto de la esencia -ya he dicho que la libertad no es fundamento-, sino que la libertad lo que hace respecto de la esencia es constituirla en disponer; en un disponer que tiene una enorme cantidad de modos, de modalidades del disponer. Y por lo tanto, la esencia del hombre, en cuanto que disponer, tiene que ver con lo disponible. Cuanto más alto es el disponer más hay accesible a él, o más se amplía lo disponible, lo que está al alcance del disponer.

                   Pero en el hombre siempre se mantiene la distinción entre ser y esencia, que ahora enunciamos así: el disponer y lo disponible no son lo mismo. El hombre puede disponer de muchas cosas justamente según su esencia que es el disponer. Pero el disponer es un análisis de la libertad; y la analítica de la libertad trascendental es como su ladera: la libertad abriéndose paso en la esencia. Y ese abrirse paso es también imprescindible para la esencia: cuanto más hábitos se tiene, cuanto más se crece, más libremente se dispone. El disponer es libre, y serlo es la libertad del hombre respecto de aquello de que puede disponer, que es lo disponible. Pero el hombre no puede disponer de su propia esencia, eso le está vedado; una cosa es disponer de lo disponible, y otra cosa es que el disponer sea disponible. El hombre no puede disponer de su esencia, sino que puede disponer según su esencia. El intento de disponer de la propia esencia es siempre un intento de conseguir una identidad con ella: es el intento de realizar el ser de acuerdo con la esencia. Y ésa es la gran equivocación humana: cuando el hombre quiere ser a través de su esencia, o agotar su ser en su esencia, entonces tiene que disponer de ella. En las antropologías modernas, que son antropologías en las cuales se introduce forzadamente la identidad, es decir, que proponen una interpretación del ser humano como ser idéntico, o de la naturaleza humana como un proceso de identificación, se incurre en esta equivocación.

                   Eso está muy claro en Sartre a su manera, que es una manera paradójica, y en Nietzsche de otra manera, pero muy propia de él. En ambos aparece la idea de autorrealización, es decir, la pretensión de la identidad. No, el hombre dispone según su esencia, no dispone de su esencia; el hombre no se cierra a sí mismo en identidad ser-esencia, porque en ese momento el hombre se quedaría solo, y ya he dicho que la soledad es lo más contrario al ser personal. Por lo tanto, lo que el hombre sí puede hacer, y en eso está el sentido de su propia esencia, es crecer, perfeccionarse, autoperfeccionarse. Es decir, como crecimiento, el sentido de la vida humana está justamente en manifestar cada vez mejor a la persona; porque a través de su esencia el ser humano se puede manifestar. Lo que no puede es encontrarse entero en lo que es una manifestación suya; eso nunca lo puede hacer. La persona no se agota en su esencia, la persona en este sentido trasciende su esencia; aquí lo trascendental es un trascender la propia esencia, que es justamente lo que hace que el intento de disponer de ella sea un intento empobrecedor: el hombre de esa manera se reduce, se confunde, y se equivoca. La equivocación más profunda en que el hombre puede caer es el intento de cobrarse a sí mismo, lo que Hegel llama wiedereinigung, o wiedererkennung: la recuperación como reconocimiento. Eso es una equivocación que ignora la distinción real essentia-esse, y que elimina en el ser humano su dependencia del Creador.

 


 

[1]                        El ser I: la existencia extramental. Universidad Navarra, Pamplona 1966.

[2]                        Curso de teoría del conocimiento, v. IV/1ª parte. Eunsa, Pamplona 1994.

[3]                        Quién es el hombre. Rialp, Madrid 1991.

[4]                        Cfr. Génesis 3, 19.

 

 

 

 

DIOS EN LA HISTORIA: LA PROVIDENCIA

Intervención de D. Leonardo Polo en las XXXI Reuniones filosóficas de la universidad de Navarra, Pamplona 26.IV.1995. Su texto se distribuyó entre los asistentes.

 

Expondré mi comunicación para estas Reuniones filosóficas formulando cuatro tesis, que justificaré brevemente. El poco tiempo de que dispongo no permite otra cosa.

Primera tesis. La historia humana no es susceptible de culminación en virtud de sí misma. Puede proseguir indefinidamente, o terminar por influencia de un factor o agente exterior. Ese final sería, obviamente, catastrófico, pues se limitaría a extinguir la historia.

Demostración. La culminación de la historia no puede entenderse más que como el logro perfecto de la relación dialógica entre las personas humanas. Pero esto es imposible según el proceso histórico, el cual desde sí no es unificable del modo descrito, por las siguientes razones. En primer lugar, porque la multitud humana no posee un principio unificador capaz de lograr la plenitud de la dialogicidad personal. Ese principio unificador habría de ser entendido como autoridad, porque una multiplicidad no se conjunta sin un principio unificante, que en la sociedad humana es precisamente una autoridad. Ninguna autoridad humana puede promover el diálogo de todos los hombres: habría de ejercer una  influencia intrínseca en la capacidad intelectual y en la amorosa de cada persona, por las que se establecen las relaciones dialógicas. El espíritu humano está cerrado a toda moción intrínseca que no sea la de su Creador. Por tanto, ninguna autoridad política humana, providente y ejecutora de lo que planifica, puede garantizar esa plenitud dialógica. La autoridad humana puede establecer cierta organización –más o menos precaria, por otra parte–, pero siempre en un plano inferior al orden de la dialogicidad humana.

Una segunda razón es que el hombre es mortal. Por eso es imposible la organización global de la dialogicidad de todos los hombres. La autoridad humana sólo puede organizar los hombre que conviven, no a los muertos ni a los que están por nacer.

Una tercera razón se puede obtener al considerar las propuestas de culminación intrínseca de la historia, entre las que sobresale la de las Lecciones de filosofía de la historia de Hegel. La propuesta hegeliana está construida a partir de dos supuestos. En primer lugar, la interpretación de la historia como proceso dialéctico. En segundo lugar, siendo este proceso la racionalidad más alta, es divino: la historia es el despliegue de la razón divina, y constituye, como se dice en el prólogo de dicha obra, una Teodicea: una justificación de Dios (idea que ya está en los comentarios de Lutero a la Epístola a los filipenses). Pero como no se puede eliminar el mal de la historia, el mal es determinado por Hegel como lo negativo. Por eso, como dice Nietszche, la gran audacia especulativa del idealismo alemán es poner el mal en Dios: como el mal está en la historia, y la razón de la historia es divina, el mal está en Dios.

El segundo supuesto es la noción de astucia de la razón. La astucia de la razón significa que como los seres humanos no son enteramente racionales, la razón histórica tiene que sacar partido de esa insuficiencia de los individuos racionalizando lo que por parte de ellos es irracional. Esto comporta que dicha racionalidad de ninguna manera es la dialogicidad, sino que se prescinde del hombre en tanto que persona. El espíritu avanza hacia la eternidad dejando atrás a los hombres que han muerto, y que son abandonados por ese movimiento del Espíritu (cuidar de los muertos es tarea de la familia no del Estado, dice Hegel en la Filosofía del derecho). Por otra parte, la culminación no es dialógica, puesto que es expresada por Hegel en términos de identidad sujeto-objeto, la cual evidentemente no es interpersonal: lo dialéctico no es lo dialógico, está por debajo de ello. La culminación de la historia que Hegel propone es inferior a lo que ha de ser la plenitud tal como la he formulado al comienzo de la demostración. Este es un inconveniente inevitable si se sostiene que la racionalidad del proceso histórico es intrínseca al proceso mismo. Se trata, en último término, de una razón necesaria, en la que la libertad es entendida como conocimiento de la necesidad. La razón dialéctica es necesaria; pero la razón histórica no puede serlo si la culminación es dialógica, puesto que sin libertad no tiene sentido la plenitud del orden dialógico (el modelo marxista tampoco es dialógico: tiene todos los inconvenientes del de Hegel agravados, porque una sociedad sin clases en el fondo es una sociedad de individuos aislados por su propia autosuficiencia).

 

Segunda tesis. De darse, la culminación de la historia ha de ser estrictamente post-histórica. Si no se admiten libertades personales post mortem, no cabe hablar de orden dialógico pleno entre ellas. Si la vida personal no se mantiene después de la muerte, no sería posible el encuentro de todos los seres humanos. El dilema es claro. La historia se muestra incapaz de la culminación que le corresponde según su propia índole, porque se caracteriza por la sucesión de generaciones de personas. No se pueden reunir todos los hombres en el tiempo, sino sólo si coexisten más allá de él (por eso fracasa la dialéctica, la idea de una racionalidad absoluta de la historia no garantiza la coexistencia de todos los seres humanos).

 

Tercera tesis. Si, como se desprende de las tesis anteriores, la historia es de suyo incapaz de culminar en aquello que la justifica –la plenitud dialógica de todos los hombres–, la prosecución de la historia es absurda, carece de sentido, porque lo incapaz de culminar no tiene por qué existir: su comenzar y su proseguir no tienen razón de ser si pueden extinguirse sin que nada de ello permanezca. Esa prosecución sería incluso inferior a la sucesión del huevo y la gallina, puesto que esta serie existe en función de la especie, que es lo perfecto para los individuos.

En cambio, como se ha dicho, la plenitud de la historia constituye un orden completo, que sólo puede ser abarcado por la unidad que está por encima de todo orden. Esta es la noción de autoridad o gobierno divinos. Respecto de la historia esa unidad funciona como autoridad suprema de un doble modo: por una parte, es una asistencia intrínseca o conservación del ser creado, y por otra, es también extrínseca, por lo mismo que es eterna, porque lo eterno se encuentra fuera de la historia. O lo eterno es la culminación de la historia misma, como dice Hegel (pero así no se salva la historia), o está por encima de de ella (y sólo asi la historia culmina como dialogicidad). Para que se conserve, la historia ha de culminar. Hace falta por tanto el providere de esa culminación y una intervención de Dios en la historia, que es el carácter ejecutivo de lo provisto: el gobierno divino. Y eso es lo que se llama providencia. En la historia la providencia es su conservación por Dios. Dios ve eternamente la dialogicidad como culminación de la historia. Sin ello la historia no existiría. Y precisamente con vistas a esa culminación, Dios conserva la historia. La conservación de la historia es una dimensión suya, que se distingue de la creación sólo con distinción de razón, pues sin la conservación, lo creado redigeret ad nihilum. En el caso de la historia, la exigencia de dicha conservación es sumamente acuciante por la indicada contradicción intrínseca a su prosecución, a saber, la imposibilidad de culminar de suyo. Por eso, en la providencia sobre la historia resplandece máximamente el amor misericordio de Dios.

Por otra parte, la culminación de la historia no es comprensible al margen de la culminación de la totalidad de lo creado. No sólo culmina la historia humana, sino que ella entra en relación con la criatura superior al hombre y conduce junto a sí la culminación del cosmos material más allá de lo que a éste le corresponde en virtud de su esencia. Con todo, la relación de la culminación de la historia humana con la de la criatura angélica es más estrecha, porque ésta también es dialógica.

La culminación del cosmos no es dialógica, sino la unidad de orden. Al culminar junto al hombre se trasciende la unidad de orden: son los nuevos cielos y la nueva tierra de que se habla en el Apocalipsis. En cualquier caso, el hombre no puede culminar sin arrastrar consigo al cosmos. Porque Dios conserva el universo, llamo a su ser creado persistir. La persistencia es la ratificación de la creación: comienzo que ni cesa ni es seguido. Su orden esencial es la causa final, que es la unidad de orden. Pero, repito, si se considera el universo como asociado al hombre de acuerdo con la dimensión corporal de éste, la resurrección de la carne comporta una culminación del universo material superior a la que tendría si el hombre no hubiera sido creado.

Pero, además, la dialogicidad del hombre se incluye en la dialogicidad angélica. Por eso, Tomás de Aquino dice que, en su culminación, los hombres serán angeles (I, q. 108, a. 8, sobre si los hombres serán elevados a los órdenes de los ángeles). La posibilidad de esa elevación estriba en que a los ángeles se les dieron los dones gratuitos en prorporción con sus dones naturales, lo cual no es así en los hombres (q. 108, a. 4 c).

Tomás de Aquino propone un modelo de la culminación dialógica de las criaturas espirituales superiores al hombre, que son las angélicas. En la Primera parte de la Suma Teológica, cuestión 106, artículo 1, habla de la iluminación de un ángel por otro. Iluminar no es sino dar al otro la manifestación de una verdad conocida. Un ángel ilumina a otro de dos maneras. En primer lugar, fortaleciendo su virtud intelectiva. En segundo lugar, también manifiesta a otro una verdad más unitaria, que excede la capacidad intelectual del ángel inferior, y para ello divide esta verdad, acomodándose a la capacidad del ángel inferior, como los maestros, que hacen muchas distinciones para enseñar a sus discípulos lo que ellos entienden más sinópticamente. Además, el ángel también puede inclinar la voluntad de otro inferior, en cuanto que le manifiesta algunos bienes que se ordenan a la bondad de Dios, mediante lo cual puede despertar en él amor a lo creado o a Dios per modum suadentis.

A mi modo de ver, este modelo es válido, pero ha de ampliarse a la consideración de la persona angélica, ya que se habla de inteligencia y de voluntad, pero no de su radicalidad, que es la persona. Y donde está la renovación de los dones gratuitos es en esa radicalidad (el ser de la persona es coexistencial, lo cual hace que el hablar de intimidades no haya que entenderlo en un sentido no perfectivo o incluso peyorativo, como hace S. Tomás al explicar la noticia que recibe el ángel superior del inferior, o cuando habla del lenguaje de los demonios. La persona como coexistencia es una intimidad abierta y a la vez una novedad radical aportada, lo cual no es tenido en cuenta en el modelo que acabo de exponer).

 

Cuarta tesis. La intervención de Dios en la historia por la cual la orienta hacia su culminación es plena en la Encarnación del Verbo, desde la cual se inaugura la plenitud de los tiempos.

La acción redentora de Cristo es aquella novedad según la cual el mal y el sufrimiento humano son redimidos: el pecado es vencido, borrado, y el sufrimiento dotado de sentido.

Como decía en la primera tesis, la historia humana no es susceptible de culminación en sí misma. Ese sin sentido de la historia se concreta en el sufrimiento, que es justamente aquella ausencia de sentido abierta ante el ser humano: lo oscuro que aparece ante y en la apertura que la persona es; un vacío ante el que la capacidad dialógica humana no encuentra ninguna palabra. Es intransitable para la persona dotándolo de sentido: es el enigma por antonomasia. El camino recorrido por Cristo ha dotado de sentido al dolor humano. Este es el misterio de la Cruz, que culmina en la gloria gozosa de la Resurrección. La Cruz es la única palabra que dota de sentido al dolor. El mal no está en Dios, como dice Hegel; pero al recorrer el camino de la Cruz, Cristo dota de sentido al dolor, que es la manera como el pecado es experimentado por el hombre: la ausencia de bien, vivida, es el dolor.